Ladran, luego cabalgamos

0
225

A día de hoy supongo que todo el mundo estará al tanto de las diabólicas palabras que conjuró el blasfemo alcalde de Getafe, Pedro Castro, “¿Por qué hay tanto tonto de los cojones que todavía vota a la derecha?”. Obviamente, como es lógico, todos lo políticos del PP se le han tirado al cuello pidiendo su dimisión.
Yo creo que las palabras del señor Castro son una metedura de pata, más aún si eres un político. Pero también es cierto que cualquiera puede perder los nervios en una discusión, sobre todo cuando la persona que tienes enfrente no es capaz de entrar en razón. A todo el mundo nos puede pasar, y nos ha pasado, pero nuestras palabras tienen más o menos repercusión en función de dónde se digan, a quién se digan y quién lo diga. El alcalde de Getafe, estaba discutiendo con un ciudadano acerca de por qué el PP vota en contra de la apertura de una escuela infantil construida por el propio ayuntamiento ya que la Comunidad de Madrid se negó a hacerlo, de por qué vota en contra de la construcción de tres centros de salud que la Comunidad también se niega a construir, de por qué vota en contra de la ampliación de servicios del hospital de Getafe… No sé de qué cantidad de dinero dispondrá el Ayuntamiento de Getafe, pero si propone esas construcciones será porque tiene para cubrirlas, por lo tanto no hay que ser muy inteligente (¿de los cojones?) para darse cuenta de que al menos las propuestas son buenas. Por eso entiendo perfectamente la reacción del alcalde si bien no creo que las palabras fueran las acertadas ni su posición sea la más adecuada para decirlas.

Ahora bien, no es ni el primero ni el último político que ha metido y meterá la pata. Sin ir más lejos, el viernes 12 un diputado de ERC cerró un acto de la siguiente forma: “Viva la República, muerte al Borbón”. Sus palabras pueden ser más o menos apropiadas, ahora bien, hay que ser tonto (¿de los cojones?) para pensar que pide la muerte del Rey. Obviamente, se refería a la disolución de la corona como institución. Pero el señor Fraga no lo entendió así, bien por la morriña de esos buenos años de la posguerra o la guerra (desconozco su edad) o bien porque el hombre esta ya mayor y no rige bien. De hecho quería “colgar a los nacionalistas de algún sitio”. Otro ejemplo puede ser cuando la presidenta de la comunidad llamó “bellacos” a todos aquellos que habían cuestionado su (lamentable) actuación en Bangkok al salir literalmente por patas de aquel país dejando atrás a la mayor parte del grupo que lideraba.

Todo esto puede ofender más o menos a la gente, pero no creo que tenga mayor relevancia sino que más bien son hechos que dan pie a reacciones políticas que sirven para hacer campaña en contra de quién las dice, o bien para desviar la atención de los fracasos propios inventándose gigantes donde solamente hay molinos. Pero curiosamente en el caso del alcalde de Getafe la cosa ha ido a más. La verdad es que no doy crédito a la reacción del PP en su contra: que si pegatinas en actos públicos pidiendo su dimisión, que si no acudiendo a reuniones de la Federación Española de Municipios y Provincias… La alcaldía de Getafe es un bastión que la izquierda posee en Madrid desde hace mucho tiempo, concretamente el señor Castro es su alcalde desde hace veinticinco años. Además, qué coincidencia, también preside la FEMP. Vamos, que viene a ser una espinita muy molesta clavada en el corazón de la derecha.

Obviamente, ustedes son libres de juzgarle por esas inoportunas palabras, de no aceptar sus disculpas y de pedir su dimisión cuantas veces quieran. Ahora bien, tengan muy en cuenta que ustedes nos insultaron cuando dijeron que lo del Prestige eran solamente “unos hilillos de plastilina”; ustedes nos insultaron haciendo oídos sordos al “No a la guerra”; ustedes nos han insultado durante cinco años haciendo una oposición destructiva y nunca cooperativa; ustedes nos insultan cada vez que se construye un colegio privado, un instituto privado, una universidad privada; ustedes nos insultan cuando pagan a la gente por llevar a sus hijos a esos centros; ustedes nos insultan cuando premian la no cursación de la asignatura “Educación para la ciudadanía” aprobada por ley; ustedes nos insultan cada vez que abren un hospital privado; ustedes nos insultan teniendo a Aznar aun entre sus filas y cada vez que este abre la boca; ustedes nos insultan cuando se oponen a la “Ley de recuperación de memoria histórica”; ustedes nos insultan cuando critican la política antiterrorista más fructífera de la historia; … y que yo sepa, aun no ha dimitido ninguno.

Fuentes de las imágenes:
http://estaticos03.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2008/01/25/1201237402_0.jpg

Dejar respuesta