PRISA y Paley Centre for Media debatieron en Madrid sobre el futuro del periodismo digital

0
101

Con el objetivo de encontrar nuevos caminos, compartir ideas y vislumbrar el futuro del negocio de la información, dirigentes de medios de todo el mundo, incluidos Google y Facebook, se reunieron en el Internacional Media Council. El evento, que se celebró en el Caixa Forum de Madrid bajo el título La información en tiempo real: una conversación global sobre la reinvención del periodismo, fue promovido por PRISA y por el foro independiente para la industria de los medios de comunicación de Estados Unidos, el Paley Center for Media.

En el primer trimestre de 2012, los ingresos por publicidad de los principales medios españoles han caído un veinte por ciento sobre el mismo periodo del año anterior. Desde que empezó la crisis, los diarios españoles han perdido aproximadamente la mitad de los ingresos publicitarios, a lo que se le debe sumar la ingente pérdida de lectores.

Los datos ponen de manifiesto que los medios de comunicación, y en especial la prensa escrita, atraviesan una profunda crisis. El panorama negativo no ha sido propiciado en exclusiva por la situación de crisis económica, sino por los errores propios del sector, que no ha sabido adaptarse a la era digital. La aparición de Internet y su expansión mundial obligó a las diferentes empresas de comunicación a lanzar sus productos a la web para sobrevivir y adaptarse al nuevo entorno, pero los medios españoles fallaron en la estrategia de innovación y adaptación. La rentabilidad de sus productos digitales aún es deficiente. La incertidumbre de cómo adaptarse al nuevo canal empezó a sentirse en los años 90 y parece que aún no ha desaparecido, ya que sigue sin encontrarse una fórmula que haga rentable el negocio de la información a través de la Red.

“Imagina un dispositivo que pudieras sujetar en la palma de tu mano, que pudiese comunicar con 3.000 millones de personas al instante y tener acceso a todo el conocimiento del mundo. ¿Cómo no iba a trastocar esto a los medios de comunicación?”. Andrew Rashbass, consejero delegado de The Economist, lanzó este mensaje para introducir la situación actual de las empresas informativas.


A lo largo de la jornada se habló del nuevo panorama informativo tras la aparición de los teléfonos inteligentes, las tabletas y ordenadores; de cómo estos soportes han conducido a nuevas formas de consumir información y de narrar las noticias. Las estadísticas apuntan a que cada vez son más los ciudadanos que poseen este tipo de dispositivos y consumen información a través de ellos. Si los medios quieren sobrevivir en la era digital, la forma de presentar la información deberá adaptarse a estos nuevos dispositivos, pero nunca perjudicando la calidad de las noticias.

Las redes sociales son otro elemento que ha variado el funcionamiento tradicional de los medios. Ahora los ciudadanos tienen mayor poder a la hora de exponer sus ideas, entran en debate con los miembros de la Red y sus conversaciones pueden dar lugar a importantes movimientos sociales. Esto ya se apreció durante la Primavera árabe, cuando los medios tradicionales se nutrieron de las informaciones que miles de activistas se encargaron de difundir a través de las redes sociales y los blogs. Un avance positivo para los ciudadanos, ya que al conseguir mayor independencia y poder, se democratiza la información.

No obstante, esta situación también plantea el problema de hasta qué punto es fiable la información que fluye en las redes sociales. Para John Paton, ejecutivo de Digital First Media, “la solución consiste en diferenciar entre los contenidos y el periodismo”. Por su parte, el consejero delegado de The Economist advirtió que “el periodismo tiene una misión y el mundo lo necesita”.


Ante la revolución digital, los asistentes auguraron una fuerte caída de las ediciones impresas a lo largo de los próximos años. El futuro se encuentra en las tabletas y los móviles. Según Vadim Lavruski, director del programa de periodistas de Facebook, “si las empresas quieren sobrevivir deben reorientarse hacia el móvil”. En este contexto, unos apostaron por el pago online y otros por el gratis total. Rashbass insistió en la necesidad de combinar la publicidad y el cobro por los contenidos, mientras que Panton señaló que “el pago no es el futuro, porque sólo funcionará para un grupo selecto de medios del mundo”.

Fotografías: El País

Dejar respuesta