Los belgas baten el récord de días sin gobierno

0
180

Los belgas sobrellevan con absoluta flema los 149 días sin nuevo Gobierno, batiendo así el récord que se llegó a alcanzar en 1987-1988 donde se precisaron 148 días de negociaciones para formar un equipo.
Las diferencias lingüísticas y culturales que existen entre la zona flamenca y la zona de Valonia dejan huella en el complejo sistema de gobierno belga.
Por un lado, el cristiano demócrata flamenco Yves Leterme consiguió la victoria en los comicios del 10 de junio, aliado con los nacionalistas de su región con un programa radical que exigía una profunda reforma del estado. Si en 1988 el conflicto lo representaban los Fourons, una comunidad francófona en territorio flamenco, hoy lo simboliza la
periferia de Bruselas en Flandes, con cerca de 120.000 personas que hablan francés por influencia de la capital, el único punto oficialmente bilingüe.

Por otro lado, los flamencos exigen que se suprima la posibilidad de voto a los partidos francófonos en parte de esos pueblos (pueblos flamencos),  si durante esta semana no se llega a ningún acuerdo, los radicales del partido de Leterme pretenden expulsar a los grupos francófonos. Si la crisis continúa, el Parlamento descabezado podría tomar la decisión extraordinaria de convocar comicios o aprobar un Ejecutivo de transición

Aún así, el récord tiene ya aire de chiste: ‘Le Soir’, el diario francófono líder, ofrece dos días de especiales con fuertes dosis de auto-ironía. Mañana, regalará a sus lectores una versión del Juego de la Oca titulada “Juegue a ser formador (de Gobierno)”  y la colección 148 días de crisis.

En Bruselas ya se puede observar las calles llenas de banderas de Bélgica en los balcones de las casas exigiendo una solución inmediata y la no ruptura del país. Sus franjas negras, amarillas y rojas animan los edificios grises de apartamentos, las pequeñas casas centenarias o la tienda del floristero, que también ha decorado con los colores nacionales el piso de arriba, donde vive, para recordar que “Bélgica es un país”.

Mientras tanto los conservadores británicos y euroescépticos temen que la crisis belga ponga en peligro el Tratado de Lisboa del 13 de diciembre, porque si entonces no hay ejecutivo en Bruselas, el interino no tendrá poderes para rubricar el texto que ha costado más de 10 años de debates y 2 años de crisis. Cabe plantearse ¿que hubiera ocurrido sin en España estuviéramos en la misma situación?

1 Comentario

  1. Hubiera estado gracioso que se desintegrara el Estado Belga, y que la corresponsal nos contara desde la capital, como se vivió. Pero ya terminada la crisis, no queda más remedio que dar las enhorabuena a todos los belgas.

Dejar respuesta