La revolución tras el volante en Arabia Saudí

1
265

 

SaudiWomanToDriving

   

     Finalmente ha llegado el día, después de meses de avisar al mundo y advertir a sus propias autoridades, hoy muchas saudíes saldrán a las carreteras, no en el asiento trasero, serán ellas las conductoras. El movimiento Woman2Drive ha tenido una gran repercusión en las redes sociales y han logrado que activistas de todo el mundo los apoye en su causa. No sólo se está actuando en el terreno, en el mundo entero ahora mismo se está ciberactuando; están circulando de un extremo al otro del planeta fotografías para ponerlas en el perfil de tu red social en muestra de apoyo, un grupo de jóvenes ha hecho una nueva versión de la famosa canción de Bob Marley “No woman no cry” como “no Woman no drive”. La mejor manera de ayudar es dándoles visibilidad, todos tenemos ese poder por medio de blogs, redes sociales, entre otras muchas herramientas que nos ofrece internet para compartir nuestros pensamientos con el mundo.

     Esta lucha no acaba de nacer, ya en 1990 cuarenta y siete mujeres de negocios y profesoras universitarias tomaron las calles de Riad mostrándose abiertamente tras el volante[1], exigiendo su derecho a conducir, para así no verse obligadas a depender de parientes masculinos, y para las más acomodadas, de sus choferes. El año pasado un grupo de mujeres, integrantes de la plataforma virtual Women2Drive in Saudi Arabia, colgaron en la red una serie de vídeos donde aparecían tras el volante, como respuesta a esta proeza el Consejero Religioso Majlis al Ifta al Aala, una de las autoridades religiosas más importantes del país, publicó un informe en el que aseguraba que si las mujeres consiguen el derecho a conducir en el país ya no habría más vírgenes, se incitaría a la prostitución, pornografía, homosexualidad y el divorcio[2]. La última advertencia que se ha hecho es que el conducir puede causar graves daños en los ovarios y por lo tanto producir infertilidad.

 

Algunos resultados de la lucha femenina saudí

 

     Durante estos últimos años han alcanzado pequeñas conquistas como conseguir el derecho al voto y a ser elegidas en las elecciones municipales[3] y según una noticia publicada por la prensa saudí también serán incluidas en el Majlis a-Shoura, un cuerpo que se encarga de revisar las nuevas leyes del reino, y que cada vez tiene más influencia e importancia.[4] Otro de los pequeños logros que han alcanzado ha sido el poder vender lencería femenina (trabajo que antes era realizado solo por hombres) y la participación de dos mujeres en los Juegos Olímpicos del 2012 en Londres, esto último condición impuesta por el Comité de los Juegos Olímpicos, tal y como dice el Director de las Iniciativas Globales de Human Rigth Watch, Minky Worden, “la competición por la igualdad de géneros en Arabia Saudí no puede ser ganada hasta que los millones de mujeres y niñas, a quienes ahora se les prohíbe practicar cualquier deporte, puedan ejercer libremente su derecho a practicarlos”[5].

 

     w2d El conquistar algunas libertades, en algunos casos, ha costado vidas humanas, el mejor ejemplo de esto es la tragedia ocurrida, en el 2002, en una escuela de niñas en Meca, donde un voraz incendio arrasó con el centro escolar y con la vida de 50 niñas. En este incidente la Mutawa[6] por evitar alguna escena “inmoral” evito que entraran los servicios de rescate para salvar a las niñas del fuego, puesto que estas dentro del colegio no tenían puesta la abaya, y habría sido “pecaminoso interactuar con ellas de esa manera”. Este escándalo permitió que se hicieran ciertos cambios en el sistema educativo, que desde hace mucho las mujeres estaban demandado, principalmente conseguir reducir el peso del ulema sobre la educación de las niñas, lo que les daría más libertad.[7]

 

El reino de las contradicciones

     El Reino de Arabia Saudí es uno de los países musulmanes más cerrados al mundo, su lectura del islam y la aplicación a rajatabla de la sharia mantienen a las mujeres de este país ancladas en la edad media, al margen de cualquier derecho y privadas toda libertad.

     Ha pasado a ser uno de los países más importantes del mundo por la gran cantidad de reservas de petróleo que posee, cuenta con el 25,4% de las reservas mundiales, lo que lo ha convertido en uno de los estados más ricos del mundo, y a la vez más desiguales, puesto que sus riquezas se acumulan en muy pocas manos. Está comprobado que el cálculo de sus reservas petroleras ha ido en ascenso desde 1962, sin contar todas las reservas que todavía no han sido totalmente comprobadas.Este país tiene más petróleo que Latino América, África, Asia y el Pacifico, y el este y oeste de Europa juntos.[8] Todas estas cifras nos ayudan a entender la gran importancia que tiene Arabia Saudí en el mundo, y por qué la situación de las mujeres saudíes ha pasado a ser un tema tan sensible e importante.

     Es innegable que debido a los grandes intereses económicos que tiene occidente en este país (en especial Estados Unidos) son muy pocas las voces occidentales que se alzan para defender abiertamente, y sin tapujos, los derechos de estas mujeres, quienes en pleno siglo XXI están arriesgando su vida para defender, algo tan trivial, como el derecho a poder conducir libremente.

     Arabia Saudita es un país lleno de contradicciones, donde las mujeres pueden estudiar e incluso trabajar (ambas cosas en edificios separados de los hombres) pero se les prohíbe conducir y sólo pueden viajar, salir de sus casas y tener propiedades con la compañía o el permiso de su marido, y en el caso de no tenerlo, de su padre o hermano. Un país donde las marcas occidentales llenan sus tiendas con la misma ropa que venden en este lado del mundo, pero todas las mujeres tienen que cubrirse de pies a cabeza con la abaya (obligatoria tanto para musulmanas como para extranjeras), niqab (obligatorio para las saudíes) o hiyab (obligatorio para las no musulmanas solo cuando desean acceder a una mezquita).

     Este país del Golfo Pérsico se resiste al cambio y al contagio de la primavera árabe, las pocas manifestaciones que se han vivido han sido rápidamente silenciadas. Es importante destacar que ha existido y existe una elite intelectual que insiste en la necesidad de reformas políticas y religiosas, en las manos de estos valientes activistas es que está la lenta apertura de la gerontomonarquía saudí.

 




[1] Lacroix. Stéphane. Islamo-Liberal Politics in Saudi Arabia. En Aarts. Paul, Nonneman. Gerd (ed). 2005. Saudi Arabia in the Balance. Political Economy, Society, Foreign Affairs. Londres. Pag 41.

[2] La institución musulmana saudí más importante dice que si las mujeres conducen aumentará la prostitución. Edición web del Diario ABC. http://www.abc.es/20111202/internacional/abci-mujeres-conducen-aumento-prostitucion-201112022104.html

[3] Estas elecciones municipales van a ser las primeras que se van a realizar en 40 años. En estos comicios se erigirán a la mitad de los miembros de los 178 consejos municipales que forman el reino. The Economist Intelligence Unit. 2005. Saudi Arabia Politics: Women in Parliament? Views Wire Middle East. 2005. Nueva York. Pag 1.

[4] The Economist Intelligence Unit. 2005 Saudi Arabia Politics: Women in Parliament? Views Wire Middle East. 2005. Nueva York. Pag 1.

[6] Comité de promoción de la virtud y prevención del vicio, la policía religiosa del reino saudí.

[7] Saudi Ministry of Education. The Educational Polici in the Saudi Arabia Kingdom. Citado por Prokop, Michael. The war of ideas: Education in Saudi Arabia. En Aarts. Paul, Nonneman. Gerd (ed). 2005. Saudi Arabia in the Balance. Political Economy, Society, Foreign Affairs. Londres. Pag 64.

[8] Cordesman, Anthony H. Saudi Arabia enters the Twenty – First Century. The Political, Foreign Policy, Economic and Energy Dimensions. Center of Strategic and International Studies. Washington D.C. 2003. Pag 465.

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta