Los aparatos domésticos emiten grandes niveles de radiación

1
3240

Los ciudadanos, sin apenas darnos cuenta, estamos expuestos a una constante contaminación electromagnética a través de dispositivos que usamos en nuestro día a día como son los sistemas de conexión Wifi, los teléfonos móviles o cualquier aparato inalámbrico.

Contaminación electromagnética

Los aparatos domésticos y cotidianos como los móviles, los teléfonos inalámbricos y el Wifi emiten grandes ondas de radiación. La legislación española, según investigaciones, no dota de gran importancia a este tipo de contaminación, además la población está más preocupada por los problemas que puedan causar las líneas de alta tensión, grandes trasformadores o antenas de telefonía, lo que supone que los dispositivos domésticos pasan más desapercibidos a pesar de ocasionar mayor contaminación.

En un principio se centraban los problemas de la contaminación electromagnética en las ondas de baja frecuencia como las líneas eléctricas de alta tensión (LAT) o de transformadores instalados en zonas cercanas a viviendas, colegios o comercios. Estas ondas afectan de manera intensa a las personas que viven en las zonas colindantes, sin embargo, el peligro de esta radiación no es muy conocido para la población, debido sobre todo a la falta de información.

Por otra parte, la contaminación de alta frecuencia de microondas debería preocupar en mayor medida a la población. Estas ondas son emitidas por antenas de telefonía móvil y el peligro se encuentra en la exposición prolongada ya que puede ocasionar problemas graves de salud. No obstante, la población que no se ve afectada directamente por esta radiación actúa ante el problema de forma pasiva, la atención mediática se centra en otros temas como la crisis económica, el paro y los desahucios, convirtiéndolos en las principales preocupaciones de la sociedad.

Existen muchas fuentes de alta frecuencia que pasan inadvertidas, se calcula que aproximadamente dos tercios de la exposición a la que está sometida la población proviene de dispositivos domésticos que se utilizan sin ninguna precaución. Los teléfonos móviles inalámbricos que se usan tanto en viviendas como en comercios generan grandes niveles de radiación que incluso superan a las antenas instaladas en los tejados. Los sistemas de conexión a Internet por Wifi emiten con menos potencia pero suelen estar conectados de forma continuada y producen una doble emisión,  desde el router y desde el ordenador que recibe la señal inalámbrica. El Wifi se ha convertido en una de las herramientas más usadas en nuestra sociedad, su fácil y rápido acceso a Internet hace que muchas personas obtengan esta tecnología, incluso cabe la posibilidad de instalar estas redes en colegios. Este  hecho podría afectar a los menores ya que están en pleno desarrollo y la exposición prolongada a este tipo de contaminación electromagnética puede ocasionar trastornos tanto biológicos como cerebrales.

Los ecologistas, asociaciones de afectados y varias organizaciones tienen el objetivo de informar a la población de los efectos que todos estos dispositivos pueden ocasionar en la salud y en el medio ambiente. Intentan promover el uso racional de las redes inalámbricas y dar más prioridad a este problema que sigue pasando desapercibido.

Fotografía: Flirk

1 Comentario

Dejar respuesta