Los goles hacen fuerte al Madrid

0
173
Karim Benzema (27), protagonista en el segundo gol del Madrid en El Madrigal. Foto: Addesolen (Wikimedia)
Karim Benzema (27), protagonista en el segundo gol del Madrid en El Madrigal. Foto: Addesolen (Wikimedia)

Un notable Villarreal perdió 0-2 en el Madrigal ante un conjunto merengue al que le sobró con su poderío ofensivo para resolver un partido marcado por la falta de acierto de cara a portería de los locales.

Los de Marcelino (4-4-2) recibían a los blancos (4-2-3-1) con tan sólo un punto menos y con solo una derrota, y, con el convencimiento, de que si aguantaban sin encajar goles durante los primeros minutos podrían plantar cara al Madrid (Casillas, Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo, Kroos, Modric, James, Bale, Benzema y Cristiano). 

Lo demostraron con un planteamiento atrevido (Asenjo, Mario, Musacchio, V.Ruiz, Gabriel, Bruno, Trigueros, Cani, Moi Gomez, Vietto y Uche) que sin embargo no obtuvo premio ya que cuando solo habían transcurrido 5 minutos ya llegaba el primer aviso con el gol anulado a Sergio Ramos por mano en el área.

Ambos equipos contaban con oportunidades. CR7 y James para los madridistas y Cani, Uche, Gaspar y Moi Gómez para los locales. Pero las mejores bazas las protagonizaron Vietto, ya una de las revelaciones de la temporada, y Gaspar en los dos minutos previos a que el duelo diera un vuelco. Dominio, orden y valentía que eran bien contrarrestados por un Madrid que mostraba actitud y destacaba en ataque.

En el 32, un soberbio y seco disparo de Modric situó el 0-1 en el marcador. El croata anotó un derechazo que gracias a un efecto perfecto se incrustó en la portería de Asenjo que nada pudo hacer. Demostró de nuevo Lukita que su presencia en el medio campo es imprescindible.

Pero los amarillos, lejos de decaer, se lanzaron al ataque y pudieron empatar con dos ocasiones de Uche y Bruno. Pero una vez más el trepidante ataque del Madrid sirvió para sentenciar el enfrentamiento. Una recuperación de James propició la fantástica jugada. El colombiano cedió a un entregado y generoso Benzema que se deshizo de su defensor en el área y asistió para que CR7 anotara el 0-2. El luso fue protagonista también cuando en el minuto 15 una avioneta con la leyenda “Come Home Ronaldo” sobrevolaba el Madrigal. Deseos de los aficionados del United que desean la vuelta del Balón de Oro a un Manchester que le vio crecer como futbolista.

Uche y Trigueros pudieron cambiar el marcador antes del descanso pero Marcelo y Casillas lo evitaron. El capitán volvía a la titularidad tras su suplencia ante el Elche y mostró más seguridad en sus salidas aunque volvió a reprochar la falta de atención a su defensa en los balones por alto. Y es que los rivales siguen llegando con demasiada facilidad al área del portero merengue.

Los de Carletto se fueron al vestuario con una renta tranquilizadora que, por lo visto durante los primeros 45 minutos, se antojó demasiado abultada. Observando las estadísticas, los blancos volvieron a demostrar que la efectividad entre los tres palos es su mejor aliado para resolver encuentros.

El ritmo y las oportunidades bajaron en intensidad en la reanudación y volvieron a aparecer los fantasmas blancos: falta de cohesión defensiva, baja forma de jugadores que como Bale distan mucho de estar en su mejor versión, y dejadez en los cambios por parte del técnico italiano.

Muchos disparos protagonizados por los dos conjuntos pero poco peligro. Marcelino dio entrada en el 61 a Espinosa (Moi), Giovanni (Uche) en el 65 y Jonathan (Trigueros) en el 68 para tratar de cambiar su suerte. Ancelotti, fiel a su rutina, se lo tomó con calma. Hubo que esperar al 72 para que entrara Illarramendi (James) y al 74 para que lo hiciera Nacho (Marcelo). En el 83 entró Isco (Benzema) pero no hubo tiempo para mucho más. Acabó el Villarreal con uno menos ya que Musacchio tuvo que retirarse por lesión en el 85.

Tres puntos que sirven para mostrar un mayor compromiso y una mejoría general en el equipo y para encadenar una buena racha de resultados para encarar el segundo partido de Champions League con garantías. Será el próximo martes en el Vasil Levski (el conjunto búlgaro juega en Sofía, a unos 400 km de su casa, debido a que su estadio no cumple el reglamento UEFA)  ante el PFC Ludogorets Razgrad a las 20:45 horas. No puede confiarse el vigente campeón europeo ya que en su primer partido, la cenicienta del grupo B, estuvo a punto de empatar con un Liverpool al que rescató Gerrard, de penalti en el tiempo añadido, para vencer por 2-1.

La próxima cita liguera llegará el próximo domingo ante el Athletic de Bilbao en el Bernabéu a las 21:00 horas.

Dejar respuesta