L’Artisan, en la fusión está el gusto

0
130

japoEl restaurante L’Artisan, inaugurado hace apenas cinco meses en el Barrio de las Letras, nos ofrece una de las experiencias culinarias más innovadoras que podamos imaginar. La fusión de la cocina francesa y japonesa, perfectamente lograda por sus creativos chefs, supondrá un verdadero deleite para nuestros paladares…

Este moderno y acogedor local se encuentra en el centro de Madrid, en el número 15 de la calle Ventura de la Vega, al lado de la Plaza Santa y de la Plaza Jacinto Benavente. L’Artisan- fransu Kitchen abrió sus puertas al público en diciembre del año pasado para ofrecernos un emocionante viaje gastronómico por recónditos sabores y texturas de oriente y occidente. Dos de las cocinas más valoradas y distinguidas del mundo se unen para mostrarnos su ilimitado potencial. En un principio, L’Artisan surgió de la unión de dos grandes cocineros, Gohei y Stephane, japonés y francés respectivamente, pero poco después se unieron a este prometedor proyecto dos chefs más, de España y Ecuador. La mezcla de tan dispares sabores tiene como resultado una de las cocinas más atractivas de la capital. La dedicación de sus cocineros y el empeño por conseguir el bocado más original son las principales claves de su éxito.

Pese a su corta vida, L’Artisan puede presumir de ser un restaurante bien posicionado, a juzgar por las positivas valoraciones de los usuarios en foros y páginas webs dedicadas a la restauración y a las artes culinarias. Para aquellos que buscan nuevas experiencias gastronómicas éste se revela como un lugar idóneo. Una vez más la fusión culinaria logrará satisfacer a su público. La sutileza de la cocina francesa y lo exótico de la japonesa forman un tándem perfecto para nuestros paladares. Por no hablar de las genuinas aportaciones de la cocina española y ecuatoriana. Así los comensales tendrán el placer de probar recetas sorprendentes e inesperadas…

A modo de entrante L’Artisan nos ofrece creaciones como crema de calabaza especiada con mojo de albahaca, o quiche de queso de cabra y alcachofa con hierbas amargas. Los amantes de la cocina japonesa, quizá más acostumbrados a la experimentación, también podrán ampliar horizontes al encontrar en sus makis un exquisito sabor a queso francés. Vivirán, sin duda, nuevas experiencias gastronómicas con platos como tempura de sardinas rellenas de umeshobi y langostinos o tartar de atún con gomadare y aguacate. Los aficionados a las carnes o al “buen pescado” podrán deleitarse con sutiles y laboriosas recetas como côte de porc a la mostaza y ravioles en salsa de queso de cabra y hierbabuena. Todo esto acompañado por excelentes sakes, que se sirven con los aperitivos, o un vino francés si así se prefiere. Incluso en los postres los artistas de L’Artistan dan rienda suelta a su imaginación y nos ofrecen, entre otras exquisiteces, crème brûlée con ciruelas negras o sorbete de maracuyá y albahaca. Ambos totalmente recomendables para concluir esta aventura gastronómica.

La relación calidad- precio es excelente. El precio de los platos de la carta oscila entre 5 y 15 euros dependiendo de si son entrantes o platos principales. De lunes a viernes  nos ofrece un económico menú por 13 euros con nuevas, y no menos sugerentes, recetas en las que los cuatros cocineros aportan su toque especial. El ambiente es muy agradable y tranquilo, a lo que contribuye la amabilidad de los camareros. La decoración moderna e intimista y la tenue iluminación recuerdan a las metrópolis vanguardistas. Todas estas delicias hacen que L’Artisan se convierta en una experiencia única y recomendable.

Imagen: Alessandra F.

Dejar respuesta