"La vuelta al mundo de Willy Fog. El musical", un viaje de vuelta a la infancia

0
831

Hasta el 1 de febrero de 2009, el Teatro Häggen-Dazs Calderón, ofrece el musical basado en la serie infantil “La vuelta al mundo de Willy Fog” de Claudio Biern Boyd, con motivo del 25 aniversario de su creación. Una oportunidad, no solo para que los niños lo pasen bien, sino también para que los jóvenes nostálgicos viajen durante una hora y media de regreso a los años en los que veían los dibujos mientras merendaban leche con galletas.
El teatro lleno, y de fondo las bandas sonoras de algunas de las series de dibujos animados que triunfaban entre los más pequeños hace más o menos 20 años. La mayoría del público son madres, padres, abuelos y abuelas, con sus respectivos hijos y nietos. “Él no sabe quien es Willy Fog”, comenta una mujer. Junto a ella, un pequeño rubio observa los enormes balones con forma de bola del mundo  que vuelan sobre las cabezas de la gente. Entre todo el alboroto, unos 15 jóvenes, de los que veían la serie cuando eran pequeños, se encuentran repartidos por el patio de butacas.

“Soy Willy Fog apostador, que se juega con honor la vuelta al mundo…”. Suenan los primeros acordes de la conocida canción que anunciaba el comienzo la serie. Sobre el escenario aparece el elegante león vestido con su traje, y empuñando su inseparable bastón. Junto a él su fiel mayordomo Rigodón, acompañado del pequeño Tico, y la princesa Romy. Sin olvidarnos del malvado Transfer, haciendo brillar su ojo de cristal. La obra hace un repaso rápido del viaje de Willy Fog, deteniéndose sólo en algunos de los lugares que los personajes visitaban en la serie, como Egipto, la India y América. La acción está acompañada por todas las canciones que aparecían en los capítulos y alguna nueva, interpretadas en directo, que consiguen que gran parte del público termine cantando, silbando y dando palmas. Los decorados excesivamente sencillos y el personaje de Tico, que es una marioneta, restan un poco de calidad al montaje.

La obra está bien para pasar un rato entretenido, y además una parte de la recaudación por la venta de entradas será destinada a la ONG “Mensajeros de la Paz” para su proyecto “CASA DE LA PAZ”, dirigido a niños víctimas de guerras y catástrofes.

Y si os da vergüenza ir a verla, siempre podéis llevar a algún primo o vecino pequeño como excusa…

Fuentes del texto y la imagen:
http://www.teatrohaagen-dazs.es/willy-fog.html

1 Comentario

Dejar respuesta