Las notas de la semana. Cuartos de final Playoffs 2011

0
199

Dos a cero. Resultado unívoco en todas las eliminatorias por el título en los cuartos de final. Partidos generalmente decantados y sin emoción, con un dominador fijo. Ninguno de los perdedores ha podido forzar un tercer partido, lo que ha supuesto un duro golpe para los aficionados neutrales que buscábamos emoción. Y no pintaba mal: el histórico Unicaja desafiaba al líder, dos equipos teóricamente intratables en casa (Fuenlabrada y Gran Canaria) jugaban contra otros que no habían sido regulares fuera de ella todo el año, mientras que el cuarto emparejamiento presentaba a priori un resultado incierto. Pues ni por esas. Todas las eliminatorias se decidieron por la vía rápida: dos a cero. Seguramente la ACB debería replantearse el formato, ya que no es el primer año que ocurre; tras una tediosa e interminable fase regular, se liquidan los partidos decisivos en apenas un par de semanas. El propósito de la federación, sin duda, es convertir cada uno de estos encuentros en una autentica final a muerte. Hacer que menos sea, en el fondo y por ello, más. Pero la apuesta no está saliendo bien al reducir las eliminatorias al ganador de dos partidos. Para los que verdaderamente amamos el baloncesto, siempre más es más. Y este caso ha salido rana: menos es…menos.

😳 MUY DEFICIENTE

“Cero”: Gerald Fitch (Unicaja). En realidad cualquier jugador de Unicaja podría ocupar esta posición, ya que su oposición al Barcelona ha sido mínima, ofreciendo una imagen indigna y muy por debajo de lo esperado. Desde la sombra de McIntyre, a la peor versión de Garbajosa. Sin embargo los números y sensaciones de Fitch son lo que más llama la atención. Acostumbrados a su egocéntrico y egoísta participación, con un anárquico juego, suele ofrecer sin embargo pinceladas de calidad y momentos de magnífico acierto. Su balance en estos dos partidos es de 5 de 28 en tiros de campo, lastrando cualquier opción de su equipo con unos porcentajes difícilmente justificables. A veces es casi mejor esconderse, porque cada jugada empeoraba la imagen de un hombre que ha demostrado no estar a la altura para poder competir entre los más grandes. Es posible que su sitio no esté en la pseudoliga turca, pero tampoco en un conjunto que aspira a algo importante en España.

“Uno”: Leo Mainoldi (Fuenlabrada). Era el jugador en activo que más partidos de liga regular había disputado sin haber podido jugar ni uno solo de playoffs. Y sin duda hubiera sido mejor que esto siguiera así, ya que Mainoldi no recordará con agrado su primera experiencia en postemporada. Tras una campaña más que digna, ofreciendo un rendimiento especialmente alto tras la salida de Batista y estando muy acertado en el tiro exterior, Leo se ha dejado comer terreno por todos los pívots madridistas. Le han superado las circunstancias y la responsabilidad. Presentando valoración negativa en ambos partidos, fruto de un total de 2 de 15 en tiros de campo, ha dejado muy solo a Gustavo Ayón en su lucha contra las torres rivales. Debe aprender de la experiencia y concienciarse de que tiene la suficiente calidad como para disputar estos partidos, creyendo en sus cualidades.

“Dos”: Carlos Suarez (Real Madrid). Una auténtica broma el rendimiento de Suarez en esta segunda fase de la campaña. Tras terminar la temporada regular como un fantasma, sin dejarse ver en multitud de partidos, las sensaciones no han cambiado en los primeros choques de postemporada. Más bien se han agudizado. Contra un equipo cuyos aleros apenas llegan al 1´90 de estatura, Suarez ha sido incapaz de postear ni una sola vez. Todos sabemos que no es un jugador llamativo, de esos que anotan veinte puntos por noche, pero su mediocridad está llegando a niveles desorbitados, y ya pocos madridistas confían en él. Jugando de este modo no debería estar este verano con la selección, si bien el paupérrimo rendimiento de Claver (aunque el valenciano tiene la disculpa de la lesión), puede ayudarle. Su enfrentamiento contra Mumbrú en semifinales puede dejarle en evidencia. Al tiempo.

🙁 NECESITA MEJORAR

“Tres”: Omar Cook (Power Electronics Valencia). Valencia ha sido el único cabeza de serie que ha caído en cuartos de final, y lo cierto es que no se le puede echar en cara individualmente a ninguno de sus hombres la derrota. Todos han estado ligeramente por debajo del nivel ofrecido semanas atrás y Bilbao Basket, lobo con piel de cordero, ha sabido aprovechar estas circunstancias. Sin embargo ha sido Cook, líder espiritual de este equipo, el que ha tomado las malas decisiones en los momentos decisivos. Fallos tontos en ocasiones, como perder la bola en un saque de fondo, o entradas alocadas sin rebote que terminan mal. Ha salido perdiendo en su enfrentamiento con Jackson, que ha manejado el tempo de los partidos a su antojo. Por ello Cook, que ha liberado su contrato con Valencia para la próxima temporada, puede ser claro exponente de la disolución de un equipo que, tras enmendar un pésimo inicio de año, se ha quedado con las manos vacías y con la sensación de haber dejado escapar una oportunidad que tardará en repetirse.

“Cuatro”: Jaycee Carroll (Gran Canaria 2014). Incluido en el mejor quinteto de la competición en temporada regular de manera justa tras muchas exhibiciones individuales, Carroll tampoco ha sido la referencia que esperaban en las islas durante estos playoffs. Maniatado por la buena defensa de los exteriores de Dusko Ivanovic, Jaycee ha tenido que delegar más posesiones de las deseadas en sus compañeros, que estaban (mal) acostumbrados a que el mormón decidiera. Su periplo por Canarias parece haber llegado a su fin, y ya se habla de que grandes potencias como Real Madrid o Barcelona pueden estar interesadas en contratar sus servicios para años venideros. A mí particularmente me genera dudas. Es un excelente anotador, pero su aclimatación a un conjunto con mayores objetivos no será fácil, ya que está acostumbrado que todo el juego gire en torno a él. Y no sabemos nada de su hambre competitiva, de su entendimiento del juego en partidos de máxima tensión. Y conocemos casos similares recientes, como el de Clay Tucker, que no invitan al optimismo…

🙄 APROBADO

“Cinco”: Brad Oleson (Caja Laboral). Irregularidad. Con esa palabra se pueden definir los dos años del jugador de Alaska en Vitoria. De tremendo potencial como demostró años atrás en Fuenlabrada, Oleson parece incapaz de encadenar varios partidos suyos a buen nivel. Pero claro, cuando lo hace es un hombre capaz de cambiar el sino de los encuentros. Su próximo enfrentamiento con Navarro, al que tendrá que atar en corto, puede ser decisivo para el devenir de la serie, ya que se antoja vital parar a Juan Carlos para que Caja Laboral tenga opciones. Con Logan fuera de la rotación, solo Oleson parece preparado para ello. Capaz de lo mejor y de lo peor, no sería la primera vez que consigue hacerlo.

“Seis”: Salva Guardia (Fuenlabrada). De modo honorífico, dedicamos esta calificación (que perfectamente podría ser un 10) a Salva Guardia. Uno de los pívots más duros y batalladores de la ACB nos deja. Su retirada dejará al Fuenlabrada sin uno de sus estandartes de la última década, un hombre todo corazón que se ganaba cada céntimo de su salario en la pista a base de sudor y esfuerzo. Siempre motivado (quizá en exceso), todo interior de la liga temblaba solo al saber que sería defendido por Salva. Su rendimiento en la serie ha sido correcto, dando relevo a un extraordinario Ayón. Seguramente el mexicano ha aprendido muchas cosas sobre baloncesto de Guardia durante estos años. Como todos. Solo podemos agradecerle cada segundo de su inmensa dedicación, y desearle suerte en un futuro que seguramente seguirá ligado al mundo de la canasta. Hasta pronto.

😉 NOTABLE

“Siete”: Axel Hervelle (Bizkaia Bilbao Basket). Complicado destacar a alguien de un bloque tan sólido como el bilbaíno, Axel es por méritos propios uno de esos jugadores que todo entrenador quiere en su equipo. O casi todos, porque Messina se empeñó en rescindir el contrato de uno de los hombres que mejor ha sintonizado con la grada madridista. No es Hervelle un jugador de revanchas, que vaya a disfrutar haciendo daño al Real Madrid, pero lógicamente se le presenta una oportunidad única para demostrar que se equivocaron con el lamentable tratamiento con el que despidieron a un jugador que lo dio todo por la elástica blanca. El belga, que ha mejorado sus prestaciones conforme avanzaba el año, se encuentra en un momento dulce, mejor que nunca en el lanzamiento de media distancia y aportando su habitual garra en la cancha. Seguramente minimice el efecto Reyes, son tan duros que se eclipsarán, y eso (aparentemente deseado por la cúpula directiva, que menos querrían que un descarte suyo les apeara de la final) puede ser un arma de doble filo para un Madrid sin demasiados efectivos ofensivos en la pintura.

“Ocho”: Erazem Lorbek (Regal Barcelona). Poco tiene que ver el esloveno con aquel jugador que ficho ya bastantes años atrás el Unicaja para paliar las bajas de Santiago y Garbajosa. Seguramente nunca haya sido tan determinante y contundente en la pintura como el primero, ni haya desarrollado un tiro exterior tan efectivo como el madrileño, pero Erazem ha vuelto y eso es una gran noticia para el Barcelona. Su primera victima ha sido el equipo que apostó por él en el pasado, y lo cierto es que ninguno de sus interiores ha podido hacerle sombra. Lorbek, reputado pianista y hombre de cuidada educación, es un jugador de infinitas posibilidades en ataque y tiene una dura papeleta en semifinales: enfrentarse a un jugador eminentemente exterior como Teletovic, rápido y con bote. Aunque hay muchas variables en una eliminatoria así, si Erazem no sale muy perjudicado de este duelo (y no tiene porque hacerlo), Regal Barca tendrá muchas opciones de pelear por el título hasta el final.

😛 SOBRESALIENTE

“Nueve”: Sergi Llull (Real Madrid). Criticado y vilipendiado en esta sección en más de una ocasión, aunque nunca poniendo en duda su esfuerzo y compromiso con el grupo, Llull ha vuelto a demostrar que puede ser decisivo en determinadas circunstancias. Contra un equipo muy inferior físicamente y corto en centímetros como Fuenlabrada, centrado en contener el torrente ofensivo de los interiores blancos, el escolta comprendió que debía atacar el aro con convicción ya que la defensa no estaría tan preocupada en él. Craso error porque Llull, que ante una oposición fuerte e inteligente puede verse avocado a bajos porcentajes, es un jugador que siempre debe estar controlado debido a su potencia y velocidad. Sergi consiguió cambiar el devenir de ambos partidos en la primera parte, cuando peor pintaban las cosas para el Real Madrid, a base de casta y acierto en el lanzamiento de tres puntos. El choque contra BBB será complicado pero Llull, hombre tremendamente mental, parece llegar con las pilas cargadas.

😆 MATRÍCULA DE HONOR

“Diez”: Mirza Teletovic (Caja Laboral). Magistral lección de fundamentos baloncestísticos del jugador bosnio en estos cuartos de final, especialmente en un primer partido que dinamitó él solo a base de canastas lejanas e imposibles. Ante hombres de similares características y estilo de juego como Nelson o Judson Wallace, Teletovic ha demostrado que hoy por hoy está muy por encima del resto de cuatros abiertos de la competición. Cada día menos irregular, forma un tándem perfecto con un Stanko Barac que ha recuperado la solidez. Rebosante de confianza, parece el hombre a parar por parte del Regal Barça en las semifinales, por encima de Huertas o San Emeterio.

Fuente de las imágenes:
www.solobasket.com

Dejar respuesta