Las notas de la semana. ACB post-Messina

0
218

La ACB no será lo mismo sin Messina. Resulta evidente. Sin entrar en el delicado tema de quien tiene la culpa de su dimisión, si es cobardía o imposibilidad de cambiar el rumbo de una complicada situación, lo cierto es que el adiós de Ettore supone la salida de un referente internacional para nuestra competición, de un hombre que lo ha ganado todo. El Real Madrid debe ser el gran afectado en esta situación, afrontando la parte decisiva de la campaña con cierta inestabilidad y dudas. Por lo demás, la temporada regular sigue su curso. El descenso parece cada vez más claro, mientras que las últimas posiciones de entrada a los playoffs están realmente caras. Analicemos toda esta situación con nuestras habituales calificaciones.

😳 MUY DEFICIENTE

“Cero”: Paco Olmos (Menorca Básquet). Colista en la tabla, parece que ya ni un milagro permitirá salvar la temporada al conjunto balear. Tras un comienzo de año esperanzador, el equipo ha ido de menos a nada. Sus últimos partidos reflejan cierta desidia, aceptación del futuro traumático que esta por llegar. Y ahí Olmos tiene cierta culpa, incapaz de transmitir carácter a su conjunto. Y aunque la plantilla no es muy profunda ni está especialmente sobrada de calidad, el joven preparador valenciano ha naufragado en la atribución de competencias, en marcar ciertas jerarquías y definir galones. Cualquier aficionado sabía que, para que este equipo tuviera opciones de salvación, debía potenciar las cualidades de Jakim Donaldson, una auténtica bestia del baloncesto FEB; sin embargo, Jakim ha sido uno más, mientras que jugadores más mediocres y menos resolutivos como Limonad o Victor disponían de mayor protagonismo. Directos a la división de plata del baloncesto, deben cambiar cosas en Menorca, ya que para ninguna organización es positivo ascender y descender cual montaña rusa.

“Uno”: Ricky Rubio (Regal FC Barcelona). Cuesta abajo y sin frenos, el rendimiento del base del Masnou pasa por uno de sus peores momentos. Superado en la rotación en el último mes y medio clarísimamente por el regular Víctor Sada (y en ciertos momentos incluso por Lakovic), se empieza a poner en cuestionamiento su meteórico futuro. Declaraciones como las de Marc Cuban, que seguramente no le ha visto jugar más de cinco minutos, le hacen mucho daño. Rubio es un jugador diferente, pero hoy por hoy no marca las diferencias que se le presumían hace años. Presentando unos porcentajes de tiro calamitosos (38% en tiros de 2, 23% en tiros de 3), perdiendo más balones de los que recupera y dando por primera vez momentos de absoluta frustración con su juego e incapacidad en la toma de decisiones, Ricky debe replantearse su futuro. Entrenar, trabajar, dejarse de anuncios y mentiras que tanto mal le han hecho. Si no se pone las pilas, será una eterna promesa.

“Dos”: Martinas Andriuskevicius (Meridiano Alicante). Típico exponente de ese grupo de jugadores que, sacando una cabeza a sus rivales, se hacen pequeños cerca del aro. Rondando los 2´20, resulta complicado pasar tan inadvertido como lo hace el lituano en muchos de los partidos. Obsesionado con el lanzamiento exterior, a pesar de no tener buena mano, parece avocado a una existencia anodina en nuestra liga. Es uno de los principales culpables de que su equipo, virtualmente salvado tras un inicio de campaña deplorable, no cuente con absolutamente nada de juego interior.

😕 NECESITA MEJORAR

“Tres”: Dusko Ivanovic (Caja Laboral). Igualando una de las peores rachas fuera de casa de la historia del Baskonia, Dusko Ivanovic parece un tanto descentrado esta temporada. Algo más tranquilo en el banquillo, sigue dando señales equívocas a muchos de sus jugadores. Hombres como Logan o Barac pasan de tener treinta minutos un día, a solo disputar cinco en otro. Tampoco parece animado a potenciar su juego interior dando entrada a la vez al croata con Esteban Batista, haciendo que un desacertado Teletovic tenga que jugar más de lo que debería. Con una trayectoria irregular en liga, será su enfrentamiento contra Maccabi el que determinará el éxito o fracaso de esta temporada. Y si todo sale mal, quizá los cartuchos de Dusko estén empezando a acabarse.

“Cuatro”: Clay Tucker (Real Madrid). Duramente cuestionado por la grada madridista, Tucker ha demostrado lo que muchos escépticos pensaban: no es el extracomunitario que necesitaba el equipo. Excelente anotador de rachas para un equipo pequeño que dependa exclusivamente de él, no ha sido capaz de amoldarse a la estructura de un conjunto de máxima exigencia, dando la sensación de jugar por libre en cada momento. Realmente no ha mejorado el rendimiento de Louis Bullock, ni en implicación ni en acierto de cara al aro, presentando un porcentaje inferior al 37% en tiros de campo. Con todos los excelentes anotadores americanos del mercado (el primero de ellos Alan Anderson, que se le ofreció en verano al Real Madrid), parece increíble que hayan fichado tan terriblemente mal.

🙄 APROBADO

“Cinco”: Pablo Aguilar (CAI Zaragoza). Jugador de infinitas posibilidades, resulta pavoroso que haga su primer partido decente en todo el año a la altura de la jornada 25. CAI remodeló la plantilla para aspirar a una de las últimas plazas de la postemporada, y aunque al menos no están pasando apuros, han fracasado en ese objetivo. Los principales culpables pueden ser Aguilar y Quinteros, líderes del equipo que han dado un rendimiento menor al esperado. En el caso de Aguilar, todos los aficionados españoles esperamos su evolución, ya que muchos vemos en él un estupendo futuro complemento para la selección de nuestro país. Sin embargo parece encasillarse gratuitamente en la figura de ala pívot tirador, cuando todos sabemos que vale para mucho más. Sin presiones ni altas expectativas por la clasificación, debe aprovechar estas últimas jornadas para elevar sus prestaciones y optar, al menos como invitado, a ayudar al combinado nacional de cara al próximo Campeonato de Europa en Lituania.

“Seis”: Joan Plaza (Cajasol). Poco a poco se va enderezando la nave sevillana, que tras un inicio dubitativo de temporada parece ir poco a poco encontrando el rumbo. Bastante que ver tiene en ello Plaza, un entrenador inteligente, que sabe lo que quiere, un buen estratega en el apartado defensivo. La recuperación de Calloway, representación de su entrenador en pista, será clave para abordar los encuentros decisivos que posiblemente permitan entrar a los andaluces en playoffs, así como disputar la F4 de la Eurocup. Hay materia prima para alcanzar ambos objetivos. Con Paul Davis como jugador dominante en Europa, y un Bullock cada vez más regular en su rendimiento, la tarea de plaza será dar consistencia a una rotación algo corta de efectivos y especialmente subir las prestaciones de Mindaugas Katelynas, muy por debajo del nivel esperado tras su flamante fichaje el pasado verano.

🙂 NOTABLE

“Siete”: Aaron Jackson (Bizkaia Bilbao Basket). Pocos esperaban que el menudo base de Duquesne fuera tan resolutivo desde el primer año. Jugador joven, claro proyecto de futuro del club bilbaíno tras dos temporadas de aclimatación a Europa en Antalya y Canadian Solar Bologna, ha mostrado una madurez impropia de su edad. Con buenos porcentajes en el tiro y sin cometer locuras en el juego en estático, Jackson parece un jugador que puede rendir desde este momento en cualquier equipo de la segunda mejor liga de baloncesto en el mundo. Y pocos bases extracomunitarios de 24 años pueden decir lo mismo. Su sitio está en la ACB.

“Ocho”: Gerald Fitch (Unicaja). Pequeño e individualista escolta, muchos considerábamos que no era el jugador adecuado para un equipo grande, ya que requiere de muchos tiros y protagonismo. Unicaja, equipo de primera fila europea, decidió apostar por él cuando la temporada empezaba a tener tintes trágicos…y la apuesta parece haberles salido bastante bien. Muy implicado en tareas a priori ajenas para él, como la carga del rebote ofensivo, le han convertido en un interesante complemento para el conjunto malagueño, que encuentra en el jugador formado en Kentucky a un perfecto desatascador cuando hay momentos de parón en la producción ofensiva. Con toda la confianza de Chus Mateo, Fitch cuenta casi todos sus partidos por exhibiciones, y eso aúpa a Unicaja a las posiciones de pelea por el título. Veremos cuanto le dura.

😛 SOBRESALIENTE

“Nueve”: Gustavo Ayón (Baloncesto Fuenlabrada). Tras la salida de Esteban Batista del conjunto de Fuenlabrada, parecía evidente que el fornido interior mexicano debía tomar la batuta cerca del aro y suponer una amenaza en la pintura superior a la vista hasta la fecha. Ayón, aun muy joven, no se había visto en otra igual…y hasta el momento su respuesta ha sido magnífica. Intenso y sin apenas fallos de concentración, como siempre, Gustavo ha sumado a su repertorio diferentes movimientos al poste., explosivos y efectivos. Con la ayuda de Biyombo, todo corazón, los dos extracomunitarios del Fuenlabrada (que hace apenas un año dusputaban ambos LEB Plata) se han convertido en una revelación en la liga, un torbellino en ataque y defensa al que ya temen los equipos rivales. Si Ayón mejora su lanzamiento exterior y realiza un buen torneo panamericano, no es descabellado pensar su rápido desembarco en la NBA.

😆 MATRÍCULA DE HONOR

“Diez”: Nik Caner-Medley (Asefa Estudiantes). Espectacular mes de febrero y comienzo de marzo del vertical ala pívot de Maryland. Versatil, yendo al límite en cada una de sus acciones, Nik ha mejorado ostensiblemente sus números desde la lesión de Germán Gabriel, incluyendo un gran progreso en el tiro exterior fruto de una mayor confianza. No es el mejor defensor de la liga, tampoco el más inteligente sobre la pista, pero se gana cada euro de su sueldo con sudor en la cancha, y seguramente por eso ha calado tan bien en la afición estudiantil, ansiosa por encontrar nuevos referentes. Asefa Estudiantes, con buena dinámica en ACB y un duro compromiso en Eurocup, necesita en esta delicada tesitura la mejor versión de Caner-Medley.

Fuente de las imágenes:
www.solobasket.com

Dejar respuesta