La mujer qatarí ¿verdadero avance o simple espejismo?

1
1605

Qatar está de moda, por una parte por los lazos diplomáticos y culturales que ha ido estrechando, poco a poco, con Europa y Estados Unidos, y por otra por el despliegue de lujo que atrae a los turistas occidentales a ese trozo del Golfo Arábigo que hace algunas décadas sólo tenía arena y camellos. Sus rascacielos han encandilado a los ciudadanos de a pie y la Qatar Fundation a los gobiernos de occidente. Bien sabemos que no todo lo que brilla es oro, y que esos grandes rascacielos han sido construidos por mano de obra esclava[1] importada de India, Paquistán, Nepal o Bangladesh, y que no todas las mujeres qataríes tienen la libertad que posee Mozah bint Nasser al-Missned, la esposa “principal” (es sólo una de las tres) del Emir de Qatar.

Hace más de una década Qatar comenzó a dar tímidos pasos aperturistas empujados por las relaciones diplomáticas que deseaban a estrechar con países occidentales. El primer avance fue la celebración de elecciones municipales, donde tanto hombres como mujeres pudieron ejercer su derecho a votar y ser votados. Los primeros comicios se llevaron a cabo el 17 de octubre de 1998, con 280 candidatos, de ellos 8 mujeres. A pesar de la escasa participación de las mujeres para ser elegidas la cantidad de mujeres que ejercieron su derecho fue considerablemente alta, el 45% del universo electoral. La alta participación femenina no ayudó a que alguna de las mujeres que se postularon para cargos políticos lo consiguieran, lo que dejo bastante claro que la sociedad qatarí sigue siendo muy tradicional, y donde no va a ser fácil que alguna mujer llegue a tener un cargo importante.[2]

Sin embargo, pocos años después Qatar consiguió ser el primer país del Golfo donde una mujer pasó a formar parte del Gabinete de un Ministerio[3]. El Profesor de la Universidad de Qatar, Ikhlas Abdalla, afirma que existen evidencias que hacen pensar que las actitudes conservadoras tienden al cambio, teniendo en cuenta que no van a renunciar a sus costumbres, que obligan a la mujer a estar principalmente en casa cuidando de los niños y de su marido.[4]

Este país del Golfo es consciente de que para que las mujeres puedan conseguir mayores cuotas de poder dentro de la sociedad es necesario que tengan un mayor nivel educativo, de hecho, las mujeres qataríes tienen acceso a la educación reglada desde 1956[5], y el gobierno actual ha llevado a cabo nuevas reformas, como las del 2001, bajo el lema “educación para una nueva fase”, con el objetivo de conseguir un nivel educativo a la altura de los países desarrollados. Para el 2002 ellas superaban en número a los hombres a la hora de finalizar una carrera universitaria.

QatariWomen-GenderpieceIndependientemente del acceso a la educación reglada la posición de la mujer dentro de la sociedad qatarí no ha terminado de dar el salto hacia la igualdad, actualmente el porcentaje de féminas que trabajan fuera de casa varía mucho, dependiendo de si es la empresa pública o la empresa privada. Por ejemplo, para el 2002 el 90% de los profesores de colegios públicos eran mujeres, en la empresa pública, en general, las mujeres han alcanzado a los hombres en número, en las privadas siguen estando muy por debajo[6].

Los recursos petroleros han tenido un papel fundamental en la situación de la mujer, debido a que al mejorar el nivel de vida de las familias, y los sueldos de los hombres, desapareció la necesidad de un ingreso extra dentro del núcleo familiar, lo que ha contribuido con que se afiance el antiguo rol de la mujer.[7] La Princesa Mozza al-Misnid, ha intentado cambiar este estereotipo de mujer musulmana, ella es parte de una nueva generación de mujeres con carreras universitarias y poliglotas, decididas y activistas de derechos humanos y en especial de las mujeres[8].

El último paso que ha dado el gobierno de Qatar para la democratización han sido “Las Estrategias de Desarrollo Nacional 2011 – 2016”, con las que se espera que se cumpla los artículos 18[9], 19[10] y 35[11] de la Constitución Qatarí, donde se garantiza la igualdad, la libertad, la igualdad de oportunidades para todos sus habitantes y la prohibición de discriminación por razones de sexo, raza, lengua o religión. A pesar de tener una constitución, la Sharía sigue siendo la que determina los delitos y las penas dentro de este Estado.

Estas estrategias desarrollan varios proyectos teniendo por meta la inclusión de la mujer en la sociedad, de hecho, la mujer es una parte fundamental de este proyecto, puesto que forma parte de los pilares sobre los que se van a desarrollar: “La cohesión familiar y concederle más poder a las mujeres, protección social, seguridad para la ciudadanía, deportes y cultura”[12]. Para empezar, se desarrollarán planes que incentivaran a la empresa privada para la contratación de mujeres, sector donde la mujer sigue siendo minoría, para así disminuir su dependencia del sector público[13]. También se revisará la ley de trabajo en especial el permiso maternal[14], y se comprometen a concederle a las mujeres más oportunidades para acceder a la esfera política y económica, aumentar el número de mujeres en cargos de liderazgo y toma de decisiones, mientras se reduce los roles que estereotipan a las mujeres, siempre protegiendo su papel dentro de la familia.[15]

Domestic violence

Otra de las principales estrategias es reducir la violencia doméstica, que desde el 2004 ha ido en aumento, ya que para la ley qatarí la violencia domestica no está considerada como un delito, y la violencia contra mujeres y niños no tienen ninguna pena. Por lo tanto se quiere crear un sistema que proteja a las mujeres y niños maltratados, más no se habla nada de cambiar la ley y penar este acto. A pesar de que se hacen grandes esfuerzos para la modernización, en detalles como este queda en evidencia la supremacía del patriarcado dentro de esta sociedad.

Es una realidad que la condición de la mujer dentro de las teocracias musulmanas es una consecuencia directa de los fundamentos doctrinales dentro de los que se han desarrollado y de que estos se hayan mantenido relativamente intactos a pesar del paso de los siglos. Hace apenas unas pocas décadas se han empezado a introducir pequeñas modificaciones producto del contacto con occidente y la “modernización” que esta comunicación propicia y hasta cierto punto, requiere.

A pesar de los ambiciosos proyectos de Qatar es necesario tomar todo esto con cautela, y saber esperar y observar si realmente se cumplen los objetivos que se encuentran sobre el papel, porque al conocer las antiguas disputas entre Arabia Saudí y Qatar se puede pensar que todos estos proyectos pueden ser sólo una simple máscara de modernidad que han decidido adoptar para ganar el beneplácito del hegemón[16], porque bien saben ellos que sin su apoyo no pueden desplegar su poder sobre la región.

 

[1] http://www.migrant-rights.org/campaigns/

[2] Ibid. Pag 107.

[3]Phebe Mar, Louay Bahry. Qatari Women: A New Generation Of Leaders?.Middle East Policy. Volumen 22. Nº 2. 2005, Pag 1.

[4] Abdalla. A Ikhlas. Attitudes Towards Women In The Arabian Gulf Region. Women in Management Review. Volumen 11. Nº 1. 1996. Pag 29.

[5] Ibid. Pag 30.

[6]Phebe Mar, Louay Bahry. Qatari Women: A New Generation Of Leaders?.Middle East Policy. Volumen 22. Nº 2. 2005. Pag 107.

[7] Abdalla. A Ikhlas. Attitudes Towards Women in the Arabian Gulf Region. Women in Management Review. Volumen 11. Nº 1. 1996. Pag 30.

[8] Abdelkareem Saif, Ahmed. Deconstructing Before Building: Perspectives on Democracy in Qatar. En Ehteshami, Anoushiravan. Wrigth, Steven (ed).2008. Reform in the Middle East Oil Monarchies. ITHACA Press. Reino Unido. Pag 112.

[9] Artículo 18 de la Constitución del Estado de Qatar: “La sociedad qatarí está basada en los valores de justicia, benevolencia, libertad, igualdad y moral.”

[10] Artículo 19 de la Constitución del Estado de Qatar: “El Estado debe mantener los pilares de la sociedad y asegurar la estabilidad y la igualdad de oportunidades para todos sus ciudadanos”.

[11] Artículo 35 de la Constitución del Estado de Qatar: “Todas las personas son iguales ante la ley y no debe existir discriminación por raza, sexo, religión o lengua”.

[12] Qatar Nationl Development Strategy 2011 – 2016. General Secretarial for Development Planing. Pag 32.

[13] Ibid. Pag 32.

[14] Ibid. Pag 190.

[15] Ibid. Pag 33.

[16] Estados Unidos.