“Las rusas”, una comedia muy negra

0
128

las-rusas-ana-morgadeLa obra de teatro es una recreación de la Movida Madrileña de los años 80, escrita por la actriz Ana Morgade

El humor y las risas son una combinación perfecta en la obra de teatro “Las rusas”,  estrenada ayer día 25 de abril en el Teatro Infanta Isabel de Madrid. La comedia, escrita por Ana Morgade y dirigida por Darío Facal, recrea a través de cinco personajes muy diversos aquellos años ochenta madrileños tan moviditos. Cada uno de ellos tiene un perfil muy marcado y perfectamente representado sobre el escenario.

Los culpables de generar este ambiente tan agradable y humorístico fueron Ana Morgade, en su papel de Amparo y lesbiana reprimida; la actriz Julia de Castro, representando a Paca que a su vez es hermana de ésta; Paula Galimberti, una prostituta soviética de pasado oscuro; Pablo Paz, como el pianista José Ángel y Rubén Martínez, en la obra Dimitri y que representa a un traficante de órganos. A lo largo de la comedia, se combinan varias actuaciones musicales con las teatrales. En algún momento puede resultar confuso el cambio total de escena, pero lo que está claro es que las risas están aseguradas.

Según la autora, en ella aparecen homenajeados los artistas mediocres de la historia, aquellos que no aparecen en libros ni revistas. La cantante de segunda, la chica que bailaba al fondo del ballet, los cupletistas con más ganas que talento…Y tiene mucha razón. En aquellos años, todo el mundo podía labrarse un futuro en el mundo del artisteo, por pequeño que fuera. Además, son años de mentalidad aún bastante cerrada, por lo que perfiles como el de lesbiana o prostituta no estaban muy bien vistos. Eso sí, todos los actores representaron perfectamente su papel, pero hay uno de ellos que consiguió arrancar carcajadas de forma continua.

Este mérito le corresponde a la actriz Paula Galimberti en su papel de “la rusa”. Ese lenguaje tan soez y ese desparpajo en el escenario recibieron aplausos incansables del público. Estaba perfectamente metida en su papel, incluso con el acento propio de su país de origen. Entre esto y el acento gallego de Pablo Paz, la obra ofrecía un aire fresco y obligaba a mantener la mirada y el oído fijos sobre la actuación.

La obra será representada en el Teatro Infanta Isabel de Madrid hasta el 1 de junio, situado en pleno centro de la capital. Los precios de las entradas oscilan entre 16 y 20 euros, pudiendo elegir entre los viernes a las 22:30 horas o los sábados a las 23:30 para ir a verla. Dura aproximadamente 90 minutos, pero es un tiempo muy divertido y bien invertido.

Imagen de Smedia

Dejar respuesta