Las notas de la semana. Del Estudiantes al Fuenlabrada

0
177

Durante los próximos meses analizaremos la actualidad baloncestística de una manera diferente. A modo de calificaciones del uno al diez, como obteníamos en el colegio, evaluaremos a todos aquellas personas involucradas en el mundo de la canasta, tanto de la Liga española como de la NBA, sin olvidar a la prestigiosa Euroliga y demás competiciones continentales. Entrenadores, jugadores, equipos, dirigentes, incluso árbitros: todos pasarán un riguroso examen y obtendrán una nota justa según sus actuaciones.


MUY DEFICIENTE.


“Cero”: Asefa Estudiantes. Como si de un castillo de naipes se tratara, toda la ilusión que generó el equipo colegial el pasado curso se ha venido abajo. La venta de su mayor aval al eterno rival, Carlos Suárez, unida a una extraña planificación del equipo donde ninguno de los fichajes está dando resultado, han puesto a Luis Casimiro en una difícil situación. Con cuatro derrotas en los mismos partidos y sin ningún jugador que genere sus propias opciones de canasta, los nervios están empezando a apoderarse de la afición estudiantil. El nombre de Josh Asselin ya ha salido a la palestra como posible cabeza de turco por este mal inicio.

“Uno”: Novica Velickovic (Real Madrid). Tras estar a un gran nivel en el pasado campeonato del Mundo de Turquía, la realidad del balcánico con Messina es bien diferente. Sin apenas minutos, y con un rendimiento francamente sospechoso en éstos, sus números son preocupantes. Posiblemente su indefinición entre los puestos de alero y ala-pívot le están perjudicando. Aireando sus problemas con la prensa y no peleando en la cancha difícilmente remontará la situación; no obstante, debe centrarse porque lo tiene todo para triunfar y recuperar, así, las sensaciones de las que disfrutaba hace poco más de un año en Belgrado.

“Dos”: Ricky Rubio (Regal Barcelona). Al igual que en el caso de Novica, parece un jugador superado por las circunstancias y las expectativas. Acaba de cumplir veinte años (aún joven, pero no tanto) y da la sensación de que hace dos o tres años jugaba mejor. Sus porcentajes de tiro en el inicio de Liga son ridículos (5 de 25 en tiros de campo) y da la impresión de que el Barça juega más fluido con Sada que con él. La derrota ante el CAI debe suponer un punto de inflexión para Ricky y para el equipo. Son buenos, pero los demás también juegan.


NECESITA MEJORAR.


“Tres”: Dusko Vujosevic (CSKA Moscú) . El excepcional entrenador serbio del CSKA debe ajustar ciertos parámetros en su nuevo equipo. Cierto es que los rusos no suelen iniciar a tope sus participaciones en Euroliga, pero su derrota en casa en la primera jornada ante un equipo de segundo nivel como el Armani Jeans Milano no debe repetirse. Dusko tiene un importante reto, ya que debe mantener en la élite europea a un grupo de jugadores (Langdon, Holden, Siskauskas o Smodis) cuyo mejor momento seguramente ya haya pasado. Difícil reto.

“Cuatro”: Power Electronics Valencia. Acuciado por las bajas en estos primeros momentos de la temporada, el inicio de año del equipo taronja no ha sido del todo alentador. Un balance de 1-3 en ACB, unido a la primera derrota en casa en Euroliga, no es positivo y es necesario que cambien el rumbo de las cosas para no verse en una dinámica negativa demasiado pronto. Parece necesario que Víctor Claver tome más responsabilidades de una vez y que hombres importantes como Omar Cook o Savanovic den un paso adelante.


APROBADO.


“Cinco”: Carlos Cabezas (CAI Zaragoza). Siempre es buena noticia que uno de los mejores bases españoles en los últimos dos lustros vuelva a nuestra Liga. Un aliciente más para disfrutar de la segunda mejor competición de baloncesto del planeta. Sin embargo, resulta extraño ver que, un jugador con el cartel de Carlos, pretendido por media Europa, termine en un conjunto recién ascendido. Sin desmerecer al equipo de Zaragoza, competitivo y con gran afición, parece evidente que Cabezas ha optado por un reto menor y menos ambicioso que años anteriores.

“Seis”: Sergio Scariolo (BC Khimki). Bien situado en la liga rusa y solventando satisfactoriamente su primer envite de Euroliga frente al equipo polaco de Asseco Prokom, el entrenador italiano se encuentra en una situación estable. Poco después de haberse clasificado para la máxima competición continental al conseguir una de las dos plazas vacantes en el mes de septiembre, su BC Khimki sigue un ritmo regular y sin sobresaltos, con una dirección pausada y correcta desde la banda, justo lo contrario que sufrimos los aficionados españoles cuando dirige a nuestra selección.


NOTABLE.


Siete”: Caja Laboral. Serio y competitivo, como su entrenador Ivanovic, así siempre se muestra el conjunto vasco en los inicios de temporada. Con un San Emeterio superior y un incisivo Logan (también parece que por fin despierta el gigante Barac) el equipo tiene la complicada tarea de hacer olvidar a Splitter. Si consiguen involucrar a las nuevas adquisiciones (Haislip se lesionó pronto y Bjelica aun no goza de la confianza de Dusko), ésta puede ser una buena temporada para el equipo vitoriano.

“Ocho”: Rudy Fernández (Portland Trail Blazers). Superando una situación insostenible, Rudy ha vuelto a demostrar que es un jugador hecho de otra pasta. Con su entrenador en contra y distante, los aficionados silbándole y sin mostrarle apoyo, con un agente que tampoco se muestra acertado en sus declaraciones públicas…y aun así Rudy ha conseguido completar una pretemporada de gran mérito, promediando 12 puntos en 21 minutos con más de un 50% de porcentaje en triples. Nadie sabe si será traspasado, si el propietario de los Blazers le liberará para concederle de este modo su mayor deseo, pero lo que resulta evidente es que Rudy es un gran profesional, que pondrá todo de su parte para el buen funcionamiento colectivo y que su valor como jugador es incuestionable.


SOBRESALIENTE.


“Nueve”: Blancos de Rueda Valladolid. Increíble rendimiento de una plantilla teóricamente ideada para subsistir; con uno de los presupuestos mas ajustados de la liga, “Porfi” Fisac (un auténtico estudioso del baloncesto) ha conseguido colocar al conjunto vallisoletano en la parte noble de la clasificación. Rendimiento coral de todos sus hombres, siendo imposible destacar a uno por encima del resto y demostrando que el baloncesto; aunque algunos se empeñen en llevar la contraria: es un deporte de equipo.


MATRÍCULA DE HONOR.

“Diez”: Salva Maldonado (Baloncesto Fuenlabrada). Muy cerca de haberse colocado 4-0 estuvo su equipo, tanto como si el último tiro del partido de Davor Kus hubiera entrado. El milagro de todos los años, un conjunto que muchas veces tiene que partir de cero para consolidarse año tras año como una realidad en nuestro panorama baloncestístico nacional. Maldonado saca todo el partido posible a una plantilla que combina veteranía (con gente como Salva Guardia o Lubos Barton) con juventud (Rabaseda o Ayón). Su excepcional labor le permitirá a su equipo, cuanto menos, pasar el año sin las tensiones y preocupaciones que genera la parte baja de la tabla.


Fuente de la imagen:
www.solobasket.com

Dejar respuesta