La Volátil llega a Japón en un viaje transcendental

0
436

Lumen publica lo último de La Volátil (Agustina Guerrero): El viaje. La perspectiva siempre nos da un punto de vista diferente, único o extraño. Emprender un periplo, como bien sabe Odiseo, puede resultar ser una experiencia tanto divertida como aterradora. Al mismo tiempo puede suponer un descubrimiento a nivel personal. Las aventuras no dejan de sucederse y toparse con un azar de lo más curioso. Esto todavía puede ser más épico si tu acompañante es una de tus mejores amigas. Entonces, todo puede pasar.

La Volátil junto con su amiga Lola viajan a Japón. Tenían todo planificado — las reservas hechas, una lista de lugares que visitar, las maletas a punto—, nada podía desbaratar sus planes, ¿o sí? Las aventuras siempre dejan lugar a la improvisación, a perderse para descubrir nuevos lugares, a conocer personas, a encontrarse con guiños que parecen señalarte. Todos estos ingredientes se encuentran en El viaje. No obstante, es mucho más: un viaje de más de diez mil kilómetros en los cuales se tocan temas tabúes alrededor de la maternidad o de la ansiedad.

El viaje se construye a modo de diario de aventuras en el cual se plasman las vivencias desde su partida hasta su regreso. No obstante, no se muestra como un simple anecdotario que muestra una diversidad de visitas a lugares turísticos, no. Agustina Guerrero dota de una profundidad especial al relato. De este modo, se puede ver cómo los miedos, la ansiedad y el pasado rondan a la protagonista como fantasmas que quieren ser escuchados. Ambos personajes, La Volátil y Lola, poseen una mochila con un peso que necesita ser liberado. Cada paso dado, cada detalle, cada persona les hará conocerse mejor a ellas mismas.

Lumen publica un libro divertido y profundo en el cual uno mismo puede verse reflejado cuando hace turismo: meter la pata con el idioma, no comprender del todo la cultura, echar de menos a personas que acabas de conocer, buscar redes wifi para contactar con la familia, etc. Esto, junto al viaje emocional de la protagonista, muestra, como ya nos tiene acostumbrada Agustina Guerrero, su parte más humana, esa con la que todos nos podemos identificar. La vida no todo es blanco o negro; existe una gran escala de grises. Así pues, las experiencias no solo son divertidas o aburridas, sino que pueden, además, tener un gran trasfondo. El viaje es una novela gráfica más que recomendable para esta época del año, que nos hace viajar, pasar un buen rato y pensar más allá del viaje, en la experiencia

Dejar respuesta