Las incongruencias de Kim Jong-Un

0
102

El pasado jueves 12 de diciembre, Jang Song Taek tío del líder norcoreano Kim Jong-Un fue ejecutado por orden de su sobrino tras ser calificado como traidor al régimen, además de corrupto, ludópata, mujeriego y drogadicto. La agencia de prensa KCNA de Pyonyang, publicó la supuesta confesión del ajusticiado que decía haber maquinado un golpe de Estado con apoyo militar.

Kim Jong-UnSin embargo, el significado de este suceso para el marco internacional simboliza la intención del joven dirigente de mantener su statu quo. Para ello, está destituyendo a los principales consejeros que acompañaron a su padre durante su mandato. Conocidos como la “banda de los siete” en los últimos dos años, cinco de ellos han sido desestimados por sus discrepancias con el sistema. Algunos medios indican que este podría ser el inicio de una sucesión de ejecuciones que tratan de silenciar las voces discordantes. Así lo advirtió a Associated Press Víctor Cha, ex asesor de la Casa Blanca para Asia: “Cuando eliminan a Jang, no se están deshaciendo de una sola persona: están sacando a centenares de otras personas del sistema. Va a tener un efecto dominó”. Otro experto en Corea del Norte, Yang Moo-jin profesor de la Universidad de Seúl coincidía en la interpretación: “Es poco común que la ejecución de un alto dirigente sea llevada a cabo de manera tan pública. El objetivo es inculcar un terror máximo entre la población para garantizar la lealtad hacia Kim Jong-Un y consolidar el poder entre sus manos”.

La desconfianza no deja de crecer entre sus vecinos y mientras Corea del Sur asegura estar preparada para posibles repercusiones, China espera conservar sus buenas relaciones comerciales y seguir cooperando pese a que era Jang Song Taek el principal impulsor de las relaciones económicas entre ambos países.

Por su parte, Kim Jong-Un dos días después de la ejecución de su tío nombraba a su viuda Kim Kyong Hui, miembro de la comisión funeraria del partido gobernante con la intención de alejarla de los proyectos de su difunto esposo. Ante tal escenario, el Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, aseveró que Corea del Norte es “el peor país para los derechos humanos en el mundo”. Entre las violaciones perpetradas figura el empleo de la tortura, la pena de muerte, detenciones arbitrarias y falta de libertades esenciales como la de expresión y circulación. Sólo son admitidos 4000 extranjeros al año que son atraídos por el fuerte contraste de esta cultura. No obstante, las autoridades planifican la ruta de los turistas de principio a fin y les prohíben salir solos y mantener relaciones con la población local. Tampoco está permitido conectarse a internet y hasta este año retenían los teléfonos móviles en la aduana del aeropuerto hasta la salida del país de los visitantes.

Muchos de estos turistas reconocen no haber quedado indiferentes y consideran esta experiencia única para entender la situación del país. El empobrecido régimen ha decidió fomentar esta actividad pues se concibe como una potente fuente de ingresos capaz de impulsar al país. Un ejemplo es el proyecto personal del mandatario de la primera estación de esquí que prevé aumentar el turismo y mejorar la imagen del líder especialmente entre las generaciones más jóvenes. Sin embargo, este avance no es demasiado alentador pues las continuas incoherencias del gobernante llevan al desconcierto. Lo mismo respalda la inversión internacional que desata las alarmas con una ejecución dentro de su propia familia.

Dejar respuesta