Las mejores películas de 2011

0
129

Muchas son las películas que han pasado por las pantallas de cine durante este año que toca a su fin. Mientras llegan los estrenos de la próxima temporada, el equipo de La Huella Digital ha realizado una lista con las diez cintas más destacadas de 2011.

The artist

1. The artist (Michel Hazanavicius).
Cine en estado puro que sirve como maravilloso homenaje a la industria de los sueños. Como ya ocurriera en Cantando bajo la lluvia o El crepúsculo de los dioses, este filme ahonda en el periodo del cine mudo, pero con el mérito añadido de estar rodada en blanco y negro y sin diálogos. La cinta constituye una hazaña difícilmente repetible, toda vez que Hazanavicius propone una sofisticada y deliciosa comedia que contiene todo lo que un espectador pueda desear: risas, llanto, romance, emotividad e intensidad. Sin duda, un título que quedará grabado en la retina de los cinéfilos.

2. Midnight in Paris (Woody Allen).
Sencillamente fantástica. Allen reparte el argumento entre dos mundos que comparten París como escenario, pero en épocas que nada tienen que ver la una con la otra: la actualidad y los felices años veinte. La cordura del protagonista se pierde en la nostalgia por un pasado que se acabará volviendo tan real como él mismo, permitiéndole compartir veladas con celebridades de la talla del director Luis Buñuel, los pintores Pablo Picasso y Salvador Dalí, o el periodista Ernest Hemingway, todos ellos unidos e inspirados por la Ciudad de la Luz. En definitiva, un juego de espejos en el que el personaje se admira y busca su “yo” más íntimo, aquel que le aporte la felicidad completa tanto en su trabajo como en su vida familiar, mientras disfruta de un mágico París de fiestas y tertulias a medianoche que cambiará su vida.

3. Mientras duermes (Jaume Balagueró).
La película, que plantea una situación ya vista en el cine, descansa en el atractivo recurso de vivir los acontecimientos a través del malvado. El espectador empatiza con el personaje encarnado por Luis Tosar, un hombre que necesita hacer la vida imposible a los demás para no ser un infeliz y cuya víctima será una vecina a la que interpreta Marta Etura. El clima que recrea es ideal, los actores dan la talla y, a pesar de sus baches, también atesora mucho puntos favorables.

4. Criadas y Señoras (Tate Taylor).
Esta película es un claro ejemplo de lo que se puede llegar a hacer con un argumento sencillo y transparente, pues sus dos horas y media pasan como un suspiro. Destacan las grandes interpretaciones de Emma Stone, Octavia Spencer y Viola Davis, que en este drama forman un trío brillante y conmueven con sus interpretaciones. El film capta de principio a fin la atención del espectador, gracias en buena parte a su enorme calidad, su acertada ambientación, y la sabia elección de un reparto y una banda sonora a la altura de las circunstancias.

5. El árbol de la vida (Terrence Malick).
Uno de los estrenos más importantes del año. A través de una imaginería poética, mágica y pura, Terrence Malick muestra la infancia de Jack (Hunter McCracken), que vive con sus hermanos y padres en los Estados Unidos de los años cincuenta. Cada progenitor le mostrará una forma de ver el mundo: la madre (Jessica Chastain) encarna el amor, mientras que el padre (Brad Pitt) hace lo propio con la severidad y la dureza. Tampoco cabe olvidar al Jack adulto (magistral Sean Penn), un hombre perdido y sumido en la zozobra espiritual. En resumen, un film fascinante y épico que ahonda en las reflexiones humanas sobre el sentido de la vida y la figura de Dios, con deleite para los sentidos a través de unas imágenes hipnóticas y conmovedoras.

6. La piel que habito (Pedro Almodóvar)
Un ejercicio quirúrgico en el que todo parece funcionar con exactitud, tanto como el propio mecanismo de control al que está sometida Elena Anaya. Una obra de arte visual donde el orden actúa como tapadera del terror. Nadie podía imaginar que la extravagancia de Pedro Almodóvar se rendiría ante un ejercicio de contención que, a priori, puede dejar un poco frío al espectador. El trabajo de los dos protagonistas es sobresaliente. Antonio Banderas cumple a la perfección con las exigencias de su papel (la frialdad e inexpresividad de su personaje no son defectos interpretativos), mientras que Anaya se entrega con acierto a uno de los papeles más trascendentales de su carrera.

7. Melancholia (Lars von Trier)
La película consta de dos partes: la primera retrata una boda y sitúa el énfasis sobre la novia, Justine (Kirsten Dunst); por su parte, la segunda muestra el día después del enlace, centrándose en los sentimientos de la hermana de la novia, Claire (Charlotte Gainsbourg). Ambas historias tienen lugar mientras un planeta llamado “Melancolía” se aproxima  peligrosamente a la Tierra. El resto es mejor descubrirlo por uno mismo.

Melancholia

8. Drive (Nicolas Winding Refn)
Thriller dramático que se estrenó en el pasado Festival de Cannes con gran éxito, logrando además el premio a Mejor Director. La película está protagonizada por Ryan Gosling, que interpreta a un especialista de cine con una doble vida. Su existencia dará un vuelco cuando tenga que meterse en asuntos turbios para salvar la vida de Irene (Carey Mulligan). El film mezcla violencia y romanticismo, mientras que imágenes llenas de intensidad y dramatismo se suceden de forma excelente, con una narración casi perfecta y un Gosling en su máximo esplendor.

9. EVA (Kike Maíllo)
El cineasta catalán llega por primera vez a la gran pantalla con EVA, largometraje sobre robótica que rápidamente se ha convertido en uno de los imprescindibles de 2011. Un melodrama de ciencia ficción que hace viajar al espectador a un futuro no muy lejano para narrar la historia de un regreso, de un reencuentro y de una pérdida. Daniel Brühl, Marta Etura, Alberto Ammann, Lluís Homar y Claudia Vega son los encargados de dar vida a los protagonistas de este relato que tan numerosos reconocimientos ha cosechado.

10. Super 8 (J.J. Abrams)
Producida por Steven Spielberg, la acción se desarrolla en una población de Ohio en el verano de 1979. Joe Lamb (Joel Courtney) es un joven huérfano de madre que apenas se entiende con su padre, el sheriff adjunto Jack Lamb (Kyle Chandler). Un buen día decide rodar con sus amigos una película de zombies en formato Super 8. Esa misma noche, mientras graban una de las escenas más importantes, una camioneta invade la vía ferroviaria y provoca el descarrilamiento de un tren del ejército. Tras el dramático suceso, empiezan a producirse extrañas desapariciones en el pueblo. El sheriff Lamb tratará de averiguar qué ha pasado y qué oculta con tanto celo el ejército norteamericano.

Imágenes cedidas por Warner Bros France / Golem Distribución.

Dejar respuesta