“Limeñenses” completa el rostro de la ciudad

0
116

Bajo la dirección de Alejandro Alva y Raúl Loayza-Espichán, la puesta en escena Limeñenses no hizo más que reflejar el rostro de una ciudad con diferentes contrastes. Lima: la moderna, la antigua, la colorida, la emprendedora. La que sueña y la que espera. La que triunfa y la que llora. Como cualquier ciudad. Como la vida de los habitantes de este mundo.

Escena de Limeñenses (Christian Cortez)

Limeñenses cuenta la vida de siete personajes construidos a razón de una vieja estampa limeña que se retrata, al igual, que ridiculiza.  Una ciudad moderna, un tanto fría e insensible, irreal y con un corazón de niño. Una metáfora de sentimientos que se desarrollan en conflictos cotidianos.

De esta manera, se muestra la historia de dos niños que venden golosinas en la calle para vivir; quienes enfrentan sus sueños y anhelos, con la circunstancia en que la vida los ha traído. Las necesidades básicas de comida y abrigo, y la imagen de la madre ausente, los guían a lo largo de la puesta en escena, junto con un peculiar sentido del humor y ganas de salir adelante cada día.

Otro personaje, es un político manipulador y autosuficiente, que contrae el SIDA de la manera más inesperada y ve escapar todo aquello en lo que había creído. Un esposo abrumado por la infidelidad de su mujer, que es capaz de redescubrirse para intentar ser feliz.  

Un tutor perturbado y esquemático, intenta corregir la sexualidad de un joven estudiante. Bajo esta circunstancia, se devela el mundo interior del estudiante, que representa un vacío por el desarraigo familiar y la carencia de valores propia de nuestros tiempos.

Estas son sólo algunas de las historias que se mezclan en Limeñenses; siempre en un contexto de desarrollo y marginalidad. Limeñenses es una obra que no grita, pero impresiona. Pretende retratar lo irretratable, el final de la hora celeste y la bestia que lo devora todo con su gigantesca mandíbula.

La puesta en escena (la temporada terminó hace poco), contó con las destacadas actuaciones de Jose Miguel Arbulú, Juan Carlos Morón, Giselle Collao, Jesús Alzamora, Jorge Aguinaga, Manuel Vásquez, María Victoria Vásquez y Titi Plaza. De esta manera, el Teatro Ensamble, puso en escena una obra distinta a las habituales, y que completa el rostro de la ciudad de Lima.

 Fotografía: Christian Cortez.

Dejar respuesta