“Gratisnotrabajo”, o cuando los periodistas denunciaron su precariedad laboral

1
95

La etiqueta #gratisnotrabajo, impulsada por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) a raíz de la denuncia presentada por la periodista Azahara Cano ante la precariedad laboral, se convirtió en ‘trending topic’ en la red social Twitter durante el primer fin de semana de diciembre.

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM)

La Asociación de la Prensa de Madrid lanzará un observatorio sobre la precariedad laboral de los periodistas, decisión promovida a raíz de la denuncia de Cano, quien a través de Twitter quiso evidenciar su caso de precariedad laboral: la empresa Novodistribuciones S.L. le ofreció escribir artículos de 800 caracteres a 0,75 euros la pieza, y esta licenciada en Periodismo vertió su indignación en la etiqueta #gratisnotrabajo, que se convirtió en ‘trending topic’ durante todo el primer fin de semana de diciembre.

La denuncia de Cano ha provocado reaaciones inmediatas, ya que Novodistribuciones ha anunciado su intención de tomar medidas legales contra la periodista por daños y perjuicios; de ser así, la APM ha asegurado que respaldará a Cano en todo momento.

A raíz de esta situación han aparecido muchos casos de explotación laboral por todo el país: cadenas de televisión que anuncian un empleo de reportero sin necesidad de ser periodista o empresas que buscan “becario de dos meses sin remuneración, con un mes de prueba y preselección”, son algunos ejemplos de las ofertas laborales más sonadas.

La situación de los becarios es la más delicada. Muchos alzaron la voz para denunciar que algunas empresas los contratan por muy poco dinero, aludiendo como excusa a la formación pero trabajando como un periodista en nómina. Al terminar la carrera, estos jóvenes trabajadores son despedidos y reemplazados por otros nuevos.

Prácticas en Inforadio (Emisora de la UCM)

David Jiménez, reportero del diario El Mundo, cuenta en su post “Putas y periodistas” la situación deprimente que vive el periodismo y sus profesionales: “Es injusto que cientos de periodistas lleven meses sin cobrar o que se les sugiera que trabajen gratis diciéndoles que su trabajo no vale nada. ‘Es la crisis’, dice la canción que sale de los despachos. Aunque nadie recuerda que en tiempos mejores alguien descolgara el teléfono para decir: ‘Oye, va todo tan bien que hemos decidido pagarte el doble por el último reportaje, ése en el que casi te vuelan la cabeza en Kandahar”.

El periodista centra su queja en las condiciones de los reporteros internacionales, especialmente en el ámbito de los profesionales independientes. Según afirma, los autónomos viven en una situación injusta y precaria que empeora mucho la calidad del periodismo, o lo que él define como “el alma de la profesión”.

La crisis periodística no cesa y la última víctima ha sido el periódico ADN, que se ha visto obligado a cerrar, dejando a sesenta periodistas sin empleo. El problema, según cuentan los profesionales, viene como consecuencia del cambio vivido por las nuevas tecnologías: desde hace unas décadas el periodismo ha ido perdiendo calidad en los contenidos a cambio de una mayor inmediatez.

Jorge García Torrego, licenciado por la Universidad San Pablo CEU, trabaja como responsable de comunicación en un municipio madrileño y advierte que “el contenido ha quedado por debajo de la inmediatez”. “Cada vez se hace peor periodismo, se tiene peor idea de los periodistas en la sociedad y todo esto lleva a que cada vez el periodista esté más explotado y peor tratado por las empresas”, sentencia.

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas (FAPE), Elsa González, comparte la opinión anterior: “Confundimos los géneros, mezclamos opinión e información, marketing e información. Tenemos una reputación muy devaluada. Nuestra falta de ética y la falta de ética de los medios nos llevan a esta situación”.

Desde APM y FAPE se recomienda que todos los afectados denuncien esta clase de ofertas, a fin de que se puedan tomar medidas legales contra las empresas que las ofrezcan. “Queremos investigar todas estas ofertas que rayan en la ignominia para denunciarlas públicamente”, explicó a EFE la presidenta de la APM, Carmen del Riego.

Por otro lado, Ana Molano, del sector de Medios de Comunicación del sindicato Comisiones Obreras, anima a los trabajadores a denunciar los contratos precarios y a exigir que los empleadores se acojan a la ley: “Nosotros hacemos campañas para informar a los becarios sobre los abusos y sobre los elementos que debe recoger un contrato, pero si no recibimos denuncias no podemos ponernos a trabajar”.

Fotografía: APM/ Alba Ferrera Sánchez

1 Comentario

Dejar respuesta