“Les Miserables” y el duelo de un hombre con su pasado

5
237

La novela francesa que se convirtió en un musical, el musical que pasó a la gran pantalla y finalmente la película que el 25 de diciembre regresa a nuestros cines, con una nueva adaptación de la mano de Tom Hooper. Visto por más de 60 millones de espectadores, representado en 42 países y traducido a 21 idiomas, este éxito teatral aclamado mundialmente vuelve en su versión cinematográfica con más fuerza que nunca.

Cartel de la película
Cartel de la película

Fue declarado culpable. Las palabras del código eran terminantes. Hay en nuestra civilización momentos terribles, y son precisamente aquellos en que la ley penal pronuncia una condena. ¡Instante fúnebre aquel en que la sociedad se aleja y consuma el irreparable abandono de un ser pensante! Jean Valjean fue condenado a cinco años de presidio”. Así narró Victor Hugo en 1862 el momento en el que el humilde Valjean es condenado a prisión por robar un trozo de pan para sus sobrinos. 150 años después el eco de aquella historia de personas sin futuro uniéndose para exigir un cambio no deja de resonar en el mundo del espectáculo, tanto es así que estas Navidades regresamos a la Francia de 1815.

Después de 19 años de trabajos forzados, el preso 24601 –Jean Valjean- (Hugh Jackman) es puesto en libertad condicional por Javert (Russel Crowe), el oficial encargado de los convictos. Desde ese momento el ex presidiario intentará huir de su pasado pero un papel donde queda grabado su delito se lo impedirá. El encuentro con el obispo Myriel Digne (Colm Wilkinson), el único que no le trata como un paria, le hará darse cuenta de la clase de persona que quiere ser y con su ayuda decidirá empezar de cero una nueva vida. Ocho años después conoceremos también la historia de Fantine (Anne Hathaway) una obrera de fábrica con una hija ilegítima a la que manda dinero para poder subsistir, cuando su secreto es desvelado su vida da un giro viéndose sumida en la absoluta pobreza. El encuentro de Valjean y Fantine derivará en que éste la prometa encontrar a su hija Cosette (Isabelle Allen y Amanda Seyfried) para darle una vida mejor.

Les Miserables se estrenó en Londres, en el Barbican Theatre, el 8 de octubre de 1985; pasó a Palace Theatre el 4 de diciembre de 1985 y al cabo de 19 años, el 3 de abril del 2004, se trasladó a su hogar actual, el Queen’s Theatre. Cuando la obra celebró su vigésimo primer aniversario en Londres el 8 de octubre del 2006, se convirtió en el musical que más tiempo había estado en el cartel del mundo. Para explicar este fenómeno, el productor del filme, Cameron Mackintosh dice: “Los Miserables es una de las grandes obras de la literatura mundial. Víctor Hugo creó personajes y describió situaciones universales que encajan en cualquier época”. Una opinión muy acertada si tenemos en cuenta que uno de los contextos en los que se enmarca la historia es el de la Revolución Francesa de 1848. Las premisas con las que exigían un cambio debido a la tremenda pobreza a la que estaba sumida el país, de forma inevitable nos remiten a tiempos actuales provocando que quizás algún que otro espectador abandone la sala con un gran ímpetu revolucionario.

14c0425e327cbf3ca011c869361af15b

Volver a recuperar el mayor musical teatral para la gran pantalla era una idea cuanto menos, arriesgada. La exactitud con la que Víctor Hugo describe los escenarios sumada a la fuerza de la interpretación que exigen los números musicales convertían el proyecto en algo muy ambicioso. Por ello se decidió contar con el grupo básico de creadores que habían hecho posible el tremendo éxito del musical; de este modo la fuerza de la música compuesta por Claude-Michel Schönberg, las letras originales en francés de Alain Boubil y el atemportal estilo del letrista Hebert Kretzmer fueron los ingredientes necesarios para elaborar la nueva adaptación. Tom Hooper fue el elegido para encabezar el proyecto frente al cual se sentía muy atraído según dijo: “El discurso del rey había emocionado a muchos espectadores en todo el mundo y quería que mi siguiente película fuera aun más emotiva”.

Sin embargo el toque definitivo lo aportó Hooper cuando dijo pretender rodar las canciones de la película enteramente en directo, reconociendo que “quería arriesgarme y hacer algo totalmente diferente en un género poco habitual. Por muy buena que sea la sincronización, el público nota que hay algo falso si se cantan en playback. Las voces nunca acaban de conectar realmente con lo que ocurre en la pantalla”. Motivo por el cual probablemente ésta película sea una de las sensaciones del año. Al estar rodada enteramente en directo las voces se entrecortan y la actuación recobra el realismo que el musical siempre tiende a restar, los actores se comunican hablando y sienten aquello que cantan; el resultado es de una emotividad y una fuerza sin precedentes.

Para lograrlo el reparto fue seleccionado minuciosamente, y sin duda el elenco de actores que lo componen es magistral. Jackman es un maestro del cine y su actuación en esta película bien le valdrá varios premios puesto que es el que da vida por completo a la trama. Ni que decir tiene que Russel Crowe en su papel del “malo” encaja a la perfección siempre manteniendo esa mirada de rudeza que en ciertos momentos recuerda al Máximo rencoroso de Gladiator. Sin embargo, y pese a las actuaciones magistrales de Anne Hathaway y Amanda Seyfried, los grandes descubrimientos de esta adaptación son Eddie Redmayne en su papel de Marcus y Samatha Barks como la trágica Éponine, ambos con una voz que dejará a los espectadores clavados en el asiento.

2012 se despide con la que promete ser una nueva obra maestra del cine. Cada compás, cada nota y cada soliloquio conforman el asombroso mundo al que nos traslada Tom Hooper; un mundo lleno de secretos, de amor, de esperanza y por ende, de revolución.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=mSQy1wuEPbU[/youtube]

Imágenes y tráiler de Universal Pictures

5 Comentarios

  1. Hay un error, pone que Víctor Hugo escribió la novela en 1962 y en realidad fue escrita en 1862 puesto que todo se enmarca en el siglo XIX. Ha sido un error tipográfico.
    Fdo: La escritora

Dejar respuesta