Las luces del Norte

0
203

En un mundo en el que las nuevas tecnologías avanzan a pasos agigantados, parece que cada vez tenemos menos tiempo para contemplar las bellezas que la naturaleza nos ha guardado desde los comienzos de la humanidad. Uno de esos fenómenos  tiene lugar cerca de los polos. La “aurora boreal” o “austral” en el caso del hemisferio sur, pinta el cielo de múltiples colores haciendo de la noche un mágico espectáculo de luces.

Fu-Pao, la madre del Imperio Amarillo Shuan-Yuan, vio fuertes relámpagos moverse alrededor de la estrella Su, que pertenece a la constelación de Bei-Dou, y la luz iluminaba el área entera. Después de esto, ella que quedó embarazada“.

2.600 años a.C. aparecía ya el primer documento escrito acerca de la aurora boreal. La observación indicaba hacia el  norte, las estrellas eran visibles y la luz tan brillante que iluminaba el paisaje. Los “fuertes relámpagos” eran por tanto lo que hoy conocemos como “luces del Norte”, rodeadas desde entonces de un gran misticismo que forjaría muchas creencias y leyendas.

Dicen que ninguna fotografía que se haya podido ver prepara a uno para contemplarlas  por primera vez con sus propios ojos.  La “aurora boreal” es una de las obras más grandiosas de la naturaleza que la vista humana puede percibir. En un siglo en el que muchas personas parecen haber olvidado ya el inmenso poder que la naturaleza ejerce sobre nosotros, conviene hacer alusión a uno de esos fenómenos que te recuerdan que eres una pequeña parte de un universo que aún guarda muchas maravillas con las que seducirnos.

Bajo una noche fría y despejada, acompañada por la luna y miles de estrellas,  la aurora inicia su espectáculo de esplendor natural. Quizá hoy solo sea un delicado rayo de luz en el horizonte, o quizá llene por completo la noche con un deslumbrante despliegue de verdes, rojos, púrpuras…formando numerosos remolinos y rayos que se mezclan y mueven en espiral alrededor del cielo. Todo un espectáculo de luces que aparece y desaparece constantemente dejando hipnotizado a todo aquel que ha podido verlo.

“Revontulet”, la expresión en finés de “aurora boreal”, significa “fuego del zorro”. Según la leyenda, los zorros árticos corrían por la montaña, golpeando los montones de nieve con la cola. De ahí salían las chispas que volaban hacia el cielo formando “las luces del Norte”. También se dice que es la luna la que refleja la nieve barrida hacia el cielo por el zorro, o se incluyen a las ballenas, arenques, géiseres, volcanes o icebergs. Todos estos cuentos populares se extienden por Finlandia, Estonia, Islandia… pero no son los únicos.  En Laponia es sinónimo de augurio. “Guovssahasah”, como se conoce a la aurora en el idioma saame, se puede traducir por “el fuego encendido por un pájaro, el arrendajo funesto”. Y en Alemania, Dinamarca o Polonia fueron presagios de guerra.

Los esquimales se decantan más por el mundo espiritual. Los Inuit de la Bahía de Hudson, creían que la luz de la aurora provenía de las antorchas que sostenían los espíritus que habían padecido una muerte violenta o voluntaria, situados sobre un camino peligroso para guiar los pasos de los recién llegados. En Groenlandia, sostienen que la aurora produce sonidos causados por las almas juguetonas de los niños que nacieron muertos o fueron asesinados. De hecho, a las “luces del Norte” se les puede llamar “alugsukat”, que significa nacimiento secreto. Muchos, creían poder oírlas, y susurraban mensajes para los muertos.

También la idea de fertilidad se relacionó con la aurora y muchos indios americanos la conocieron y crearon sus propias leyendas negras acerca de ella. Además, muchas canciones, costumbres  y fragmentos de la historia se han relacionado con la aurora. Ya en Grecia, Roma y las culturas del Este de Asia hablaban bastante de ello. Se llegó a decir que la aurora salvó a la ciudad de Bizancio del ataque de Filipo, rey de Macedonia. Como la ciudad tenía muros robustos, Filipo ordenó a sus soldados que cavaran túneles debajo de ellos para pasar a través de ellos y tomar sencillamente la ciudad. Pero aquella noche no fue oscura. Una repentina luz brillante, formada como una luna creciente, iluminaba el paisaje y Bizancio se salvó.

Pero naturalmente la “aurora boreal” tiene una explicación científica. Aunque las investigaciones comenzaron en el siglo XVIII, no serían concluyentes hasta finales de la década de los 50 del siglo pasado, gracias a los trabajos de Birkeland y Störmer y el avance de la física moderna. Las “luces del Norte” se forman cuando los protones y electrones cargados, emitidos por el sol en forma de viento solar, se ven atraídos por el campo magnético de la Tierra. Entonces, colisionan con los átomos y moléculas de nuestra atmósfera y dan lugar a las incontables pequeñas explosiones de luz que configuran la aurora. La variedad de rojos, verdes, azules y violetas se deben a los diferentes gases que componen la ionosfera.

A través del estudio de las auroras los científicos investigan el viento solar y sus efectos en nuestra atmósfera, además de buscar posibles usos de la energía de las auroras para objetivos útiles. Un importante centro para investigar los secretos del campo geomagnético de la tierra se encuentra en la Laponia finlandesa. Asimismo, las auroras suponen un gran beneficio económico para Finlandia. Varias agencias ofrecen viajes organizados para verlas y los turistas pueden visitar la “revontulikota”, un planetario y observatorio de auroras boreales que está construido en forma de la tradicional casita lapona.

En una de las imágenes, se ve como la erupción de un volcán coincide con la aparición de la aurora. Pocas personas tienen la oportunidad de presenciar maravillas como esa pero tan solo contemplar cómo una fría y oscura noche lapona se ilumina de repente por las “luces del Norte” es más que suficiente para hechizar nuestros sentidos y seducir nuestro corazón. Quizá, después de ello, empecemos a ver el mundo con otros ojos.

Fuentes del texto:
http://www.maikelnai.es
http://virtual.finland.fi/finfo/espanja
http://www.cienciapopular.com
Fuentes de las imágenes:
http://eltamiz.com
http://www.smartplanet.es
http://www.planetacurioso.com
http://usuarios.lycos.es/digital8

Dejar respuesta