Los Fanzines también son cultura

0
817

fanzineLos fanzines son publicaciones independientes y no profesionales a diferencia de los cómics, o como lo conocemos aquí, Tebeos. Hace pocos días un artista de estas “revistas caseras” me hizo un regalo con la idea de que valorara su trabajoy lo diera a conocer. Así quetras leerlo y hablar con el autor, quise hacer un pequeño artículo para aquella gente que no conoce esta cultura.

Lo primero de todo es contextualizar. El término “fanzine” deriva de la palabra “fanatic” y “magazine”. Los “fanzines” son creaciones litrarias y gráficas a modo de tira cómica, con un humor muy irónico y sarcástico. Las fechas claves para los amantes de la historia son 1940, año en que surgió el término tras la publicación de el fanzine de ciencia ficción “Detours” de Russ Chauvenet; y por otro lado, la etapa entre 1960-1970 donde influyeron sobre la generación de cómicsunderground norteamericanos. En este último años fue cuando comenzó su andadura y notoriedad en nuestro país.

Por tanto dejemos claro que son revistas hechas por y para amantes de una vertiente cultural: música, cine, literatura, cómics, etc.Siendo el creador, el propio editor, maquetador, dibujante y distribuidor, es decir, que se hace por placer y de forma autodidacta. Los mayores gastos económicos se irán por tanto en la energía al dibujar, tinta, grapas y fotocopias.

Cuando leí el fanzine de Héctor Melchor,“A las lombrices”, me di cuenta de que un pequeño proyecto podía decir muchas verdades. Héctorve en estas “revistas de estraperlo” una ventana que le diferencia de esa moda de los blogs en internet, una nueva vertiente de dar a conocer ideas ligadas a una táctica que siempre funciona “el boca a boca” , lo prestado o el intercambio.Así es como Hector, conocido cantante del grupo Sudor ( a pesar de tocar en multitud de grupos de la vertiente punk), comenzó en este mundo creativo. Las vivencias del díaa día, tomarse todo con buen humor y tiempo son sus armas.

Héctor leyó su primer “fanzine” a la edad de 11 años, y a partir de ahí fue un no parar, con 12 años escribió el suyo propio, lo cogió con ganas y solo tuvo que coger como materias primas, un par de tebeos, el dinero de la paga y derrochar imaginación y tinta.Luego vino el comercio, sus amigos con los que se lo intercambiaba, hasta que conoció a más gente y comenzó a hacer pequeñas tiras en otros fanzines.Aunque lo suyo nunca fue distribuciones con grandes tiradas, ya que enfatiza que “la distribución no es lo mío y acabo sacando pequeñas tiradas”.

Cuando le preguntas por su futuro dentro de este “mundo” su idea es seguir haciendo más “fanzines” ya que le encanta dibujar y se divierte mucho haciéndolo. Lo malo, recapacita, ” es el tiempo que tengo que dedicarle a cada dibujo, y cuando no es el tiempo son las ganas”. Sobre si se puede vivir de esto, Héctor determina que “lógicamente no se vive de eso y tampoco quiero”. Lo único que quiere conseguir Héctor con sus publicaciones es que uno lo lea, pase un buen rato, se ría de lo cotidiano, de los defectos de cada uno para aprender a querernos un poco más, él siempre dice, “si a alguien le gusta lo que hago bien, y sino, pues mira, tampoco es que me importe”.

En definitiva, buen humor, mucho humor ácido pero sencillo y un buen regalo para un descanso de toda la jornada, cero gastos, importantes beneficios.

Imagen: Fanzine de Héctor Melchor

Dejar respuesta