¿Las mujeres pueden llegar a altos cargos?

0
135

Podemos soñar que algun día las mujeres puedan llegar a alcanzar las mismas condiciones laborales que los hombres, o debemos pensar que nosotras no estamos hechas para un puesto de responsabilidad? En este artículo lo desvelaremos.

Está claro que los altos cargos estan ocupados en su gran mayoría por hombres. No podemos negar que hombres y mujeres son diferentes, y las pruebas que se hacen en las empresas suelen exaltar las características masculinas como la confianza o la agresividad, y en eso las mujeres quedan relegadas. Si se diera más importancia a la reflexión, la empatía y la creatividad, está claro que las féminas saldrían ganando, pero el sistema está hecho a imagen y semejanza masculina. Los varones están biológicamente constituidos a despreocuparse más por los demás, mientras que nosostras la naturaleza nos diseñó con un” nosequé que queseyo” que hace que dentro de nuestras preocupaciones estén los demás, de una manera altruista, por genética. Ellos se obsesionan, ellas piensan panorámicamente y tienen en cuenta los problemas desde diferentes puntos de vista.

Según el psicólogo de Cambridge Simon Baron-Cohen, su regla de oro es  60:20:20. Entre los hombres, un 60% posee un cerebro masculino, un 20% un cerebro equilibrado, y un 20% un cerebro femenino. Las mujeres presentan las cifras inversas, con un 60% de cerebros femeninos. Estas diferencias tienen su origen en la genética. Por ejemplo, si se muestra a recién nacidos, con menos de 24 horas, un rostro humano y un objeto del mismo tamaño y color, los niños miran más tiempo al objeto y las niñas, a la cara.

¿Hay razones sociales o prácticas para mantener un equilibrio más equitativo? Sí. La primera es que los jóvenes necesitan algo más que instrucciones, también requieren mentores que sean capaces de escucharles y de enseñarles con comprensión. Comprender a las personas y obtener lo máximo de sus aptitudes es una cualidad femenina. La segunda es que los centros de trabajo serían más gratificantes y productivos. La motivación para trabajar duro y resolver problemas proviene del apoyo tanto como de la competitividad. Y la tercera es que los líderes deberían ser gente diversa, de modo que los jóvenes pudieran elegir entre modelos distintos.

La originalidad y la creatividad son inusuales, y no conozco ninguna prueba de que esos rasgos sean más frecuentes en un sexo. Mientras comparamos afanosamente a los candidatos, ¿nos acordamos de buscar esas cualidades? En la jungla competitiva lo más rentable es la agresividad y el talento para vender, dos cualidades típicas masculinas. Si buscáramos la originalidad y la perspicacia, creo que seleccionaríamos a más mujeres, y también a más hombres con cualidades femeninas. Así que no estoy defendiendo la discriminación positiva manifiesta: por el contrario, insinúo que dejemos de deslumbrarnos por la comedia y empecemos a seleccionar las cualidades que necesitamos realmente.

¿No creen que el alto cargo de llevar una casa, unos hijos, un marido y un trabajo, no demuestran que son capaces de lidiar con todo tipo de problemas y salir indemnde de una jungla diaria? Las mujeres son una gracia de Dios que puso en la Tierra para que las cosas funcionaran y para arreglar los problemas que causaban sus respectivos, por ello hay que darles la oportunidad de controlar el mundo, que sean ellas quien lleven el peso de las cosas importantes, y de esa manera puede ser que el mundo fuera mejor, un mundo con el que soñamos, un mundo que queremos. No pretendo que se destituyan todos los cargos masculinos, sino que estén arriba ni los hombres ni las mujeres, sinó las personas que se lo merecen por sus cualidades, los mejor adaptados para el cargo que se solicita, independientemente del sexo.

Tanto mujeres como hombres podrían aceptar que, pese a nuestras coincidencias, somos distintos por constitución, una diversidad que deberíamos ser capaces de celebrar y debatir abiertamente.

Fuente del texto:
www.almendron.com
Fuente de la Foto:
Google

Compartir
Artículo anteriorWorkgarden
Artículo siguienteFrío

Dejar respuesta