Las lesiones apartan a Greg Oden de los Blazers

0
92

Elegido como número 1 del ‘draft’ de la NBA de 2007, Greg Oden se queda sin contrato tras cuatro años y medio de problemas físicos continuos. El antiguo compañero de Rudy Fernández se ha convertido en agente libre al rescindir su contrato Portland Trail Blazers, franquicia que está llevando a cabo una profunda renovación de su plantilla.

Los aros de la NBA llevan mucho tiempo sin ver a Oden machacar

A sus 24 años, Oden ha sido más conocido en la liga por sus constantes problemas de lesiones y por haber sido elegido por delante de Kevin Durant en el sorteo de novatos de 2007, provocando que muchos expertos lo consideren uno de los peores números uno del ‘draft’ de la historia.

No siempre tuvo Oden tan mala fama. De hecho, antes de comenzar su calvario de lesiones se consideraba que estaba destinado a marcar una época. El ex jugador de Chicago Bulls y analista televisivo Steve Kerr aseguró que “Greg Oden es un jugador de los que aparecen una vez cada década”. Sus números en el ‘high school’ reforzaban esa impresión: tres veces campeón del estado de Indiana, dos veces mejor jugador del país y nombrado Mr. Indiana Basketball en 2006, además de participar en el McDonald’s All-American, el equivalente al All Star para los jugadores de instituto.

Tras esta estelar carrera llegó su etapa universitaria, jugando sólo una temporada, siendo All-american en su año de novato y llevando a su equipo a la final del torneo universitario, perdida ante ante Florida Gators. Con tan espectacular bagaje se presentó al ‘draft’, donde los Blazers lo eligieron a bombo y platillo con el número uno, seguros de tener entre sus manos al nuevo Shaquille O’Neal.

Justo cuando parecía que Oden estaba a punto de comenzar su pronosticado dominio, sufrió una microfractura en su rodilla derecha, lo que le obligó a perderse toda la temporada 2007-08. Para el año siguiente, Oden ya estaba preparado para volver, pero su impacto no fue el esperado. Acabó promediando 8,9 puntos y siete rebotes, números que se situaban muy por debajo de las expectativas. Además, el baloncestista se perdió más de veinte partidos por lesión.

En la siguiente temporada parecía que la cosa se iba situando en los parámetros que se esperaban de él, empezando la temporada con unos promedios de 11,1 puntos y 8,5 rebotes. Sin embargo, una fractura de rótula le obligó a pasar de nuevo por el quirófano, despidiéndose de la temporada cuando apenas se habían disputado 21 partidos. Desde entonces, la nada. En 2010-11 no jugó ni un partido por una microfractura en la rodilla izquierda.

En la temporada actual pasó lo mismo por una artroscopia en la rodilla derecha. Y para más inri, el pasado febrero, mientras le practicaban una artroscopia en la rodilla izquierda, descubrieron un daño mayor al esperado, lo cual le obligó a someterse a otra operación de microfractura. Esta última lesión, unida a los malos resultados del equipo, precipitaron su salida de los Blazers.

El pívot de Ohio State, por el momento, esperará a recuperarse de la última cirugía, aunque ya ha dado a entender que querría jugar en el equipo de su estado adoptivo: Indiana Pacers. Los Boston Celtics también han mostrado interés, aunque todavía no hay ofertas concretas sobre la mesa.

Fotografía: Keith Allison

Dejar respuesta