“Lamento que el público haya venido a ver una carrera manipulada”

0
297

Fernando Alonso acaba noveno en un Gran Premio de Valencia marcado por la polémica. Sebastian Vettel ha subido a lo más alto del cajón en el Gran Premio de Valencia, secundado por los McLaren de Lewis Hamilton y Jenson Button. Fernando Alonso ha terminado noveno, pero las primeras vueltas de la carrera apuntaban a un resultado completamente distinto para el español.

El asturiano adelantó una posición en la salida y giraba tercero cuando un desafortunado accidente de Mark Webber hizo salir el coche de seguridad a la pista, al que no se puede adelantar en carrera. Éste fue el hecho clave en el desenlace del Gran Premio. Vettel tuvo suerte y salió del pit lane justo por delante del safety car, pero los que le seguían, Hamilton y Alonso, no fueron tan afortunados. Entonces, el inglés decidió hacerse el loco y saltarse la norma a la torera (aunque en la posterior rueda de prensa asegurara que se encontraba a la misma altura que el coche de seguridad y que, por tanto, decidió seguir adelante), con lo que consiguió mantener la segunda posición. Fernando Alonso pecó de legal y no siguió al McLaren en su escapada, lo que a la larga lo colocó en la novena posición.

Sorprendentemente, esto no es lo peor. Que un piloto decida no jugar limpio es grave, pero lo es más que los “jueces” del automovilismo, los comisarios que deben velar porque el fair play reine, estén corruptos y apliquen sanciones totalmente injustas que hacen aflorar la frustración entre pilotos y aficionados, que fue lo que ocurrió con Hamilton. Como castigo, los comisarios le impusieron un drive through. Sí, le obligaron a pasar por la calle de boxes, pero sin ni siquiera parar, lo que significó que el inglés no perdiera ni una sola posición. Conclusión: ¿para qué seguir las normas si es más beneficioso saltárselas y luego hacer frente a un irrisorio castigo? Aunque claro, puede que esta fórmula sólo valga para el endiosado Lewis Hamilton.

Alonso indignado con la maniobra de Hamilton.
Una vez terminado el Gran Premio, se esperaban ansiosamente las declaraciones del gran perjudicado de la jornada, Fernando Alonso. El de Ferrari estuvo muy comedido y comentó que lamentaba que el público hubiera acudido a ver “una carrera manipulada” a causa de la permisividad con que se trata a Hamilton, al que se refirió varias veces en sus comentarios. A pesar de todo, puede que Alonso se vaya de Valencia con más puntos de los que consiguió al finalizar la carrera. Y es que varios coches, de los cuales cinco que clasificaron por delante del Ferrari, están bajo investigación por, otra vez, infracciones relacionadas con el coche de seguridad.

Fuente del texto:
Elaboración propia
Fuente de las imágenes:
www.as.com

Dejar respuesta