Félix Rebollo defiende las bondades de la escritura en “Literatura y periodismo en el siglo XXI”

2
205

Catedrático numerario de Lengua y Literatura y profesor asociado de la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM, Félix Rebollo presentó el 12 de enero su nuevo ensayo Literatura y periodismo en el siglo XXI, en el que aborda la estrecha relación entre ambas disciplinas. El autor hace un recorrido histórico por los orígenes de la literatura y los identifica con las raíces de la profesión periodística, lo que le lleva a afirmar que “el buen periodismo es siempre literatura”.

Félix Rebollo en el acto de presentación de su nuevo ensayo

El acto tuvo lugar en el Ateneo de Madrid, donde también intervinieron Miguel Pastrana, representante de la Junta de Gobierno de la institución, y el crítico literario y escritor Juan José Fernández Delgado, quien tuvo la oportunidad de abrir el debate acerca del último ensayo de Rebollo.

El libro plantea aspectos como la independencia, la libertad de opinión y la democracia desde la defensa de la escritura como medio para influir en la sociedad y transformarla para mejor. Resalta especialmente la transformación que experimenta la literatura hacia el periodismo, y cómo ambos campos se retroalimentan. De hecho, Rebollo sitúa los orígenes del periodismo en los grandes clásicos de la literatura española.

En la obra se hace referencia a los cantares de gesta, a los juglares y trovadores que existían en los siglos XI y XII  y que se encargaban de ventear las noticias de forma oral; tampoco faltan referencias a los pliegos sueltos, a las hojas volanderas y a Francisco de Quevedo, a quien Umbral consideró como el creador del periodismo. Rebollo comparte esta idea y la encuadra entre las principales de Literatura y periodismo en el siglo XXI, que muestra la relación consustancial entre estos ámbitos.

“El buen periodismo es siempre literario. Esa es la constante que he mantenido desde la primera línea a la última, unido a mis tres referentes: libertad, disidencia y sentimiento”, afirmó el catedrático, que confesó los problemas que tuvo durante su época de estudiante para mantener esa visión del mundo de las letras. Para el autor de Antonio Machado entre la literatura y el periodismo, “disidencia” es una palabra que enmarca la esfera global del libro: “Al lado de la libertad y el sentimiento, la disidencia es lo más grande que tenemos”.

Durante la presentación, Rebollo expuso y defendió una de sus grandes tesis: el Nuevo Periodismo no existe, ni ha existido nunca. Para defender esta idea se fundamenta en que la primera persona que acuñó el término fue Matthew Arnold, allá por el lejano 1889. “El periodismo que tenemos actualmente está peor escrito que el de Galdós o Larra”, lamentó el catedrático, que disiente de aquellas escuelas que consideran a Tom Wolfe como el padre del Nuevo Periodismo: “Si leemos a Wolfe veremos que él no ha creado nada de eso. Simplemente se basa en narrar, contar y elegir la palabra exacta. Y qué es la palabra exacta sino lo literario, decía Aristóteles”.

Rebollo considera que el siglo XXI ha comenzado bajo el imperio de las palabras y no bajo el yugo de la imagen, aunque el autor tiene sus propias conclusiones: “Cuando era alumno me tuve que tragar la tontería de que una imagen vale más que mil palabras, que escribió McLuhan, y eso es una falacia, porque dependerá de qué imagen y de qué palabra. La imagen no puede existir sin la palabra y viceversa, porque toda realidad la conocemos a través de la palabra o del pensamiento. Hoy en día las palabras tienen una gran distancia de alcance y cuentan con más autoridad que nunca, aunque, eso sí, debemos saber elegir la palabra exacta y los adjetivos exactos, siempre desde el respeto”.

El último trabajo del profesor supone un amplio recorrido por diversas publicaciones, periodistas y escritores que han contribuido a crear las bases del periodismo que se conoce en la actualidad. La conclusión final de Literatura y Periodismo en el siglo XXI es que la literatura es un acto vital y afirmativo de la palabra, y la palabra se debe entender como un elemento ensanchandor de la realidad y puesto al servicio de la verdad.

Fotografía: Ángela Bozas Urrutia.

2 Comentarios

  1. Aclaración al error del pie de la foto: soy Catedrático Numerario de Lengua y Literatura, y ejerzo como Profesor Asociado a tiempo parcial (6+6) en la Facultad de Ciencias de la Información. Gracias

Dejar respuesta