Logran esquivar la predisposición genética de dos gemelos a sufrir cáncer de colon

0
482

La Fundación Puigvert-Hospital Sant Pau y la Universidad Autónoma de Barcelona, han trabajado en conjunto para hacer posible el nacimiento de dos gemelos sin predisposición genética a sufrir cáncer de colon hereditario, mediante la aplicación de una técnica pionera de diagnóstico preimplantacional.

Según destacaron los responsables del proyecto el pasado 7 de noviembre en una rueda de prensa, este hecho se erige como el primer nacimiento a nivel mundial en el que se descarta la predisposición al cáncer de colon hereditario no polipósico, también conocido como síndrome de Lynch, siguiendo la técnica de doble factor genético (DF-DGP). La investigación, que ha sido desarrollada por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), garantiza óptimos resultados puesto que es capaz de identificar  simultáneamente si los embriones son portadores de alteraciones genéticas y  de comprobar la perfecta dotación cromosómica en número y forma de los embriones seleccionados. Gracias al diagnóstico genético de dos embriones generados en probeta con óvulos y esperma de una pareja de Girona, los gemelos nacidos hace 15 meses en el Hospital de Sant Pau de Barcelona, no han heredado el gen que causa el cáncer de colon hereditario no polipósico (HNPCC), que había sufrido cuatro años antes su padre. La mutación genética que provoca esta forma de cáncer es heredada por un 80% de los descendientes.

Cuatro años antes, el Instituto Catalán de Oncología de Girona había comprobado que el padre de 38 años padecía el síndrome de Lynch. Ante la posibilidad de que su capacidad reproductiva se viera afectada, se procedió a criopreservar su esperma antes de someterse al tratamiento de quimioterapia. Una vez superado el cáncer, la pareja decidió llevar a cabo un embarazo mediante el diagnóstico genético preimplantacional. El caso fue presentado por el equipo médico del Hospital San Pau a la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida y, una vez autorizado en 2010 se inició el ciclo de estimulación ovárica necesario para poder llevar a cabo el diagnostico preimplantacional. A partir de entonces, se pudieron analizar 12 embriones  originados por la madre, de los cuales cinco no eran portadores de la mutación. De entre estos cinco, tres resultaron tener características cromosómicas normales y fueron seleccionados dos embriones para ser transferidos al útero materno dando lugar a una gestación gemelar. 

El HNPCC se salda cada año con unas 665.000 vidas en todo el mundo, siendo el tercer tipo de cáncer que causa mayor mortalidad en Occidente. El estudio genético efectuado después del nacimiento de los bebés ha servido para confirmar 15 meses más tarde el éxito de esta técnica de diagnóstico preimplantacional. Según declaró la responsable del programa de reproducción asistida de la Fundación Puigvert-Hospital Sant Pau, Anna Polo, “la DF-DGP se lleva desarrollando desde 2008, y constituye una técnica de futuro que permitirá aumentar la probabilidad de embarazo y descartar enfermedades hereditarias, al haber logrado reducir el tiempo necesario para identificar los mejores embriones”.

Imágenes: Google: Clínica Tahe fertilidad; Instituto Bernabé

Dejar respuesta