Los hondureños reclaman justicia y libertad en el Día del Periodista

0
107

Al grito de “Basta ya”, los periodistas hondureños se manifestaron el pasado viernes para protestar contra la ausencia de libertad de expresión y prensa que sufre el país caribeño. Como no podía ser de otra manera, los comunicadores pidieron justicia para los últimos casos de violencia y asesinatos contra profesionales de la información, como el del recientemente fallecido Alfredo Villatoro.

La escuela hondureña de Periodismo se moviliza en defensa de la libertad de expresión.

“En estos momentos en los que se pretende atemorizar y callar a la prensa nacional, convocamos a todos los periodistas, comunicadores sociales, locutores, estudiantes de Periodismo y de Comunicación, fotógrafos, camarógrafos y a todos los hondureños, a unirnos en esta jornada para condenar el asesinato de nuestros colegas, pedir justicia, exigir que se respete la vida y el libre ejercicio de nuestra noble profesión”, señaló la Asociación de Comunicadores de Honduras, que reunió a más de 3.000 personas en la capital del país, Tegucigalpa.

Las concentraciones fueron apoyadas por diversas organizaciones y asociaciones, que se unieron a las protestas encabezadas por el Colegio de Periodistas. Al son de lemas como “La noticia nunca muere; el periodismo está vivo”; “No más asesinatos de hondureños”; o “La libertad de expresión es de todos; no nos callarán”, los hondureños salieron a la calle vestidos con los colores amarillo y negro. 

La figura más representativa de las protestas fue el periodista Alfredo Villatoro, quien murió el pasado 15 de mayo en el centro de la capital. Entre las personalidades que acompañaban las protestas estaba su mujer, la también periodista Karla Fonseca, que encabezó la manifestación en Tegucigalpa. En un acto emotivo, Fonseca entregó a Ramón Custodio, director del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, una camiseta amarilla con el rostro de Villatorol. A continuación, Custodio dedicó unas palabras a todos los presentes, afirmando que “el hombre todavía no ha creado las balas que puedan asesinar la verdad”.

El periodismo no es el único sector castigado por el régimen hondureño, pero sí uno de los más afectados. Más de treinta periodistas han muerto, supuestamente asesinados, desde 2010, y poco o nada se ha hecho por identificar a los culpables. Los mayores problemas del periodismo en la nación centroamericana, al igual que en otros países de su entorno, son la corrupción institucional y el auge de las mafias que reprimen a los periodistas, a los que coartan para que no desvelen las tramas a la opinión pública.

Fotografía: La Tribuna de Honduras

Dejar respuesta