Los Centros de Internamiento para Extranjeros sin Papeles, la cárcel de los ilegales

0
181

SOS Racismo sale a la calle solicitando el cierre de los CIES. Las polémicas condiciones de estos centros de internamiento para extranjeros sin papeles son cada vez más insostenibles.

Manifestacion

Este fin de semana tuvo lugar en Madrid una manifestación por el cierre de los CIES, o Centros de Internamiento de Extranjeros, donde son ingresados los inmigrantes sin papeles antes de ser deportados a sus países de origen. El sábado7 de diciembre a las 18:00 horas, la manifestación, convocada por organismos como SOS Racismo, salía de la plaza Julián Marías de Usera, y pasando por otros distritos como el de Oporto, llegaba al CIE de Aluche, punto final de la concentración.

Los manifestantes se echaron a la calle con megáfonos y pancartas para denunciar las pésimas condiciones y los supuestos tratos vejatorios por parte de la policía a los internos en estos centros bajo lemas como: “¡Abajo los muros de las prisiones!”, “¡Ningún ser humano es ilegal!” o “¡Acción, reacción, revolución!”. Las voces de los allí presentes se comenzaron a escuchar con más fuerza al llegar al CIE de Aluche, donde viven unos 750 inmigrantes sin papeles entre hombres y mujeres.

En el centro de Aluche los internos, que en principio están allí por haber cometido una falta administrativa, es decir, no tener los papeles en regla;pueden pasar encerrados un máximo de 60 días para que se proceda a la expulsión. Éstos viven durante ese tiempo hacinados, no existe espacio suficiente para albergarles a todos, las instalaciones carecen de higiene o comodidades básicas y ni siquiera existe una enfermería para atender a los extranjeros en caso de que cayeran enfermos.

Además, este CIE en cuestión está en el ojo del huracán después de varios casos de supuestas negligencias que han tenido como consecuencia el detrimento de la salud de los internos. Uno de los más sonados es el de Samba Martine, mujer congoleña de 34 años enferma de VIH, que pidió hasta en diez ocasiones asistencia sanitaria sin que la hicieran caso antes de ser trasladada finalmente al hospital 12 de Octubre donde murió a mediados de diciembre de 2012.

Los manifestantes también protestaron contra que ellos llamaban “campaña de desinformación” que existe respecto a este tema por parte de los medios de comunicación. Uno de ellos declaraba: “El abuso que sufren los inmigrantes es parte de todo un entramado de represión que venimos viviendo desde hace tiempo. Los inmigrantes son las víctimas más débiles del sistema porque ellos no gozan de muchos privilegios que nosotros sí tenemos”.

Este último mes de noviembre se han dado deportaciones a Nigeria desde el aeropuerto de Barajas en Madrid. Estas deportaciones requieren de una sofisticada planificación: contratar el avión, reservar la pista alejada de la terminal, programar los traslados a Barajas desde diversos lugares del Estado, destinar a un gran número de policías para la ocasión, pactar y coordinarse con las autoridades senegalesas y, lo que es más importante, llenar el avión de inmigrantes irregulares. Los vuelos han formado parte en algún caso, de un contrato del Gobierno español con la empresa Air Europa, acuerdo que asciende a casi doce millones de euros anuales.

Los jueces de control han intentado subsanar el vacío legal que existe respecto a este tipo de centros en sus últimas resoluciones, pero la falta de un reglamento consistente aún provoca numerosas deficiencias al llevarlas a la práctica. Las ONG’s, abogados, jueces y el Defensor del Pueblo piden una normativa clara para regir los CIES, y sopesan la posibilidad de sustituir a los policías por trabajadores sociales. Lo que piden los inmigrantes y gente como la que se manifestó este sábado en Aluche, es el cierre de estar “cárceles para sin papales”.

Dejar respuesta