Las cosas claras y el chocolate espeso

3
1572

“Las cosas claras y el chocolate espeso”. El dicho, que hace referencia a la necesidad de claridad a la hora de hablar, explica, además, cuál es la forma de tomar en España este caprichoso alimento que en el siglo XVI trajeron de América nuestros conquistadores. A la taza o en bombones, el gusto por el chocolate no tiene límites y sus formas y sabores se renuevan constantemente.

Desde el chocolate caliente más tradicional a los bombones de queso o guindilla, pasando por tartas o golosinas, el mágico efecto del cacao afecta a todos por igual. El chocolate tiene innumerables beneficios para el ser humano: antioxidante, reductor de problemas circulatorios, antidepresivo, antioxidante… Así que ¿por qué no darnos ahora un atracón del mejor chocolate que podemos encontrar en la ciudad?

Los más tradicionales están de enhorabuena; comienza a hacer frío y para combatirlo no hay nada mejor que una buena taza de chocolate caliente. ¿Dónde? Mi recomendación es la Chocolatería San Ginés. Típica como ninguna otra, esta chocolatería que funciona desde finales del sigo XIX, se corona como uno de los sitios más populares para tomar chocolate con churros en la ciudad. En pleno centro de la ciudad (Pasadizo de San Ginés, 5) podrán encontrar este pequeño escondite donde disfrutar del cacao en estado puro.

¿Buscan experimentar nuevas sensaciones en el paladar, disfrutar de los más extravagantes complementos del chocolate? Si esto es así su lugar es la boutique madrileña del maestro del chocolate Orio Balaguer. Como si de una joyería se tratase una exposición de infinidad de bombones hacen las delicias de los más golosos. Colores, texturas, formas y sabores son las características más significativas de los bombones que aquí podrá encontrar. Bombones de ginebra, wasabi, azafrán o aceite de oliva, son algunos de los originales dulces, todos con forma de media semilla de cacao, que podrá encontrar en está chocolatería ubicada en pleno Barrio de Salamanca (C/ José Ortega y Gasset, 44).

Si después de esto aún no tienen ganas de comer chocolate, prueben a usar el cacao como punto fuerte de los regalos que vaya a hacer durante las fiestas que se aproximan. Además de acertar, regalarán salud y endulzarán la vida a más de uno.

Fuentes del texto:
http://www.esmadrid.com
http://www.oriolbalaguer.com
http://www.madridpedia.com
Fuentes de las imágenes:
Pedro Rivera
http://www.todopostres.com

3 Comentarios

  1. La verdad es que después de esto necesito hacer una visita a la cocina en busca de un trocito de chocolate (pero poco, que hay que ir cogiendo fuerza para los turrones y comilonas). Me ha gustado mucho tu escrito. Enhorabuena!

  2. Pero que rico el chocolate. Siempre apetece un poquito.
    Yo no conozco a nadie que no le guste el chocolate en sus miles de formas o sabores.
    ¿Y vosotros, sabeis de alguien?

  3. Se nota que a ti te gusta mucho el chocolate,y sabes venderlo…hasta nos antioxida dos veces y todo!!

    si alguna vez llego a conocerte,prometo regalarte un bombon.

Dejar respuesta