Las cadencias del laúd transportan a los oyentes a Oriente

0
198

En el cierre de la de la semana cultural del Líbano presentada en la Casa Árabe y cuya duración ha sido de una semana.
Rabih Abou- Khalil, uno de los artistas más internacionales del Líbano, nos deleitó con su laúd en la hadiqa (jardín) de la Casa Árabe, el pasado lunes 6 de julio, en una noche de verano que invitaba a estar al aire libre y sentir los ritmos de Oriente.
Ofreció una síntesis de siglos de la cultura árabe sin sonar como la música tradicional árabe. Su lenguaje particular y sus composiciones de jazz contemporáneo fueron una sinfonía de sensaciones y emociones que llegaron de manera directa, a los allí presentes: una fusión entre árabes y españoles.

Presentó temas muy diversos desde el amor a la comida americana todo ello aderezado con mucha pasión, humor, entrega y madurez personal y musical.

Junto a Rabih estaban sus compañeros de fatigas que desde principios de los 90 conforman trío musical, el batería americano, Jarrod Cagwin. Un espectáculo de artista, un hombre muy expresivo y que a través de su lenguaje gestual, el gesto elevado a la enésima potencia derrochaba energía a raudales y transmitía mucha fuerza. El acordeonista italiano, Luciano Biondini, dio la misma talla que sus colegas y emitió un amplio registro de ritmos y sonidos a través de su acordeón.

Un equipo artístico muy auténtico, versátil y con mucha química.


Dejar respuesta