Los mejores festivales de 2011

0
131

Nuestro país está viviendo una época dorada en la que florecen festivales de música por doquier, de todos los colores y gustos, un entramado en constante dinamismo que nunca antes se había vivido. El año 2011 ha sido prolífico en eventos musicales que están marcando la línea futura a seguir, y en la que han destacado veteranos como el Sonorama o el FIB, pero también jóvenes valores en alza como el SOS 4.8 o el Low Cost Festival.

Festival Sonorama Ribera

1. Festival Sonorama Ribera.
La Asociación Cultural Art de Troya realizó una apuesta segura cuando acometió la organización de la 14ª edición del ya de por sí prestigioso festival: la ampliación a cuatro días de festival y un cartel plagado de estrellas nacionales e internacionales entre las que se encontraban Amaral, Rinôçérôse, Iván Ferreiro, Los Campesinos! o Xoel López. Todo un alarde de medios y buena predisposición en un evento con aires hogareños que se celebra cada año en la localidad burgalesa de Aranda de Duero, y al que este año asistieron más de 45000 personas. Se convierte así en el número uno de los festivales nacionales por méritos propios.

Premio Especial del Público: Festival Sinsal.
Gracias a los más de 500 lectores de La Huella Digital que han votado para seleccionar el Mejor Festival de Música del año 2011, hemos distinguido con el Premio Especial del Público en esta categoría al Festival Sinsal que ha obtenido 72 votos finales. La arriesgada apuesta de la productora viguesa Sinsalaudio por acercar las músicas contemporáneas y las propuestas más vanguardistas a todo el público le han valido un especial reconocimiento a este festival nacido en Vigo y que en su novena edición se ha expandido por Santiago, A Coruña y Ferrol; extendiendo su singular filosofía de “Música para las Cuatro Estaciones”, ideando un evento multidisciplinar con cuatro programas diferentes, uno para cada estación del año.

2. Festival Internacional de Benicàssim (FIB).
El festival independiente por excelencia en nuestro país, y el más internacional hasta el momento, ha quedado desbancado a una segunda posición a pesar de ostentar este año un cartel de lujo en el que se encontraban bandas de primer orden internacional como Arcade Fire, The Strokes o Arctic Monkeys. Pero desde que los hermanos Morán se desvincularan en 2009 definitivamente del FIB Heineken, el empresario Vince Power ha convertido este evento musical en coto exclusivo de ingleses y derivados.  

3. Festival Estrella Levante SOS 4.8.
En tan solo cuatro años este festival que se celebra en la capital murciana se ha convertido en todo un referente nacional, y comienza a ser el pistoletazo de salida oficial de la temporada festivalera. Un excelente trabajo avala a la organización del SOS 4.8, que cada edición consigue superar las mejores expectativas con una oferta de ocio muy variada, desde el cartel musical más selecto hasta el encuentro de profesionales del ámbito sonoro, pasando por exposiciones de arte o conferencias especializadas. Este año cojearon en audiencias masificadas y eso les ha pasado factura.

4. Low Cost Festival.
Otro de los festivales recién llegados se cuela entre los grandes, y lo hace en una rejuvenecida ciudad de Benidorm donde ha terminado por consolidarse como destino de referencia en cuanto a festivales de verano se refiere. Con sólo tres ediciones ofrece una propuesta musical de calidad a un precio muy económico y en un nuevo recinto que ha recibido las mejores críticas del público asistente por su comodidad y espacio.

Mika en el Low Cost Festival 2011

5. Bilbao BBK Live.
Nació en el año 2006 con la firme intención de convertirse en uno de los grandes festivales europeos y no se está desviando de su camino, aunque ha pasado por algunas cumbres borrascosas en Kobetamendi. Este año ha vuelto a batir su registro de asistencia con más de cien mil personas atraídos por un plantel de artistas sin fisuras para todo tipo de gustos: Coldplay, Vetusta Morla, The Chemical Brothers o la actuación de Suede, que suplió in extremis la cancelación de Amy Winehouse.

6. Festival Extremadura Contempopranea Cruzcampo.
La veteranía del Contempopranea le coloca en todas las quinielas de los mejores festivales cada año, aunque su ubicación en el Paseo de las Laderas de Alburquerque está constriñendo su expansión y más de una vez su continuidad. Su apuesta por lo más ‘indie’ en el aspecto musical le ha cosechado los mejores laureles, con una fidelidad envidiable entre el público nacional.

7. San Miguel Primavera Sound.
El festival de música independiente de Barcelona lleva desde el año 2001 triunfando en su formato actual, concentrando nuevos valores musicales junto a artistas de contrastada trayectoria sea cual sea su estilo o género. Se ha convertido así en un valor en alza que cada año congrega a cada vez más público y un seguimiento mediático patente.  

8. Arenal Sound Festival.
El festival que se celebra en la playa de la localidad castellonense de Burriana fue todo un éxito en su segunda edición por asistencia de público y por sus multitudinarios conciertos de grandes artistas nacionales e internacionales. Sin embargo, también hubo sombras que deslucieron este evento musical: decepcionante organización en las zonas de acampada, brevedad de los conciertos y pésimos servicios.

9. Azkena Rock Festival.
Vitoria se ha consagrado en la residencia habitual de uno de los festivales más importantes de España gracias a su interés por programar bandas de rock underground junto a cabezas de cartel de renombre o legendarias figuras del rock & roll más atractivas. Poco a poco su propuesta se consolida en el panorama festivalero nacional confirmando su apuesta de futuro y revalidando cada edición su cota de asistencia.  

10. Festival Ebrovisión.
El festival organizado por la Asociación Cultural Rafael Izquierdo  en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro se ha convertido en un referente de la música independiente en nuestro país desde su creación en el año 2001. Una apuesta que aglutina selectos conciertos de música, ciclos de cortos cinematográficos, charlas y exposiciones de arte y fotografías. Una programación exquisita que está encumbrando este evento a los primeros puestos de los festivales nacionales.

Fotografías: Paloma de la Fuente / Pravdaverita.

Compartir
Artículo anteriorFrank John Fenner, el hombre que derrotó a la viruela
Artículo siguienteAbuelos informados
Óliver Yuste es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Su experiencia profesional como periodista se ha desarrollado en diversas publicaciones periódicas como las revistas culturales Experpento o Paisajes Eléctricos Magazine, las revistas universitarias La Huella Digital, Punto de Encuentro Complutense y mÁs UNED, o la colaboración como escritor en la revista literaria chilena Cinosargo, además de mantener sus propios blogs, como la bitácora personal donde se ahogan los gritos de mi mitad. En estas publicaciones en soporte papel y digital se divulgan algunos de sus artículos periodísticos de opinión, críticas y entrevistas musicales, además de artículos literarios como relatos cortos, cuentos y poesías. También está dedicado a la creación literaria como escritor de novelas y poesía, una faceta en la que cuenta con el libro de cuentos Azoteas, en proceso de edición, y la publicación del cuento "La Libertad de Ser Feliz" en el libro Cuentos Selectos III, publicado en 2002 por la Editorial Jamais. Además de ser galardonado en algunos certámenes literarios: Primer Premio de Poesía Ramiro de Maeztu 1997, Premio Accésit del IV Concurso de Redacción "El Teatro Clásico en Escena 1997" o Finalista en el Concurso de Relatos Cortos "Premios Jamais 1999".

Dejar respuesta