Las notas de la semana. Primeras sensaciones al otro lado del Atlántico

0
217

Después de dos semanas de competición en la NBA, ciertas cosas están claras. Sorpresas positivas, equipos que tenían mala pinta y demuestran en cinco partidos que su año será tormentoso, jugadores que producen más de lo esperado o entrenadores que dentro de poco estarán al borde del abismo: la liga norteamericana es actualidad diaria y, en esta ocasión, dedicaremos nuestras calificaciones semanales a analizar las primeras sensaciones que nos ha transmitido.

MUY DEFICIENTE.

“Cero”: Darko Milicic (Minnesota Timberwolves). El pívot serbio no puede caer más bajo. Tras ser seleccionado hace años en el draft por delante de hombres como Wade, Carmelo Anthony o Chris Bosh, ha pasado con bastante pena y poca gloria por varias franquicias de la liga. La pasada temporada terminó bien el año con los Wolves, por lo que Kurt Rambis decidió apostar por él, firmando un nuevo contrato de 20 millones de dólares y alejando la posibilidad de su vuelta a Europa. Milicic, especialista en generar mal ambiente y controversia allá por donde pasa, ha devuelto la confianza al entrenador con unos números “llamativos”: 3,6 puntos, 5 rebotes y 23% de acierto en tiros de campo en más de veinte minutos de juego. No podemos decir que ya nos sorprenda.

“Uno”: Jay Triano (Toronto Raptors). Heredero del trono de Sam Mitchell, no se puede decir que el ex entrenador de la Universidad Simon Fraser cogiera una nave que se pilotara sola; más bien lo contrario, los Raptors siempre fueron un caramelo envenenado, con su jugador franquicia jugando en contra de sus intereses. Ya sin Bosh, el equipo sigue sin arrancar y Triano no hace más que acumular derrotas. Incapaz de establecer liderazgos dentro de la plantilla, parece increíble que siga apostando por hombres como Jarrett Jack o Demar DeRozan, dejando en el banquillo a Calderón o Leandrinho Barbosa. Se avecinan cambios en Toronto, y no solo en la venta de jugadores (medio equipo está en el mercado), ya que Triano podría ser el primero en salir y dejar hueco a cualquiera de sus asistentes: Alex English, Alvin Williams o Carlesimo pueden pasar en las próximas semanas de ser actores secundarios a principales.

“Dos”: Houston Rockets. “Houston, tenemos un problema…” Lo más complicado es que se aventura difícil encontrar una solución. Con Yao Ming arrastrándose por la pista, Brooks o Battier sin mostrar su mejor versión, solo Luis Scola se está salvando de la quema en Texas. El fichaje de Kevin Martin, seguramente el peor jugador franquicia que nunca existió en la Liga, fue un error y los Rockets pagarán por ello no acudiendo a la postemporada este año. El problema para Adelman es que los recursos en el banquillo son escasos y no se adecuan a lo que el quiere, jugadores versátiles con capacidad de anotación. Los cohetes no despegarán y, al igual que en Toronto, se intuye que más pronto que tarde habrá cambios en forma de traspaso.

NECESITA MEJORAR.

“Tres”: Tracy McGrady (Detroit Pistons). Los que tuvimos la oportunidad de seguirle el año pasado en los últimos partidos de los Knicks sabíamos que el bueno de Tracy ya no estaba para muchos trotes. En un equipo necesitadísimo como los actuales Pistons, McGrady apenas entra en juego y, cuando lo hace, no se muestra nada afortunado en sus acciones. Con poco protagonismo (apenas catorce minutos por encuentro) solo anota tres puntos por partido y da la sensación de estar perdido en la pista. Lento, impreciso y defendiendo con la vista, sus mejores momentos han pasado y lo más probable es que no termine la campaña en Detroit ni en la Liga. Al tiempo.

“Cuatro”: Evan Turner (Philadelphia Sixers) – Derrick Favors (New Jersey Nets).
Los escuderos de John Wall en el último draft han tenido un inicio de regular season bastante discreto. Turner, completísimo escolta formado en Ohio State, no termina de aportar a los Sixers lo que esperan de él: 9 puntos y 6 rebotes por partido, pero con miedo a lanzar desde fuera y perdiendo más balones de la cuenta. Favors, por su parte, ha encontrado en New Jersey una pareja interior solvente (Brook Lopez y Troy Murphy), por lo que su labor ha sido, hasta el momento, dar refresco a los mismos. Los números del de Georgia Tech son correctos (9,5 puntos, 7,3 rebotes), pero se espera un impacto aún mayor en un equipo que el año pasado casi batió el record negativo de derrotas en una temporada. Favors se ha visto superado en la rotación en ciertos partidos por Kris Humphries, el pequeño y peleón pívot de la Universidad de Minnesota, y eso no debería ocurrir.

APROBADO.

“Cinco”: Miami Heat. Señales contradictorias las que nos ha mostrado hasta ahora el equipo de Florida. Han ganado con gran facilidad algunos encuentros, mientras que han sufrido derrotas contra Celtics y Hornets fuera de su pista. Las expectativas son muy altas, y eso juega en su contra. Wade y James están rindiendo al nivel esperado, mientras que se sigue esperando a Bosh. Del resto, pocas noticias, salvo pinceladas puntuales de Haslem, Jones o Arroyo. El equipo tiene una deficiencia de contundencia interior muy preocupante y eso en playoffs, donde los encuentros son más lentos y físicos, puede ser una traba insalvable.

“Seis”: Blake Griffin (Los Ángeles Clippers). Tras un primer año que no lo fue, por culpa de una grave lesión, Griffin oposita desde el primer momento al ROY (Rookie Of the Year) de la presente temporada. Los Clippers, un equipo abonado a la derrota, ha encontrado en este ala-pívot la base de un futuro proyecto para los próximos años. Con una exuberancia física inusual y una potencia que difícilmente encuentra parangón en la Liga, a poco que mejore su lanzamiento exterior y desde la línea de tiros libres, Blake se encontrará entre los mejores power-forwards de la NBA. Su inicio de campaña (18 puntos, 11 rebotes) da fe de ello.

NOTABLE.

“Siete”: Byron Scott (Cleveland Cavaliers). Muchas personas pensaban que los Cavs post-Lebron ocuparían el farolillo rojo de la competición al finalizar la temporada. Queda bastante para llegar a esa fecha, pero parece que la llegada del entrenador formado en la prestigiosa universidad de Arizona State ha favorecido que este cambio de etapa sea menos traumático. Scott, un auténtico genio en la defensa, ha facilitado con sus tácticas que, habiendo perdido su brújula (James), el equipo haya creado un nuevo signo de identidad. Gran inicio de hombres como JJ Hickson o Daniel Gibson, otrora olvidados en la parte oscura del banquillo. Con valores seguros como Anderson Varejao o Anthony Parker, si Maurice Williams puede anotar, y anotar como todos sabemos, y Jamison se acerca a su mejor versión, es posible que los Cavs puedan coquetear con las 40 victorias y acercarse a los playoffs. Yo, al menos, creo en Byron Scott.

“Ocho”: Monta Ellis (Golden State Warriors). Espectacular inicio de temporada del combo-guard de los Warriors, aupando a su equipo a la parte noble de la clasificacion con unas meritorias 4 victorias en 6 partidos. Imparable en ataque gracias a su velocidad y técnica, Ellis cuenta sus encuentros por exhibiciones. Su dupla con Stephen Curry forma posiblemente el backcourt más peligroso y agresivo de toda la Liga en ataque. Un juego interior apañado con Biedrins y David Lee, más el caudal anotador de Dorell Wright, hacen de estos Warriors un equipo abonado a los 110 puntos por noche y al espectáculo asegurado. Si este espectáculo se ve acompañado de victorias, Monta Ellis será All-Star en Los Ángeles 2011.

SOBRESALIENTE.

“Nueve”: New Orleans Hornets. Desde la catástrofe del Katrina, en cierto modo hemos sentido a todos los equipos de New Orleans como un poco más nuestros. Este año, tras un fulgurante inicio, parecen la alternativa a los Lakers en el Oeste. Con un Chris Paul supremo, reivindicando su condición de mejor base del planeta, el equipo está pasando por encima de todos sus rivales sin piedad. Emeka Okafor y David West son muy complementarios, como lo son Ariza y Bellinelli, constituyendo un equipo equilibrado y difícil de superar. Las únicas dudas recaen en la inexistencia de rotación interior y en las habilidades de su técnico rookie, Monty Williams. Yo al menos confío en Monty, ya que este ex jugador parecía que entrenaba incluso cuando aún vestía de corto.

MATRÍCULA DE HONOR.

“Diez”: Pau Gasol (Los Ángeles Lakers). Increíble, majestuoso, superior. El mejor inicio de temporada de su carrera, situándose en el primer puesto de eficiencia de la NBA, coincide con el perfecto rendimiento de su equipo. Mucho más contundente en la defensa, sus cifras reboteadoras y de intimidación son óptimas, saliendo airoso de cualquier emparejamiento; mientras, en ataque, raro es ver una mala elección en sus tiros y pases. Fuera chovinismos, hoy por hoy es el hombre de moda en la Liga. Si sigue a este nivel (algo complicado, pero con Pau nunca se sabe) Gasol es firme candidato a titular en el All Star, Primer Quinteto de la NBA y… quizá algo más, aunque eso dejaremos que lo digan los aficionados de LA cuando vaya a lanzar algún tiro libre.

Fuentes de las imágenes:
cdn3.sbnation.com
deportespain.com

Dejar respuesta