Los Castro buscan regenerar la Revolución Cubana

0
129

Miguel Díez-Canel fue elegido primer vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba el pasado día 24, sustituyendo a José Ramón Machado Ventura, de 82 años, y marcando el inminente relevo generacional de la Revolución.

Luchar contra lo imposible y vencer, por Jim, Wikimedia commonsEs alto y canoso y en Cuba muchos le comparan con el actor Richard Gere por su atractivo y carisma. Un ingeniero electrónico que en los últimos años ha vivido un ascenso fulgurante de su carrera en el Partido Comunista Cubano. Tiene 52 años, con lo que no vivió el triunfo de la Revolución de 1959, todo un soplo de aire fresco en los viejos mandos de poder cubano y se ha convertido en el hombre de confianza de los hermanos Castro.

Se trata de Miguel Díez-Canel, elegido primer vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba y nuevo delfín de la política latinoamericana.

Uno de sus principales valedores es Fidel, a quienes muchos daban por muerto y que ha vuelto a aparecer en los últimos tiempos en la vida pública cubana. Mayor y visiblemente desmejorado, pero vivo y en pie. Primero lo hizo en las “elecciones” del 3 de febrero y  volvió a hacerlo en el acto de apertura de legislatura del días 24, donde ocupó su puesto de diputado por Santiago de Cuba.

Un acto en el que se reeligió a su hermano Raúl como presidente de Cuba. “Voy a cumplir 82 años, tengo derecho a retirarme. ¿No lo creen?”, dijo el menor de los Castro. Unas declaraciones por las que muchos medios han dado por hecho que se retirará en cinco años, cuando finalice su segundo mandato, si bien estas palabras las dijo en un tono especialmente jocoso.

Lo que está claro es que la gestión de Raúl Castro se ha caracterizado por una cierta apertura y reformas. Tras décadas de restricciones, Raúl liberó la compraventa de casas y coches, así como puso en marcha la reforma migratoria, una de las medidas más aplaudidas tanto dentro como fuera de Cuba, gracias a la cual se eliminan muchas de las restricciones que tenían los cubanos para viajar.

Por ello para muchos analistas, Raúl está abriendo una senda que podría continuar Díez-Canel en el hipotético caso de que tomara el poder a partir de 2018.

Sin embargo, en la otra cara de la moneda se encuentran los opositores cubanos, encabezados por el Movimiento Cristiano de Liberación. Uno de sus líderes era Oswaldo Payá, el disidente cubano fallecido en el coche que conducía Ángel Carromero tras un accidente en la isla. Su hija, Rosa María, ha estado en España para reclamar una investigación internacional sobre la muerte de su padre y pedir un cambio político en Cuba hacia la libertad y la democracia.

Solo el tiempo dirá si surge ese cambio político en Cuba, si se da una transición, una ruptura o, por el contrario, el régimen comunista consigue perpetuarse por encima de todo.

Dejar respuesta