Las notas de la semana. Recta final de Regular Season

1
285

Entramos en la última etapa de la temporada regular de la NBA, aquella que comienza con la fecha límite para realizar traspasos en la liga. Ahora todas las cartas están sobre la mesa, y aunque se puedan seguir reforzando los equipos con jugadores cortados o pseudo-retirados, son las actuales plantillas las que se disputarán el anillo. Últimas días que han dado intercambios relevantes, como el de auténticas estrellas como Carmelo Anthony o Deron Williams, acompañados de otros de menor importancia. Tras un All Star en Los Angeles decepcionante (¿y cuál no lo es?), pasamos a otorgar nuestras tradicionales calificaciones.

😳 MUY DEFICIENTE

“Cero”: Michael Jordan (Charlotte Bobcats). Claro ejemplo de que ser un maravilloso jugador, seguramente el mejor de todos los tiempos, no es ningún aval para ser un buen directivo. Como máximo responsable de esta franquicia, y también en su momento de los Wizards, cuenta todos sus movimientos por fracasos. Da la impresión de que siempre quiere reconstruir las plantillas, esperando a dos o tres años vista, pero debe recordar que el deporte es presente, y está fracasando. Si no se llamará así, habría estado en la calle mucho tiempo atrás. Su último intercambio, enviando a Oregon al único All Star de la historia de los Bobcats, el completo alero Gerald Wallace, a cambio de nada es simplemente incomprensible. Jordan se encuentra sin objetivos, sin rumbo, dando tumbos.

“Uno”: Deron Williams (New Jersey Nets). Un conflicto con su entrenador, el mítico Jerry Sloan, dio con este último en la calle tras mas de cuatro lustros sirviendo al equipo de Salt Lake City, dejando toda la responsabilidad en el portentoso base de Illinois. Sin embargo pocos días después fue traspasado a los Nets, un equipo en reconstrucción, con un proyecto un tanto difuso. La papeleta para Williams es complicada: debe erigirse como líder de un proyecto poco sólido o verá pasar sus mejores años como deportista en un conjunto gris y sin aspiraciones. Este año le tocará ver los playoffs desde casa.

“Dos”: Rip Hamilton (Detroit Pistons). Presunto responsable del motín organizado por los veteranos en la Motown, la temporada de Hamilton es para olvidar. Lastrado por las lesiones y sin la confianza del entrenador, apenas ha gozado de minutos y su importancia en el equipo (y en la liga) ha ido bajando progresivamente. Su intento desesperado por buscar una salida y disfrutar del juego en sus últimos años de carrera ha sido brusco y poco acertado, injusto para una afición que siempre le apoyó: no debe olvidar que antes de llegar a Detroit, él no era nadie más que un descarte de MJ en Washington.

🙁 NECESITA MEJORAR

“Tres”: Baron Davis (Cleveland Cavaliers). Otro jugador con problemas. Tras un inicio de temporada con problemas físicos y superado por el rookie Eric Bledsoe, Davis era incapaz de enlazar un par de partidos buenos seguidos. Criticado por la junta directiva angelina y por un sector de la afición, que nunca vio en él al hombre que deslumbró en Oakland, fue finalmente enviado al peor equipo de la liga, Cleveland Cavaliers, donde su rol tampoco está muy claro hasta el momento. Es probable que adopte un papel marginal, ya que el equipo tiene una clara apuesta en la posición de base con Ramon Sessions. No resulta indiferente cambiar California por Ohio (y no solo a nivel deportivo), estamos ante el declive definitivo de un excelente y explosivo jugador.

“Cuatro”: Ron Artest (Los Angeles Lakers). Uno de los problemas de los Lakers para esta temporada era poder asumir el éxito de la pasada campaña, un segundo anillo consecutivo podía saciar el hambre de Kobe, Pau u Odom. Sin embargo esta falta de ambición se aprecia más en un hombre que solo estuvo la pasada temporada (y con un rendimiento notable a final de curso), como Ron Artest. Siendo importante en la consecución de un título (ni en sus mejores sueños se hubiera visto en una película similar), Artest ha bajado mucho sus prestaciones, tanto a nivel ofensivo como en intensidad defensiva. Con la lesión de otro perro de presa como Matt Barnes, es necesario que Ron mejore sus prestaciones para que el equipo vuelva a optar a competir con los mejores. Y es que los Lakers desde hace años siempre se quedan un poco cortos en la posición de tres.

😕 APROBADO

“Cinco”: Joe Johnson (Atlanta Hawks). Nuevamente All Star, el mortal tirador de Arkansas sigue aportando lo que se espera en Atlanta. Y seguramente ese sea el problema, que no sube un nivel más en su rendimiento, aquel que le permitiría a su equipo ser una verdadera opción en su conferencia. Los Hawks son un equipo sólido y duro, difícil de batir en Georgia y algo más vulnerables fuera, pero que sigue sin dar ese paso adelante para dificultar a los grandes el acceso a las rondas finales. Ahora mismo parece complicado que Atlanta pueda poner en serias dificultades a equipos como Celtics, Bulls, Magic o Heat. Y alcanzando la madurez deportiva jugadores como Joe Johnson, Jamal Crawford o Josh Smith, su tiempo se está terminando.

“Seis”: Chris Paul (New Orleans Hornets). El pequeño base de New Orleans está realizando una notable campaña. Seguramente no sea el más espectacular y explosivo (y más tras la llegada de la nueva hornada con Wall o Westbrook), pero su liderazgo está fuera de toda duda. No éramos pocos los que pensábamos que los Hornets se desinflarían rápidamente tras su fulgurante inicio. No obstante, no ha sido así, y parecen claros aspirantes a ostentar una de las últimas plazas de playoffs del Oeste. Y en todo ello tiene gran importancia Paul, hombre orquesta del conjunto de Luisiana.

🙂 NOTABLE

“Siete”: Grant Hill (Phoenix Suns). Los Suns es un equipo que cae bien. Desde que pasó por allí D’ Antoni su propuso un modelo innovador de juego, similar al que se practicaba en los ochenta, de transiciones rápidas y juego desenfadado. No queda mucho ya de ese patrón de actuación, concepción de entender el baloncesto, salvo su líder y máximo exponente, Steve Nash. Y con él, otro ilustre veterano, Hill. Sobre las espaldas de estos hombres se sustenta el presente de un equipo que aspira a entrar en las rondas finales por el título. Ya ahí no tendrían muchas opciones, quizá ninguna, pero a los viejos aficionados nos gustaría presenciar las postreras batallas de estos gladiadores de la cancha. Hill, por ejemplo, se bastó para anotar 34 puntos con 38 años bien cumpliditos en la victoria ante Indiana. Impresionante.

“Ocho”: Tom Thibodeau (Chicago Bulls). Encargado de organizar todo el entramado defensivo de los Celtics en el último lustro, existían muchos escépticos que tildaron de error su contratación por los Bulls. No han sido pocos los casos de asistentes de gran reputación que han sucumbido y claudicado en el puesto de entrenador jefe. Sin embargo Thibodeau parece muy asentado en el cargo. Ha conseguido dotar a los Bulls de cierta consistencia atrás, de la que adolecían en años anteriores, pero sin imponer un ritmo lento y pausado. Con Rose como maestro de ceremonias y Carlos Boozer como perfecto complemento, Thibodeau ha creado un conjunto donde cada uno tiene muy clara su labor, con auténticos especialistas. En una conferencia donde siempre se habla de otros, los Bulls pueden ser la verdadera alternativa.

😀 SOBRESALIENTE

“Nueve”: Boston Celtics. Con una rotación interior muy mermada por la lesión de Shaq y Jermaine O´Neal, asombra ver la tremenda regularidad del equipo de Boston, por el cual parecen no pasar los años. Excepcional aportación de Pierce, Allen o Rondo, aunque eso ya no es noticia. Líderes en el Este, sin apenas cometer fallos, se han movido en el mercado con astucia para completar su plantilla con Nenad Krstic, un hombre siempre útil por su buena mano, y especialmente con Jeff Green, un todoterreno que puede ocupar las posiciones de tres y cuatro y que dotará al equipo de Massachusetts de la profundidad necesaria para optar a un nuevo título.

😆 MATRÍCULA DE HONOR

“Diez”: Kevin Love (Minnesota Timberwolves). No suelo otorgar grandes calificaciones a jugadores de equipos perdedores, ya que sus números están en cuarentena al encontrarse en el fondo de la clasificación. Sin embargo, el caso del ala-pívot de los Wolves es para nota. Superando el record histórico de dobles-dobles consecutivos que ostentaba Moses Malones, Kevin Love quedará ya por siempre inmortalizado. Y solo tiene 22 años. Sus números, de otra galaxia: 21 puntos, 15´5 rebotes, 42% en tiros de tres u 86% en libres para liderar la liga en valoración con casi 29 de calificación. El futuro es suyo.

Fuente de las imágenes:
www.solobasket.com

1 Comentario

  1. alberto, me sorprende esto que te voy a decir, pero la verdad es que se te van viendo maneras periodisticas serias…y no sabes que duro decirte un piropo…jajajaja

    Bastante buen articulo, puntuando, siempre desde tu punto de vista, a los bluffs de la nba y tambien a los destacados…

    desde mi punto de vista te falta un huequecillo para derrick rose, pero bueno…en general la clasificacion esta bastante bien.

Dejar respuesta