Los hijos ‘tróspidos’ de Cuatro despiden con éxito su tercera edición

0
114

El reality show Quién quiere casarse con mi hijo finalizó el pasado miércoles tras semanas siguiendo a los solteros y sus madres en la búsqueda de pareja y reforzando sus señas de identidad.

quien_quiere_casarse_hijo¿Qué hacen un argentino, un gallego, un coleccionista de coches de lujo, un “niño grande” y un exmilitar juntos (que no revueltos) en un programa de televisión? Esto puede parecer el inicio de un chiste, pero no, se trata de Quién quiere casarse con mi hijo, el famoso reality show de Cuatro que el pasado miércoles dio por finalizada su tercera edición. El programa que capitanea Luján Argüelles sigue las aventuras de cinco solteros que, en compañía de sus abnegadas madres (y un padre en esta última entrega), buscan el amor de sus vidas. Hasta aquí nada que no se haya contado antes. Aun así, la final consiguió superar la franja de los 2.000.000 de espectadores y alcanzar un 12’5% de share. Por no hablar del protagonismo que adquiere el programa en las redes sociales, especialmente en Twitter. Dos elementos se pueden señalar como los responsables de este éxito: el montaje y el casting más divertido que actualmente puede encontrarse en televisión. ¡Claro!

Mucho se ha hablado del empleo de la postproducción que hace la productora del programa, Eyeworks Cuatro Cabezas. Algo que ya quedó patente en las anteriores ediciones de Quién quiere casarse con mi hijo o en otros de sus trabajos como Mujeres ricas y, sobre todo, Un príncipe para Corina. En esta tercera edición de los ‘tróspidos’ (como se conoce popularmente a los solteros de QQCCMH), los efectos sonoros que marcan pestañeos, sonrisas o movimientos corporales, la música que acompaña a determinados concursantes o situaciones (impagable el momento en el que la presentadora reparte sobres a las madres mientras suena la sintonía del Partido Popular), las frases repetidas en bucle (el “es que Roi es un genio” de Belén, la madre del gallego o el “no qué…¿en serio?” de la madre de Leo) pasan a adquirir un enorme protagonismo para el disfrute del espectador.

Si bien estos efectos añadidos a posteriori refuerzan la comicidad del programa, éste no sería el mismo sin unos protagonistas a la altura. Por un lado, los hijos: Víctor, quien podría ser la versión española del personaje de Tom Hanks en “Big”; Leo, apasionado de Maradona (“¡Vamos, Diego!”); Alexis, “la voz” de esta edición; Fran, un pequeño gran conquistador y Roi, que es…un genio. Por otro lado, las madres (y el padre) especialistas en robar el protagonismo a sus hijos: Mari Carmen, madre de Fran, que busca para él una chica “limpia, religiosa y gordilla”; Belén, madre de Roi y su fan número uno; Armando, padre de Alexis y latin lover experto en desenmascarar cazafortunas; Merche, la protectora madre de Víctor y Silvia, madre de Leo, que no está dispuesta a que su hijo vuelva a Argentina. Juntos se embarcarán en la búsqueda del amor. En el camino se encontrarán con las candidatas y candidatos a robar el corazón de los solteros. Aquí es donde el programa juega otra de sus mejores bazas, acercándonos a personajes como Svetlana, la eterna treintañera; Lety, la reina de Ibiza o Andrea, una choni de gran corazón. Al finalizar el programa, poco importa el amor o si las parejas funcionaron o no, lo que queda es el puro entretenimiento, las risas o los momentos de vergüenza y, sobre todo, disfrutar de un programa en plena forma. Y ojo, que tras una (esperada) vuelta de tuerca, les toca el turno a las matriarcas con Quién quiere casarse con mi madre. ‘Touché’. 

 

Fotografía tomada de: http://expediente-villa.blogspot.com.es/2012/11/trospidos-quien-quiere-casarse-hijo-II.html

Dejar respuesta