Los Coen nos traen la historia de ‘Un tipo serio’

0
193

Vuelta a los orígenes. Así nos describe la prensa especializada este nuevo film de los hermanos Joel y Ethan Coen que podremos disfrutar en nuestros cines a partir del 8 de enero. Después de su oscarizado viaje con No es país para viejos y de dirigir un elenco de pesos pesados a bordo de Quemar después de leer, los Coen nos traen una película repleta de actores casi anónimos y humor negro.
Para ello nos tenemos que trasladar hasta una comunidad judía de los Estados Unidos en el año 1967. Allí, Larry Gopnik –encarnado por el fabuloso Michael Stuhlbarg, cuyo papel le ha valido la nominación a un Globo de Oro-, un profesor universitario de física, vive una existencia de lo más normal hasta que un día su mujer le anuncia que quiere “un divorcio tradicional” porque se ha enamorado de Sy Abelman, un pomposo conocido de la pareja, y quiere volver a casarse. Por si fuera poco, su hermano, un hombre obsesionado con drenarse un quiste que tiene en el cuello, duerme en su sofá –y prácticamente vive en su baño-, su hijo es un rebelde fumador de marihuana y su hija le roba dinero para ahorrarlo y operarse la nariz.

A partir de ahí los problemas de Larry no irán sino en aumento, en un proceso en el que Joel Coen asegura que lo pasaron “muy bien inventando nuevas formas de torturar a Larry”. Con más paciencia que el Santo Job, el protagonista de Un tipo serio efectivamente se basa en este personaje bíblico, que soporta estoicamente las sucesivas desgracias que le asolan.

Con esta historia los hermanos Coen se trasladan al lugar donde vivieran su infancia y adolescencia, desde donde realizan una exploración de los asuntos de la fe, la familia, las cuestiones académicas, la mortalidad y, sobre todo, el judaísmo. Todos estos aspectos se cruzan y superponen en Un tipo serio dando lugar a una comedia de humor más que negro, compaginando perfectamente la seriedad con la comedia en una trama que trata sin ninguna piedad a su desgraciado protagonista.

Pese a ser quizás la obra menos innovadora de este tándem de directores, sí que es la más surrealista. Una muestra de ello la encontramos ya en el comienzo, que narra un cuento popular yiddish inventado por ellos, aunque “no tiene nada que ver con lo que sigue”, como reconoce Joel Coen. Según Ethan, el falso relato popular les pareció de lo más apropiado para dar comienzo al film.

Pese a quedar muy lejos de grandes películas de los Coen tales como Fargo, Un tipo serio nos trae profundas reflexiones aun siendo una comedia premeditadamente ligera. De hecho nos deja una interesante moraleja que los Coen toman prestada de Rashi, uno de los mayores eruditos y legisladores judíos: recibe con simplicidad todo lo que te pasa.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=tchhMZ6FYCI[/youtube]

Fuente de las imágenes:
http://www.filminfocus.com

Dejar respuesta