Logran la conexión cerebral entre dos ratas situadas en continentes diferentes

0
405

Un equipo de investigadores de la Universidad de Duke ha conseguido, por primera vez, conectar el cerebro de dos ratas situadas en continentes diferentes para transmitirse entre sí información y así poder  realizar tareas sencillas. El roedor receptor lograba interpretar correctamente la información en un porcentaje muy alto.

8E08FAD0-82FA-436B-9361-3287504886AB

En el experimento, una de las ratas fue entrenada para pulsar una palanca cuando se encendiera una luz y la otra aprendió a decodificar señales eléctricas y transformarlas en un comportamiento. Después sus cerebros fueron conectados por unos microelectrodos , mediante los cuales la primera rata, denominada codificadora al presionar la palanca transmitía todo lo que sucedía en su corteza cerebral por internet al cerebro de la segunda, llamada descodificadora, situada en Brasil. Así, la rata de Brasil logró presionar la palanca únicamente guiada por la información que le llegaba de la rata de Carolina del Norte.

Los científicos determinaron que la rata ‘decodificadora’ descifró los mensajes aproximadamente un 70% de las veces, y aunque la información se transmitía en tiempo real, el proceso de aprendizaje no fue instantáneo. Este curioso experimento ha sido llevado a cabo por el equipo de Miguel Nicolelis, del Centro Médico de la Universidad de Duke, y publicado en Scientific Reports, del grupo Nature. Explicaba: “Nuestros estudios previos con interfaces cerebro-máquina nos permitieron comprobar que el cerebro se adapta fácilmente a recibir señales que le llegan desde dispositivos externos e incluso aprende a procesar una luz infrarroja invisible generada por un sensor artificial. Por eso nos planteamos que si también podría asimilar las señales procedentes de otro cerebro”.

En realidad lo transmitido básicamente en dicho experimento son conductas simples, se podría comparar con una transmisión en morse. Con estos resultados cabe plantearse la pregunta de si podría entonces ser posible la transmisión de la información completa de una experiencia visual, como de un vídeo se tratase. Esto aún está por averiguarse pero ya se ha dado un paso más.

Además, después de los resultados que han obtenido, ya se están planteando otras nuevas cuestiones y nuevos experimentos. Si dos cerebros pueden comunicarse, por qué no conectar más, se preguntan. Incluso se están planteando crear un “ordenador orgánico” integrado por cerebros localizados en diferentes lugares del planeta.

De esta forma se podría crear una “red de cerebros” que trabajarían de forma conjunta, ya que a diferencia de los ordenadores que utilizamos actualmente, los orgánicos no necesitarían instrucciones, sólo una señal que representa una toma de decisiones procedente de un cerebro que se transmitiría al resto. Nicolelis lleva dando vueltas a esta idea algún tiempo, y ya la expuso en su libro Beyond boundaries. “No podemos prever qué propiedades emergerían de una red así, formada por animales conectados por sus cerebros”, señala.

Nicolelis cree que su trabajo abre la puerta a estudiar el cerebro social, registrando el cerebro de ratas cuando interaccionan con otras y ver qué cambios tienen lugar. Sus trabajos también podrían servir para hacer más preciso el control de las neuroprótesis en personas que han sufrido algún tipo de parálisis.

 

Imagen:Google

Dejar respuesta