Los grandes contra una competición “menor”

0
237

Cada vez menos gente está interesada en la tercera competición por excelencia del fútbol español. La Copa, la competición del K.O., posiblemente debido a que en ella juegan equipos de categorías inferiores.

Antaño se trataba de una competición prestigiosa, Barcelona y Athletic Club se repartían la mayoría de sus títulos -25 para los catalanes y 23 para los vascos- y parecía que tenía algo de interés por lo que supone un nuevo trofeo en las vitrinas.

Los tiempos han cambiado, y el fútbol también. Para los grandes, sobre todo Real Madrid y Barcelona, la Copa ha perdido prestigio, parece ser que no da tanto dinero como la Champions League y la Liga. Ahora éstos la tratan con desprecio, debe ser que no gusta jugar en campos de 2ªB o 3ª división, o más bien, no renta. Los aficionados, incluso, van más allá y algunos de ellos declaran que “La Copa, para los pequeños”, toda una falta de respeto.

Los equipos pequeños, pues tampoco. Los de 2ª, 2ªB y 3ª división –que conforman el grueso de equipos participantes- lo único que esperan es a que toque uno de los grandes y hacer caja. No se puede esperar nada más (ahora diremos por qué).

Total, que a los únicos que les interesa esta competición es al resto de equipos de 1ª, que si bien saben que ganar una Liga se antoja poco menos que imposible (debido a las diferencias con Madrid y Barça), ven en este trofeo una oportunidad de oro para engordar sus salas de trofeos.

Por último, comentar lo injusto de esta competición: Se supone que todos los equipos que jueguen en una misma competición tienen que empezar con una igualdad de condiciones. Bien, pues esto para la Federación Española de Fútbol no existe. Los equipos de 2ªB y 3ª división han de pasar tres eliminatorias previas para jugar los dieciseisavos de final, es decir, cuando entran los equipos de 1ª división; los de 2ª en su caso, tienen que ganar dos partidos para llegar a esto. ¿Por qué no empiezan todos los equipos participantes en igualdad de condiciones?

Y otra queja. En dieciseisavos de final, los seis equipos que queden de las tres rondas previas, han de enfrentarse obligatoriamente a equipos de 1ª que jueguen competiciones europeas, o lo que es igual, los más fuertes. Además de esto, el equipo pequeño deberá jugar la ida en su estadio, jugando la vuelta en el estadio del más fuerte, dejando en el camino casi toda la probabilidad de dar la sorpresa. Señores de la RFEF, ¿por qué no un sorteo puro? Tenemos mucho que aprender de países como Alemania o Inglaterra.

Dejar respuesta