Las notas de la semana. Tiempo de playoffs

0
199

A escasos diez partidos para el final de la temporada regular, se puede decir que ya está todo el pescado vendido. Apenas quedan plazas de postemporada por dirimir, y muchos equipos ya están pensando más en las vacaciones que se acercan y en la próxima loteria del draft que en el presente curso. Mientras tanto, los máximos favoritos afilan sus dientes, curan heridas y se preparan para las batallas decisivas. Lo ocurrido hasta ahora era mera preparación, y es llegar a este punto del año en el momento idóneo de forma lo que diferencia a los verdaderos campeones de los eternos aspirantes.

😳 MUY DEFICIENTE

“Cero”: Carmelo Anthony (New York Knicks). No es que sus números sean peores de lo esperado (promedia 25 puntos, 6 rebotes y dignos porcentajes desde su llegada al Madison), pero su equipo cuenta sus últimos partidos por derrotas, están en una tendencia muy negativa de juego y se van a meter en playoffs por el trabajo previo, ya que seguramente si la competición durara un mes más se quedarían fuera. El genial alero de Syracuse está asumiendo tiros y responsabilidades, nunca ha sido de esconderse y escurrir el bulto, pero en los últimos días se le nota preocupado. Los Knicks apestan a sonoro fracaso desde su llegada, con una plantilla corta y descompensada. Y Carmelo puede ver como un nuevo proyecto se marchita, y él sigue sin ser un referente en las últimas rondas de la competición.

“Uno”: Sacramento Kings. Temporada intrascendente para el equipo californiano. Y van unas cuantas. Tras un mal inicio, se continuó peor y en los meses venideros se han ido dejando llevar hasta un punto de cierta desidia. Y pocas noticias positivas se pueden extraer. Tyreke Evans ha bajado muchísimo su rendimiento y ha pasado de ser una futura estrella a un jugador que genera bastantes dudas. Donte Greene, Jason Thompson u Omri Casspi han frenado su proyección. Ni DeMarcus Cousins, con todos los tiros y liberdad del mundo, ha producido como se esperaba. Solo la llegada del eléctrico Marcus Thornton ha aportado algo de luz, y eso es demasiado poco. Evidentemente deben cesar a Paul Wesphal, que ha sido incapaz de trasmitir nada en dos años en el cargo, y reconstruir hacia algún sitio. Ahora mismo solo hay desierto.

“Dos”: John Wall (Washington Wizards). Muchos expertos vaticinaban que Wall marcaría una época. Sin duda su dinastía no ha empezado en su primer año en la liga. Con muchas expectativas y presión, el completo point-guard de Kentucky esta cerca de terminar una temporada gris. Combinando un partido bueno cada cuatro malos, en un equipo que ocupa el penúltimo puesto en el Este, todos esperábamos mayor liderazgo de Wall en una plantilla de bajo nivel que le necesita. Muy poco eficiente en el lanzamiento exterior y menos agresivo en defensa de lo esperado, Wall debe dar varios pasos al frente en años posteriores.

😥 NECESITA MEJORAR

“Tres”: José Manuel Calderón (Toronto Raptors). Menos lastrado por las lesiones que en temporadas pasadas, Calderón ha podido ejercer de líder indiscutible (más tras la salida de Jack a New Orleans) en el puesto de base. La temporada a nivel colectivo ha sido un gran fracaso, y a nivel individual no ha pasado de discreta. Con un buen ratio de asistencias por pérdida y por minuto jugado, su aportación se sigue viendo afectada por un nulo rendimiento defensivo. Y ya parece imposible que recupere las piernas que tuvo en el pasado, que le daban un desplazamiento atrás que, a día de hoy, no se atreve ni a soñar. Afrontando los últimos tiempos de un contrato multianual que no he demostrado merecer, Calderón no debe descuidar su preparación estos meses, ya que la Selección Española le necesita en el próximo torneo de Europa en Lituania. Ojala allí podamos ver de nuevo la mejor versión de un completo jugador que no está pasando por su mejor momento.

“Cuatro”: Boston Celtics. Cierto es que, como equipo veterano, no deberían afectarle demasiado estas malas rachas a final de temporada, ya que deberían estar preparándose para las rondas eliminatorias. Sin embargo el equipo de Massachusetts ha tenido un mes de marzo francamente flojo, donde los últimos fichajes están aclimatándose y los veteranos parecen haber puesto el freno de mano. Especialmente preocupante es el rendimiento de Rondo, que tras unos problemas físicos ha vuelto peor que nunca, presentando unos porcentajes pírricos. Se espera que con la vuelta de Shaq y Jermaine se gane consistencia interior y el equipo suba enteros, siendo una opción preferente en su conferencia, pero el pobre panorama ofrecido estas semanas merece que le demos un toque de atención al equipo de Doc Rivers.

🙄 APROBADO

“Cinco”: Portland Trail Blazers. Moderadamente bien situados en la clasificación, y habiendo superado rachas de lesiones importantes, parece inmerecido poner pegas a la temporada de los de Oregon. Sin embargo, es un equipo que se sigue moviendo lejos de la excelencia, aunque tiene mimbres para ello. Con un Brandon Roy que juega sin estar recuperado, Rudy Fernández mostrándose inconsistente, y un juego interior poco sólido y pesado formado por Wallace y Aldridge, existe cierta sensación de que esta tampoco será la temporada del conjunto de McMillan. No parece, ni mucho menos, que estén capacitados para poner en aprietos a ningún cabeza de serie en el Oeste. Y las opciones se van acabando para ellos.

“Seis”: Tyler Hansbrough (Indiana Pacers). Los Pacers, sin hacer una temporada especialmente brillante siguen en puestos de postemporada e importante parte de dicho logro se lo deben al versátil interior de North Carolina. Muchos analistas eran poco optimistas de cara a su desembarco en la NBA, debido a su enclenque físico y falta de estatura. No obstante, Tyler ha hecho un mes de marzo sobresaliente, promediando más de 18 puntos y 8 rebotes, sosteniendo así el juego interior de Indiana, donde Hibbert ha dado un importante bajón. No tendrán muchas opciones para llegar a mayo, pero los Pacers pueden alegrarse de haber encontrado un power-forward inteligente y resolutivo, especie en extinción.

🙂 NOTABLE

“Siete”: Serge Ibaka (Oklahoma City). Con su equipo como cabeza de serie en el Oeste de cara a los playoffs, resulta ya imposible no rendirse ante las bondades del congoleño. Intenso como pocos, causa auténtico terror en la zona: pocos jugadores encontramos en la liga que sean tan intimidadores y, a la vez, excelentes defensores en el desplazamiento lateral. Con unas condiciones físicas fuera de toda duda, ha asegurado en marzo un doble-doble para Oklahoma, sumando intangibles y una cantidad de tapones (3´5 por noche) que deben auparle a un puesto en la rotación de la selección de nuestro país, que ya estudia y tramita su nacionalización.

“Ocho”: Carlos Boozer (Chicago Bulls). Magistral temporada del fornido interior de Duke. A la alargada sombra de Rose, que asume gran parte de las responsabilidades ofensivas, las apariciones de Boozer siguen siendo fundamentales en ciertas fases del partido. Por ello, no es descartable decir que estamos ante su mejor temporada. Superados los problemas físicos del primer mes de competición, ha formado un juego interior inquebrantable con Noah, a la altura de las mejores parejas de pívots de la competición. Superando por poco los dos metros de estatura, Boozer es uno de esos jugadores que se hace grande cerca del aro, capturando todos los rebotes que, casualmente, siempre están cerca de él por una extraordinaria intuición y un primoroso posicionamiento en el campo y entendimiento del juego. Ahora en postemporada tendrá que vérselas, día sí y día también, con grandes jugadores como Garnett, Bosh o Stoudemire. Y si sale vencedor de estos duelos, seguramente significará que Chicago puede optar de nuevo a disputar un título.

😀 SOBRESALIENTE

“Nueve”: George Karl (Denver Nuggets). Otrora entrenador del Real Madrid, hay que quitarse el sombrero ante el bueno de Karl. Tras no bajarse del carro ante unos duros problemas de salud ha conseguido enderezar una nave que, hace pocas semanas, parecía quedarse sin gasolina. Más tras los traspasos de febrero, con la salida de los dos líderes del equipo (Anthony y Billups), los Nuggets parecían avocados a salir de los puestos de playoffs o, en el mejor de los casos, pelear por el último lugar de acceso a los mismos. Nada más lejos de la realidad, el rendimiento del equipo ha aumentado. Consiguiendo que las nuevas piezas, como Felton o Chandler, aporten desde el primer día Karl parece tener un conjunto de increíble regularidad, del que sabes que puedes esperar y que está perfectamente cohesionado. La unión hace la fuerza y, si tienen tanta confianza en ellos mismos como aparentan, Denver puede ser una opción a tener en cuenta en el Oeste.

😆 MATRÍCULA DE HONOR

“Diez”: Los Ángeles Lakers. Tras un inicio de año plagado de dudas, malos partidos, declaraciones incendiarias de jugadores y directivos, Phil Jackson lo ha vuelto ha conseguir: llegan a la parte definitiva del año en su mejor momento. Bryant tiene molestias físicas, pero sigue metiendo cuarenta por noche; Gasol, tras un par de meses a nivel discreto, vuelve a coger tono; Bynum parece encontrarse en el mejor momento de su carrera y Odom siempre aporta ese punto de genialidad. Los demás siguen subiendo el nivel, y ya nadie desentona. La llegada de Barnes ha posibilitado una reducción de minutos de Artest, que a su vez más descansado (y presionado en la rotación) ha subido exponencialmente sus números. Las sensaciones son perfectas. Es un equipo que ya lo ha ganado todo, donde cada uno de los integrantes sabe que esperar de los demás, y se encuentran en una situación que ya han vivido. Pueden tener más presión que otros, pero porque ya han salido vencedores muchas veces. Y que nadie nos engañe con tríos de Florida ni equipos texanos cuyos mejores momentos han pasado: si Los Ángeles no lo vuelve a conseguir, será una sorpresa.

Fuentes de las imágenes:
www.solobasket.com

Dejar respuesta