Las revoluciones del este, el liderazgo de Portland y la lucha por el ‘Rookie of the Year’

0
84
La mascota de los Trail Blazers enciende a la afición de Oregón antes de un partido.
La mascota de los Trail Blazers enciende a la afición de Oregón antes de un partido. Foto: Rachel Wente-Chaney

Una vez más la eterna duda que existe desde hace años en la NBA vuelve a hacerse patente: ¿la Conferencia Oeste es más fuerte que la conferencia este? Si atendemos a ambas clasificaciones y a los enfrentamientos entre equipos de ambos lados del país, la respuesta es evidente: sí. En ala este del país solamente los tres primeros cuentan con un balance positivo de victorias-derrotas en lo que llevamos disputado de competición; en el oeste lo tienen los diez primeros más Phoenix y Lakers, 11º y 12º respectivamente, que están con nueve victorias y nueve derrotas. El debate está servido nuevamente sobre si deberían eliminarse las dos conferencias y crear un competición donde todos los equipos compitieran en igualdad de condiciones y los dieciséis mejores sean quienes disputen los playoffs.

Precisamente esta situación en la que vive la Conferencia Este es la que puede estar provocando que equipos que a priori partían con pocas opciones para colocarse en posiciones de playoff estén metidos de lleno en la pelea. Detroit es uno de estos casos aunque en el equipo de la Motown había muchas esperanzas puestas por la calidad y la juventud de su plantilla. La irrupción de Andre Drummond parece ya un hecho que se suma a Greg Monroe para formar una pareja letal en la pintura. El pívot neoyorquino ha subido sus promedios en este segundo año hasta los niveles que todos esperábamos cuando fue elegido por los Pistons. A todo esto habría que sumarle la aportación de hombres como Brandon Jennings, Josh Smith o Cadwell-Pope. ¿Estamos ante la vuelta de aquellos Pistons de hace unos años que acabaron con la dinastía de los Lakers? En el equipo hay dos viejos conocidos que seguro que aún no lo han olvidado como Chauncey Billups y Sheed Wallace, ahora asistente de Maurice Cheeks.

Sin embargo, la gran sorpresa por el momento son los Wizards. John Wall, ha cogido las riendas del equipo, no solo de palabra, con sus declaraciones de que es el mejor base de la liga; sino que en la pista parece estar dispuesto a demostrarlo. No obstante, esta irrupción de los capitalinos no se debe solamente a su base sino que hay otros dos factores muy importantes: Nené y Bradley Beal. El ala pívot brasileño parece haberse olvidado de sus lesiones y ha recuperado ese nivel que nos había mostrado durante su última temporada en los Nuggets. Por su parte, Beal está siendo ese tirado extraordinario que había maravillado al país durante su etapa en los Gators de Florida. La pregunta es donde estará el techo de estos Wizards cuando se incorpore al equipo el flamante número tres del draft, Otto Porter Jr.

Cambiándonos de conferencia tenemos una semana más a los Blazers plantados en la parte alta de la clasificación. Si alguien pensaba que este equipo iba a ser una moda pasajera, está claro que se equivocaba. Los de Oregón están practicando un baloncesto espectacular, con una defensa bien asentada y la calidad de Damian Lillard y Lamarcus Aldridge como estandartes en la faceta ofensiva. Indiana ha sido el último en probar la dificultad para ganar en el Rose Garden de Portland.

Esa es la situación de las dos conferencias, pero esta semana los grandes focos están puestos en los dos novatos de moda: Michael Carter-Williams y Victor Oladipo. La lucha por el “Rookie of the Year” parece cerrada entre estos dos, a excepción de que se pueda colar Ben Mclemore. En el enfrentamiento de la última noche, ambos dejaron claro que ellos son los que están destinados a dominar la liga en las próximas temporadas con dos triples-dobles. ¿Puede esta ser la futura rivalidad al estilo Durant-Lebron? El tiempo será quien juzgue.

Dejar respuesta