Los Jonas Brothers vuelven a hechizar Madrid

0
220

El pasado 11 de noviembre, los Jonas Brothers volvieron al Palacio de los Deportes de Madrid para ofrecer un concierto como parte de su Tour Mundial. Pese a la desorganización a la hora de vender las entradas, el público disfrutó de los tres hermanos, que no pararon de animar a sus fans durante todo el concierto.
Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, y el otro día fui el claro ejemplo de que es cierto. Ya hablé hace unos meses de lo mala que fue la organización del concierto de los Jonas Brothers (http://www.lahuelladigital.com/?p=3102), pues, inocente de mí, volví a tropezar otra vez con ella. Nada más llegar al Palacio de los Deportes acudo a la puerta que pone en mi entrada y el guardia de seguridad muy amablemente me indica que esa puerta han decidido no abrirla y que puedo entrar por cualquier otra. Tras rodear el recinto por fuera, y volverlo a rodearlo de nuevo por dentro llego a los que supuestamente son mis asientos… ¡sorpresa! Veo a los teloneros de espaldas, estoy detrás de una columna de cables y en mi entrada pone fila 7 cuando en ese sector sólo hay 5. Y es que el esquema que salía en Ticketmaster al comprar las entradas se parecía tanto a la realidad como un huevo a una castaña. Otra vez inocente de mí, se me ocurre preguntar a una señorita acomodadora que me dice más o menos algo parecido a que me aguante, que a los Jonas Brothers les voy a ver porque van a dar vueltas. Vale, ¿y la columna de cables también va a dar vueltas? Evidentemente, después de haber pagado más de 60€ por unas entradas que en teoría estaban justo en frente del escenario, me traslado hasta un sitio que me parece bueno y ahí me quedo el resto del concierto.

De los teloneros, el grupo Se Alkila, no quiero criticar nada porque, la verdad es que no les presté mucha atención, ya que estaba peleándome conmigo misma por el tema de las entradas.

Con diez minutos de retraso y con la canción We Will Rock You de Queen de fondo, surgieron los Jonas Brothers de debajo del escenario. Abrieron el concierto con el primer single de su último disco, Paranoid y durante aproximadamente una hora y media hicieron un rápido repaso por toda su discografía, tocando éxitos como SOS, When You Look Me In The Eyes o Fly With Me. Los tres hermanos no dejaron de moverse por todo el escenario y hacer guiños al público durante todo el concierto. Además Nick y Kevin cambiaron varias veces de instrumento, para tocar la guitarra, el piano y la batería, haciendo que el show se volviera aún más dinámico.

Sin duda el momento más emotivo, una vez más, fue cuando Nick, el hermano pequeño, se quedó en el escenario únicamente acompañado por su piano blanco, para tocar Black Keys y A Little Bit Longer e intentar concienciar de la importancia que tiene la Diabetes (enfermedad que él padece).

Para terminar, los tres hermanos salieron al escenario con camisetas de la selección española de fútbol para interpretar, junto a Big Rob, uno de sus mayores éxitos, Burning Up y, esta vez sí, despedirse de todos sus fans.

Al final, mereció la pena.

Fuentes de las imágenes:
Inés Díaz Arriero

Dejar respuesta