La problemática del acoso sexual en Egipto y su migración de la esfera privada a la esfera pública

0
307

Una de las problemáticas que más protagonismo ha tenido en el Egipto revolucionario ha sido el acoso que sufren las mujeres día a día al salir a la calle, o incluso en sus propias casas por medio del acoso telefónico, que también está ampliamente extendido (y que he vivido en primera persona durante mi estancia en El Cairo). Hace algunos años atrás este era un tema tabú para la sociedad egipcia, incluso un motivo de vergüenza para las mujeres, y no para los hombres acosadores. A partir de la explosión de la primavera árabe y las multitudinarias manifestaciones en la plaza de Tahrir comenzó a hablarse más del tema, sobre todo después de la violación de la periodista de CBS durante una de las manifestaciones en la famosa plaza[1].

Al ganar las primeras elecciones presidenciales Mubarak, representante de los Hermanos Musulmanes y de un islam más rígido y severo para con las mujeres, la situación no cambió demasiado, la nueva constitución que se estaba redactando seguía excluyendo a las mujeres de la esfera pública, a pesar de lo activa que había sido su participación durante la revolución, no sólo en las redes sociales si no también en las calles. A pesar de esto las egipcias no aligeraron el paso, y siguieron luchando por sus derechos. Pocas semanas antes del golpe de estado que derrocó a Mubarak y llevó a Al Sisi al poder, se podían ver mujeres del movimiento Tamarrud (mejor conocido en occidente como Rebel), pidiendo firmas para solicitar un referéndum revocatorio.

Poco a poco la lucha en contra de la violencia sexual en las calles egipcias fue tomando más fuerza, no sólo en las calles, sino también en las redes sociales e incluso llegó a la gran pantalla con la película Cairo 678. En sociedades que viven transiciones políticas importantes el acceso a medios alternativos online se convierte en una herramienta[2]. De esta manera surgieron cocoons o echo chambers, en redes sociales como Facebook, como “HarassMap”[3] y “Voice of Egyptian Women”[4]. Otras organizaciones como Amnistía Internacional y Dignity Without Borders también se pronunciaron, esta ultima realizó un par de videos como parte de su campaña en corta del “terrorismo sexual”, donde entrevistaban a niños y niñas a la salida de un colegio y les preguntaba que opinaban sobre el acoso sexual.[5]

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=kcudGDgTGVo[/youtube]

 

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=kuX78fgizRg[/youtube]

 

Las respuestas, sobre todo la de los niños, dejaron en evidencia que el país de los faraones necesita un cambio social profundo, donde las nuevas generaciones de hombres ya no crean que el acoso es culpa de la vestimenta de la mujer. Afortunadamente un creciente número de jóvenes que participaron en las revueltas de la primavera árabe han ido tomando consciencia sobre la situación que viven sus madres, hermanas y todas las mujeres que les rodean, ya se habla del “nuevo hombre árabe”, que en lugar de pelear en contra de la conquista de derechos de las mujeres ha decidido apoyarlas en su lucha[6]. De esta manera la esfera pública periférica de la lucha de las mujeres se vio alimentada por la de los hombres que participaban en las revueltas y comprendieron que el acoso a la mujer era una problemática real y un problema de todos.

Como ya comenté en “Egipto: El poder de movilización de las nuevas tecnologías versus el poder de comunicación en las calles”, no hay que olvidar la exigencia de la brecha digital en este país, a diferencia de los países del primer mundo, la mayor parte de la población no tiene acceso a internet, “el porcentaje de usuarios de internet para el 2012 según datos del Banco Mundial era de 44,07%[7], y para el 2011 el uso de Facebook apenas alcanzaba el 5% de la población egipcia[8]. Dato que aumentó de manera significativa para julio del 2012, cuando ya alcanzaba el 18,84% de la población, de acuerdo con el eMarketing Egypt Online Competitiveness Intelligence Report. Para el 2013 dio un salto aun mayor, alcanzando el 26%, lo que quiere decir que “el 48% de los usuarios de internet en Egipto usan Facebook”.[9] Es innegable que el uso del internet y de las redes sociales ha aumentado de manera espectacular durante estos años de revueltas, pero no son suficientes los usuarios como para ser contundentes y decir que las grandes masas de Tahrir se han movilizado por el empuje de las redes sociales”.

Al igual hablé de la posible interacción que podía existir entre las redes sociales y los blogs con los medios de comunicación tradicionales por medio de la ecología de medios “donde ambas partes, medios tradicionales y medios por internet se retroalimentan[10], y a su vez la televisión causa un gran efecto sobre toda esa población que no tiene acceso a internet. Al final por medio de esta interacción entre todos estos actores la población que no tiene acceso a internet termina alimentándose de ciertas ideas a través de la televisión y la radio, a pesar de las regulaciones que se les aplicaron a las cadenas de televisión en el 2010 al ver el peligro que representaban[11]”. Es evidente que el gobierno actual egipcio sigue temiendo al poder que tienen las redes sociales y los medios de comunicación, como importantes herramientas de la esfera pública que son. Hace tan solo unas semanas ya advirtió que “las fuerzas de seguridad egipcias van a contratar siete compañías extranjeras para monitorizar Facebook, Twitter, Whatsapp, Viber y otras herramientas de comunicación que han sido utilizadas para disentir”. El Ministro de Interior, Mohamed Ibrahim, en vista del descontento que despertó esto en la población, hizo un comunicado donde aseguraba que la regulación sólo pretendía monitorizar actividades criminales, declaraciones que no apaciguó los ánimos y se extendió el hash-tag “We Are Being Watched”.[12]

A medida que la población fue abriendo los ojos y decidió enfrentarse a esta problemática el tema del acoso migró de la esfera privada, donde se guardaba silencio y se sentía vergüenza y culpa, a la esfera pública, donde finalmente se comenzó a culpar al hombre acosador y no a la mujer por llevar o no el velo o por vestir o no de manera “modesta”. De esta manera finalmente llegó al discurso institucional. No me atrevo a afirmar que las mujeres ya han alcanzado el punto de “Voz ganada” que nos describe Peter Dahlgren en “Mejorar la participación: La democracia y el cambiante entorno de la web”, pero todo apunta a que ya han logrado entrar en el discurso institucional y han creado consciencia en la población en general. El mejor ejemplo de la migración de la esfera privada a la esfera pública y del importante papel que han tenido las redes sociales y los medios de comunicación tradicionales en la mayor visibilidad de lo que muchos llaman “terrorismo sexual” ha sido el último caso de agresión sexual en la plaza de Tahrir durante la celebración de la victoria de Al Sisi en las elecciones presidenciales. Uno de los asistentes al multitudinario festejo filmó con la cámara de su móvil la agresión sexual en grupo que estaba sufriendo una mujer. El video corrió como la pólvora en todas las redes sociales y luego en todos los medios de comunicación del mundo.

Mujer caminando por la Plaza de Tahir Fotografía: Andreyna Valera Giménez
Mujer caminando por la Plaza de Tahir
Fotografía: Andreyna Valera Giménez

Pocos días después el nuevo presidente electo visitó a la víctima del ataque en el hospital, acto sin precedentes en Egipto. Ya sea por mantener una buena imagen de cara a los egipcios y al mundo para revitalizar el turismo, el hecho es que por primera vez este acto es condenado por el Jefe de Estado, ofreciéndole un ramo de flores a la agredida y sus disculpas “lo siento, no somos dios. Pido disculpa a todas las mujeres egipcias. Nuestra propia carne está siendo atacada en nuestras calles y es inaceptable. Así sea un solo caso, es inaceptable”.[13] Pocos días antes ya se había comunicado que siente hombres habían sido encarcelados por el ataque en Tahrir[14]. Ya no sólo es un acto condenado por la sociedad (o por lo menos por la mayoría) ahora es un delito penado por la ley, al igual que el acoso por la red “la nueva ley declara que aquellos culpables de acoso sexual en un lugar público o privado serán sentenciados a un mínimo de seis meses en prisión y una multa de 420 dólares, por lo menos”. El artículo 306 de la nueva ley egipcia aclara lo que es considerado acoso: “usar gestos o palabras obscenas, ya sea cara a cara o por medio de internet, móviles, y cualquier otro medio”. Al igual endurece la pena para los violadores y más aun si son figuras de autoridad.[15]

Está claro que el activismo va mucho más allá de obtener visibilidad, lo realmente importante es que esta visibilidad conduzca a posibles soluciones para la problemática, y al parecer este es el camino que se ha tomado en Egipto, aunque es mucho más adecuado ser cautos y esperar lo que pueda pasar a largo plazo. Al ser un país con una democracia tan joven y que ha vivido cambios tan radicales en tan poco tiempo existe la posibilidad de que todo esto no sea más que propaganda política para legitimar al nuevo presidente en el poder, porque es innegable que la sombre del fraude ha aparecido desde que se dieron los resultados de las elecciones presidenciales, que legitimaban a Al Sisi con más del 90% de los votos. Estas cifras de apoyo tan altas siempre invitan a la duda, porque a la vista de todos están las multitudinarias manifestaciones de los Hermanos Musulmanes justo después de la renuncia de Mursi. También Egipto vive una situación económica crítica, debido a que la mayor parte de la economía del país depende del turismo que han perdido por los escándalos de la inseguridad de las mujeres en las calles y en general por la inestabilidad del país, estas medidas dan una aparente estabilidad, lo que invita a los viajeros a volver y reactivar así la economía. Esta clase de cambios profundos en la sociedad es imposible lograrlos de la noche a la mañana, se necesita tiempo para observar y poder asegurarnos de que no es propaganda si no un verdadero paso hacia la igualdad de la mujer en una sociedad tradicionalmente patriarcal.

 

Referencias

[1] CNN. CBS reporter Lara Logan: I feared a ‘torturous death’ in Egypt. http://edition.cnn.com/2011/SHOWBIZ/TV/05/01/lara.logan.interview/

[2]Papacharissi, Z. (2009): The Virtual Sphere 2.0: The Internet, the Public Sphere and beyond en Chadwick, A. y Howard, P. (Eds.) Handbook of Internet Politics.Pag 18.

[3] https://www.facebook.com/groups/113898491996597/

[4] https://www.facebook.com/VoiceofEgyWomen

[5]Mohamed Khairat. EgyptianStreets.com. The Campaign to End Sexual Terrorism in Egypt. http://egyptianstreets.com/2014/04/13/the-campaign-to-end-sexual-terrorism-in-egypt/

 

[6]Khaled Diab. Your Middle East. The new Arab man. http://www.yourmiddleeast.com/features/the-new-arab-man_22544

[7] Datos del Banco Mundial consultados en internet. http://www.google.es/publicdata/explore?ds=d5bncppjof8f9_&met_y=it_net_user_p2&hl=es&dl=es&idim=country:EGY:ISR:SYR

[8] Ramesh Srinivasan. Bridges Between Cultural and Digital Wolds in Revolutionary Egypt. Deparment of Informations Studies, University of California. 07 January 2013. Pag 50.

[9] Doaa Farid. Egypt has the largest number of Facebook users in the Arab world: report. Daily News Egypt. 25 de Septiembre del 2013.

[10] Ramesh Srinivasan. Bridges Between Cultural and Digital Wolds in Revolutionary Egypt. Deparment of Informations Studies, University of California. 07 January 2013. Pag 56.

[11] Steven A. Cook. The Struggle for Egypt. From Nasser to Tahrir Square. The American University in Cairo Press. 2012. Pag 278.

[12]  Egyptian Streets. Egypt’s police will monitor your online conversations. http://egyptianstreets.com/2014/06/04/egypts-police-will-be-monitoring-your-facebook-conversations/

[13]Egyptian Streets. Egypt’s President Sisi visits victims of brutal sexual assault. http://egyptianstreets.com/2014/06/11/egypts-president-sisi-visits-victims-of-brutal-sexual-assault/

[14] Al Arabiya. Video: disturbing sexual harassment scene in Cairo’s Tahrir square. http://english.alarabiya.net/en/webtv/reports/2014/06/10/Seven-arrested-after-Egypt-sex-assault-video.html

[15]  Egyptian Streets. Online sexual harassment criminalized in Egypt. http://egyptianstreets.com/2014/06/05/online-sexual-harassment-criminalized-in-egypt/

 

Dejar respuesta