Los momentos bajos de la ASOBAL

0
93

El balonmano español atraviesa un buen momento a nivel de selecciones, con los combinados masculino y femenino presentes en los inminentes Juegos Olímpicos de Londres, única disciplina en la que habrá doble representación nacional. Sin embargo, la luz de los focos olímpicos deja en la sombra la situación económica de los clubes españoles, que están viendo cómo sus mejores jugadores hacen las maletas rumbo a otras ligas más estables.

Tras diez años, la ausencia de Nagy se hará notar en la ASOBAL 2012/13

La tormenta se desató a finales de abril, cuando el internacional húngaro Laszlo Nagy avisó a la dirección deportiva del Barcelona Intersport de que disponía de una gran oferta (deportiva y económica) del Veszprem. Según Enric Masip, el único motivo por el que el capitán azulgrana durante los últimos diez años hizo las maletas fue el poderío económico del equipo magiar, que está dispuesto a recuperar la supremacía en Europa.

Para ello, el Veszprem no ha dudado en echar sus redes en la Liga ASOBAL, fichando a Antonio Carlos Ortega, exentrenador del Antequera, para que dirija la nave del equipo húngaro. Junto a Ortega, desembarcan en Veszprem Chema Rodríguez, santo y seña en los últimos años del Atlético de Madrid/Ciudad Real, Cristian Ugalde, Marco Antonio Oneto o Mirko Alilovic, que defendió la meta del Reale Ademar durante cinco temporadas.

Si los grandes equipos de la ASOBAL sufren la pérdida de jugadores de referencia, bastante más delicada es la situación de los equipos pequeños. El Antequera ha corrido serio riesgo de desaparición en los últimos días, con una deuda que rozaba el millón de euros. La solución ha sido la de refundar el club, que a partir de ahora se conocerá como Torcal Antequera, para intentar seguir sobreviviendo en la elite nacional del balonmano.

La situación del conjunto antequerano no resulta novedosa en el resto de la liga. Con la salvedad del Atlético y el Barcelona, con menos problemas para reestructurar sus plantillas debido a su mayor capacidad económica, no queda ningún equipo al que la crisis no afecte de forma directa o indirecta. El Reale Ademar llegó a estar en huelga y comprometió la resolución de la Liga con la amenaza de no jugar ante el Atlético en una de las últimas jornadas, clave en la lucha por el título. Finalmente jugaron, pero la deuda contraída con varios jugadores ha hecho que este verano se haya producido un auténtico éxodo, con las bajas de Venio Losert, Antonio García o Dalibor Cutura entre muchos otros. El capitán, Carlos Ruesga, ha renegociado su contrato; y para el banquillo, el conjunto leonés ha apostado por el histórico Manolo Cadenas.

El Academia Octavio también ha tenido su ración de intriga, finalmente resuelta al anunciar Javier Rodríguez, su presidente, que continuará al frente del equipo, a pesar de la pérdida de patrimonio que le ha supuesto. En otros casos, hay problemas con los patrocinadores (Caja3 Aragón) o se ha renunciado a la participación en competiciones europeas en la siguiente temporada (Cuatro Rayas Valladolid).

La zozobra económica ha beneficiado colateralmente a las ligas alemana, francesa y húngara principalmente. Cristian Malmagro, Alberto Entrerríos o Rafa Baena buscan proseguir con sus carreras lejos de España, y todos coinciden en apuntar la tranquilidad como principal motivación para hacer la maleta. 

Este alud de bajas puede contribuir a que la Liga ASOBAL se rejuvenezca y aparezcan nuevas figuras nacionales, mucho más jóvenes, que garanticen un relevo de garantías para la generación que representará a España en Londres en los JJOO. Los equipos se están viendo obligados a buscar perlas en sus canteras, aunque también hay jóvenes que ya están en otras ligas, caso de Valero Rivera Folch, hijo del seleccionador que desarrolla su carrera en el Nantes.

Aunque pocas, también hay voces optimistas en el balonmano español. Jaime González, gerente del Naturhouse La Rioja, declaró que “no debemos engañarnos, nadie va a jugar el año próximo con juveniles, la liga empezará con 16 equipos y aunque algunos de los grandes tengan menos nombres, sus plantillas serán muy fuertes”. No en vano, el proyecto del equipo riojano es uno de los más atractivos de cara a la nueva temporada, llamado a intentar la heroica misión de discutir el trono a Barcelona y Atlético, que también tendrán que reconstruir sus cimientos para sustituir a mitos de la talla de Nagy, Alberto Entrerríos o Didier Dinart.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=YIU6gnWCzLQ&feature=plcp[/youtube] 

Fotografía: ASOBAL

Dejar respuesta