Las investigaciones judiciales hacen peligrar la vuelta a la política de Sarkozy

0
114

Se complica la situación para el exmandatario francés. A las causas judiciales que ya tenía abiertas por supuesta corrupción, financiación ilegal, abuso de poder o intercambio de favores, se les suma la publicación de unas polémicas cintas grabadas a escondidas durante su mandato. Patrick Buisson, consejero de confianza de Nicolás Sarkozy, grabó cientos de horas de conversaciones privadas del expresidente y su círculo íntimo que ahora salen a la luz.

Nicolas Sarkozy, foto de wikimediaUn nuevo escándalo aflora en la política francesa. Después del affaire de Hollande ha llegado el turno del expresidente. Nicolás Sarkozy se ha visto envuelto en otro enredo judicial que algunos medios ya denominan ‘SarkoLeaks’. El semanario satírico ‘Le Canard Enchaîné’ y la web ‘Atlantico’, publicaron 5 conversaciones privadas y políticas del expresidente con su mujer y diversos mandatarios y consejeros, durante su etapa de gobierno. El autor de las grabaciones es Patrick Buisson, uno de los asesores políticos de más confianza de Sarkozy, quien ha denunciado el robo de las cintas. Los afectados de las grabaciones desconocían por completo que estaban siendo grabados. No se revela nada especialmente escandaloso en las conversaciones, pero ha causado cierto revuelo en el sector político francés. También es otro asunto a tener en cuenta de cara a las elecciones de 2017, donde se esperaba la vuelta de Sarkozy a la vida pública. El descubrimiento de estas prácticas ha supuesto un respiro para un Partido Socialista castigado por la economía, mientras que ha sido un varapalo para la derecha. La Unión por un Movimiento Popular (UMP) tenía puestas sus esperanzas políticas en la posible vuelta del exmandatario. La sección conservadora se ha indignado ante la actitud de Buisson, quien, por otra parte, no mantenía muchos admiradores. Se le considera responsable del fallido giro nacionalista y conservador de Sarkozy en su última campaña electoral para la reelección en 2012. De cualquier manera, éste y su mujer, Carla Bruni, denunciarán la grabación de sus conversaciones privadas en el Elíseo.

El expresidente también tiene abiertas otras causas judiciales que le mantienen en el punto de mira. En el caso Gadafi, los jueces investigan si el dictador libio financió la campaña de Sarkozy en el año 2007. La justicia también trata de dilucidar si Sarkozy y su entorno favorecieron un arbitraje privado que indemnizó con 403 millones de euros al empresario Bernard Tapie por la venta de Adidas. En ese caso, ya hay 6 imputados por estafa en banda organizada. Por su parte, el caso Bettencourt sigue dando de qué hablar, a pesar de que el expresidente fue desimputado, varios de sus colaboradores de 2007 siguen imputados. Sarkozy también se ha visto implicado en otras causas por posible corrupción en venta de armas a Pakistán siendo ministro de Hacienda, sospechas de intercambios de favores y violación del secreto judicial con un juez del Supremo en Mónaco.

A pesar de todos estos contratiempos, Nicolás Sarkozy intenta trabajar su buena imagen estos días. El expresidente acompaña de gira a su mujer por Francia y aprovecha para volver a tomar contacto con el público. Sin embargo, su buen hacer puede no ser suficiente. Mientras la derecha se enfada por las grabaciones y acusa al gobierno socialista por mentir acerca de los teléfonos pinchados de Sarkozy manteniéndole en el ojo del huracán, éste se ven envuelto una y otra vez en tramas judiciales que le acorralan. Sin embargo, parece que no es necesario mucho esfuerzo de sus ‘enemigos’, pues como se desprende del caso Buisson, podría bastar con los de su propio equipo.

Dejar respuesta