“Libros Libres”. La primera librería gratuita en Madrid

0
284

La filosofía del usar y tirar se ha convertido en parte de nuestras vidas. Para compensar nuestro ritmo consumista y hacerlo además con el aliciente solidario nacen iniciativas como la del Grupo 2013, con la apertura en Madrid de la Librería Libros Libres. La inauguración de la primera librería gratuita en España fue un éxito al conseguir cincuenta suscripciones de las trescientas sesenta y cinco a las que aspiran para poder continuar otro año. Desde este acogedor rincón en la zona de Alonso Martínez se pueden donar libros, llevártelos o realizar suscripciones para distintos proyectos destinados a crear bibliotecas y llevar la cultura a los lugares más desfavorecidos.

La idea de una librería gratuita nace en 1999 en Baltimore -Estados Unidos- y se lleva a cabo el proyecto gracias al apoyo ciudadano, haciendo que miles de libros entren y salgan cada semana. Años más tarde la idea cruza el continente y este pasado 14 de septiembre arranca la librería con la presentación de poetas y escritores como José García Obrero, Pablo García-Inés, Rafael Juan, Seva y Aaron Shulman. Durante la inauguración el público acogió de forma positiva la oportunidad que se le da a los libros de poseer varias vidas, más ahora, en época de crisis, cuando no es muy frecuente topar con este tipo de proyectos. 

Elisa Ortega, responsable de la librería, sonríe al abrir la puerta e invita a pasar a lo que ellos llaman “un punto de encuentro”. El establecimiento está lleno de luz y color. Un espacio donde la calma y la sabiduría toman presencia y el estrés se diluye entre las páginas de las obras. Las estanterías están atestadas de historias, biografías, arte, cuentos infantiles e incluso obras específicas para carreras universitarias como Económicas o Derecho. Un sofá preside la sala  para hacer un alto en el camino y compartir el placer de la lectura tomando un café cualquier día de la semana, incluido el domingo.

Dentro de este punto de encuentro también hay cabida para los cinéfilos. Hay una sala complementaria donde encontrar todo tipo de películas. “A través de la suscripción, lo que queremos es conseguir que sea sostenible, con el local, el personal y la difusión”, explica Elisa mientras coloca los libros que acaban de recibir de unas jóvenes que además desean participar como voluntarias para ayudar en la librería.

Los fondos recaudados por la Asociación se dirigen a distintos proyectos como el envío de bibliotecas a los países latinoamericanos con los que colaboran (de mil libros aproximadamente cada una)  a través de donaciones. Pretenden realizar dos envíos durante este año a países como Bolivia o Nicaragua para los que también buscan patrocinadores. Además promueven los maestros solidarios en Madrid que apoyan tanto en escuelas como con clases particulares, y cuyos ingresos, en algunos casos, se transforman en becas de estudios en Asia y América Latina.

No se trata, por tanto, de una librería de segunda mano sino que los libros estén en continuo movimiento de forma gratuita o con donaciones altruistas. Se crea un equilibrio natural entre la larga vida de una obra y el lector. Alejandro de León, presidente de Grupo 2013, explica que el objetivo es llegar a las personas que tengan menos recursos, “cuanta más gente haya aficionada a la lectura, más libros se van a comprar. El libro tiene el componente económico porque ya se ha vendido alguna vez, por lo que no supone una competencia con las librerías”.

Debido a la llegada de los libros electrónicos o porque nuestro nuevo hogar no es lo suficientemente amplio, los trabajadores de allí han creado un tipo de librería pública autogestionable que invita a pasar un rato entre libros que ellos mismos explican: “Simplemente si te gusta el proyecto y quieres apoyarlo, te puedes convertir en suscriptor que con 12 euros al año, creemos que compensa ya que puedes tomar todos los libros que quieras”

Dejar respuesta