“Los olivos de Belchite”, una historia sobre el tiempo y el amor

0
174

La periodista Elena Moya teje una historia apasionante en Los olivos de Belchite (Suma de Letras), una obra que sucede a caballo entre tres lugares muy diferentes: Londres, Barcelona y el pequeño pueblo zaragozano que da título a la novela, caracterizada por la fuerza interior de sus personajes femeninos.

En su ópera prima como escritora, Moya enfrenta la racionalidad con los sentimientos, el deber tradicional con el querer y la religión con el amor. Esta confrontación se reproduce entre las tres mujeres que protagonizan la historia -abuela, madre e hija-, conformando un relato familiar que abarca tres generaciones.

La abuela ha guardado su secreto más preciado bajo la atenta mirada del olivo más antiguo de la familia. Una vez más, la literatura española vuelve a retratar la cruel Guerra Civil, la división de pueblos y familias que acompaña al luto por los seres queridos. La dura posguerra en Belchite y la posterior emigración del campo a la ciudad afectan de lleno a este clan sencillo y humilde.

La madre ha soportado con entereza un matrimonio sin amor. Ha trabajado duro en los olivares de la familia, continuando la tradición, y exige a sus hijas un código moral basado en la familia y el deber. Para ella, el transcurso de una vida lo marcan dos pilares fundamentales: el cuidado de los seres queridos y el tradicional trabajo manual que se practica en su pueblo.

María es la hija rebelde, inconformista y acompasada con los ritmos de la ciudad. Su vida transcurre en el mundo más actual: ha pasado por la universidad gracias al esfuerzo de su familia, se ha graduado y ahora trabaja para uno de los bancos más importantes de Cataluña.

Durante sus años de estudio académico, María conoce a Jordi, un joven catalán cuya familia posee una importante empresa exportadora de cava. Sin embargo, la fobia al catalanismo pondrá las cosas más que difíciles para su familia, que deberá buscar nuevos mercados en Londres.

En cada página de Los olivos de Belchite se van mezclando los recuerdos y las historias familiares con la realidad del mundo actual. María vive a caballo entre estos dos escenarios. Las matanzas que tanto le disgustan de Belchite -y de las que no puede escapar- contrastan con su labor de asesoramiento en un banco que puede traicionar a sus clientes más importantes con tal de enriquecerse.

El amor ocupa un lugar primordial. Todos los acontecimientos se tejen en torno a él. A sus veintiséis años, María duda de la felicidad de un matrimonio con Jordi, miembro del Opus Dei. No desea un matrimonio convencional como el de su madre. Su abuela, con la que siempre ha tenido una relación especial, le ayudará a entender los mensajes de su corazón.

Imágenes: Suma de Letras.

Dejar respuesta