La moda que cuesta caro al planeta

0
81

El descubrimiento de sustancias tóxicas en la ropa de las grandes marcas moviliza a activistas de Greenpeace en protesta por la contaminación al medio ambiente y el grave riesgo para la salud

Ir por la calle, abrir el periódico, encender la televisión o navegar por la Web son tan solo una pequeña lista de actividades que muchos ciudadanos realizan cada día y las cuales tienen en común la presencia de la moda. Y es que, queramos o no, la sociedad es bombardeada constantemente a través de la publicidad sobre las últimas tendencias, rebajas y accesorios de temporada. La asociación ecologista Greenpeace, situándose lejos de la superficialidad de estos argumentos y dando un giro temático, ha querido hacer reflexionar a la sociedad y a los consumidores sobre las implicaciones medioambientales que se dan lugar en nuestro planeta a consecuencia de la actividad de las grandes empresas textiles.

Aquellos ciudadanos que paseaban por el barrio madrileño de Argüelles el pasado miércoles se encontraron con una acción sorpresa de miembros de Greenpeace frente a una de las tiendas de ropa pertenecientes al grupo Inditex, “Zara, únete a  la moda sin tóxicos” leía el cartel que sostenían dos activistas colgados de la fachada del edificio. El motivo de la movilización se basó en los resultados del estudio presentado por el grupo ecologista el día anterior, titulado “Puntadas Tóxicas”, que ponía nombre a 20 marcas responsables en la actualidad del vertido de productos tóxicos al agua de sus países fabricantes y consumidores.

Entre las marcas se encuentran nombres tan conocidos y habituales en los armarios como Mango, Calvin Klein y Zara, poderosas empresas que incluyen en algunos de sus productos la nociva sustancia química nonilfenol etoxilato. En las declaraciones de Sara del Río, responsable de la campaña de Tóxicos de Greenpeace en España, se incidió en la importancia de dichas empresas por reconocer el problema de su contaminación y asumir responsabilidad, “la moda tiene que dejar de costarle tan caro al planeta” afirmó.

El informe pudo establecer que el 63% de las prendas compradas con el propósito de análisis durante el mes de abril de 2012 contenían nonilfenol etoxilato. También se detalla la presencia de partículas cancerígenas en tintes y colorantes que fueron halladas en dos de las casi 150 prendas analizadas, concretamente de la marca Zara. En su defensa Inditex aseguró no haber sido informada previamente sobre el estudio y que por tanto no puede responder ante la acusación de las sustancias contenidas en las prendas.

Mientras tanto la asociación medioambiental da la opción en su página Web de firmar para unirse a la campaña e insistir a Zara en que deje de utilizar tóxicos en sus productos. Se trata del seguimiento de la “Rebelión Detox” iniciada el año 2011 y que persigue una moda más limpia y concienciada con el medio ambiente. Este llamamiento a la participación ciudadana fue la que vio sus frutos en la manifestación del miércoles y gracias a la cual Greenpeace y otros grupos ecologistas esperan restar actitudes pasivas de la sociedad ante las actividades nocivas de las grandes empresas.

Fotografía: Victoria Medina Chimbur

Dejar respuesta