La violencia vuelve a aflorar en el fútbol europeo

0
129

El Calcio italiano ha tenido que ser suspendido por la muerte de un policía

Llevamos tanto tiempo viendo que la violencia salpica al deporte, que muchas imágenes de peleas, aglomeraciones, etc. nos resultan habituales y ya ni siquiera nos impactan. No sólo no captan la atención de los espectadores, sino que desde las instituciones no se hace nada por evitarlo. El último caso de este tipo de hechos se ha dado en Italia y parece que, por fin, va a conllevar duras sanciones.

Pensemos por un momento: ¿cuántas veces cuando nos sentamos a ver una sección deportiva en un informativo nos encontramos con informaciones de hinchas violentos o peleas? Muchas, verdad. Tantas que se ha convertido en algo habitual si nos fijamos sobre todo en otros países de Sudamérica, por ejemplo. En Europa podemos señalar que hay algunos países donde la violencia está más cercana al fútbol: Grecia, Turquía o Italia. En este último se ha producido el hecho más grave de las últimas fechas.

El pasado día dos de febrero un agente de policía resultaba muerto y otro gravemente herido en los enfrentamientos que se produjeron entre hinchas y fuerzas de seguridad durante el partido del Calcio que disputaban Catania y Palermo. Se detuvieron como sospechosos a varios ‘tiffosis’ del equipo local (incluidos menores).

Estos hechos han provocado decisiones deportivas muy duras. Durante una semana se ha suspendido todos los partidos que se debían jugar en Italia desde las categorías juveniles, incluyendo un amistoso de su selección. Esta situación sólo se había dado una vez en toda la historia del fútbol italiano y fue hace ya 12 años, en febrero de 1995, por la muerte de  hincha del Genovés apuñalado por uno del Milán. Desde entonces, el Calcio se había jugado con normalidad, exceptuando el parón que se produjo como homenaje al Papa Juan Pablo II en su muerte en abril de 2005.

Aunque algunos políticos, aficionados y profesionales del fútbol creían que la suspensión del campeonato italiano debería haber durado lo que resta de temporada, las presiones han sido numerosas y el Gobierno ha decidido que se reanude el Calcio pero con restricciones importantes: sólo se podrá jugar con público en los dos de los 16 estadios que cumplen las normas de seguridad, los Estadios Olímpicos de Roma y de Turín. En los demás se deberán jugar los partidos a puerta cerrada. Todo esto se llevará a cabo a través de un decreto – ley aprobado por el gobierno italiano que además incluye la prohibición de los viajes organizados de los ‘tifossi’ y la financiación de los violentos. Resulta curioso que esta ley esté basada en el Decreto Pissanu existente desde 2005 y casi nunca aplicadas.

Ojalá estas sanciones hagan que los clubes se den cuenta que son ellos los que tienen que intentar erradicar la violencia desde sus bases porque no sirve de nada tener vigilancia policial si los clubes apoyan a estos grupos. Esto no sólo ocurre en Italia ya que, por ejemplo, en Inglaterra tienen problemas con los hooligans, pero ha sabido controlarlos aplicando unos principios de “Tolerancia Cero”.

En España, tampoco estamos a salvo de los ultras. El mejor ejemplo lo encontramos en la muerte de Aitor Zabaleta a manos de un integrante de Bastión, uno de los grupos  radicales del Atlético de Madrid. También en 1992, un niño de 13 años era alcanzado por una bengala en el campo del Espanyol que le provocaba la muerte. Además desde los clubes no se recibe demasiada ayuda contra estos grupos. De todos los campos en los que en España hay seguidores ultras, sólo el F.C. Barcelona ha prohibido la entrada al Nou Camp a los Boixos Nois, lo que le costó amenazas a su presidente.

En muchos casos las actuaciones de los clubes no ayudan a acabar con esta situación. Sin ir más lejos, el tres de febrero Fabio Capello, entrenador del Real Madrid, hacía las siguientes declaraciones refiriéndose a uno de los grupos de radicales más peligrosos en nuestro país: “agradezco el apoyo de los ultras”. Está claro que no se podrá eliminar la violencia en los campos de fútbol si todas las partes implicadas no están totalmente en contra de estos grupos.

Fuentes de texto
http://www.wikipedia.org
http://www.20minutos.es
http://www.elmundo.es
Fuentes de fotografías:
http://www.elmundo.es
http://spanish.peopledaily.com.cn
http://www.informativos.telecinco.es

Dejar respuesta