La situación actual del agua en el punto de mira

0
4841

Los niveles de agua de nuestro planeta descienden peligrosamente hasta cifras que jamás podríamos haber imaginado, ya que de este recurso depende nuestra existencia y la de todos los seres vivos. Esto comienza a ser más alarmante cuando descubrimos que actualmente más de 1.000 millones de personas no disponen de agua potable en nuestro planeta.

Flickr

Nuestro consumo de agua es insostenible, a tal punto que es posible que España sea uno de los peores en gestionar sus recursos hídricos. Disponemos de muchos embalses, de hecho es el que más tiene por habitantes, pero el nivel de la mayoría no alcanza en muchas ocasiones el necesario para mantener un consumo de agua sostenible. 500.000 pozos ilegales, pérdida de una quinta parte del agua urbana en redes viejas e inútiles o los 10.000 vertidos industriales al año demuestran la mala gestión que realiza nuestro país sobre este recurso tan importante.

El cambio climático afecta a los recursos hídricos ya que un  aumento desmesurado de la temperatura junto con una gran disminución de las precipitaciones pueden suponer un descenso de estas aportaciones y un aumento de los sistemas de regadío. Estos fenómenos podrían suponer una escasez de agua frente a las necesidades humanas globales. Los recursos hídricos en zonas con temperaturas medias o precipitaciones bajas son muy sensibles a un aumento de la temperatura o una gran disminución de las precipitaciones. En las zonas semiáridas estos cambios pueden llegar a suponer el 50% de los recursos viables de la zona.

Para el 2030 considerando un aumento de 10º C en la temperatura media anual y una disminución de 5% en la precipitación media anual supondría una disminución de alrededor del 10% de los recursos hídricos naturales en España. Dentro de unos cincuenta años se prevé una reducción a nivel mundial del 17% de estos recursos, siendo el cambio más severo y agresivo en las zonas más áridas del planeta. Por otra parte los sistemas de regadío suponen el 80% del agua de España, y ya ha causado sequías en muchos humedales y acuíferos. Las inversiones en este sistema de riego o en embalses  para promover el turismo han provocado un declive cada vez más destructivo en los ecosistemas acuáticos como ríos, lagos o  marismas.

FlickrOrganizaciones no gubernamentales como World Wildlife Fund (WWF) trabajan por conseguir alcanzar una gestión mejorada de los recursos hídricos; como una nueva política agraria, una mayor eficiencia del uso de agua en el campo y la ciudad o la restauración de ríos y humedales. Por otra parte excepto África Subsahariana y Oceanía todos los territorios del planeta están a punto de cumplir con el propósito sobre el agua potable a cargo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, sin embargo si la situación actual persiste, en la que el 13% de la población no dispone de fuentes mejoradas de agua potable, en el año 2015 alrededor de 2.400 millones de personas no tendrán acceso a un saneamiento básico para la salud.

La población necesita una planificación y gestión de los recursos hídricos que acabe con estas circunstancias y que los entornos más débiles y vulnerables puedan atender también necesidades tan básicas como beber agua potable. Todo esto ayudaría a salvar millones de vidas, e incluso a obtener un aumento de beneficios  al aumentar la demanda, mejorar los sistemas de recursos hidráulicos o la gestión del agua subterránea.

La tarea de valorar económicamente los recursos hídricos como el agua es muy difícil, debido sobre todo a su importancia elemental en todas las sociedades. Sin embargo los economistas desarrollaron técnicas para concretar el valor no comercial del agua, es por esto que se establecen tarifas por el uso de los recursos hídricos. A simple vista puede parecer impertinente e inapropiado asignar un valor monetario a un recursos como el agua, que es universal y no pertenece a nadie en particular, no obstante este recursos es cada vez más escaso y es esencial para la vida humana, por lo que debería ser utilizado de forma más eficiente y con conciencia ya que todos los habitantes del planeta necesitamos en la misma medida satisfacer nuestras necesidades de agua.

 

Imágenes: Flickr

Dejar respuesta