La violencia no es un juego de niños

0
140

Miedo y terror. Dos palabras que unidas a escuela dan como resultado la palabra inglesa “bullyng”. Este tipo de acoso, acoso escolar, cada vez es más frecuente entre los niños, pero ahora más entre los adolescentes. Al darse entre edades comprendidas entre los 12 y los 17 años, las instituciones competentes giran la mirada hacia otro lugar, como si nada estuviera ocurriendo. De brazos cruzados.

Son cosas de niños. Una frase muy común en el entorno de los directores de los colegios en los que los padres de las victimas del “bullyng” han denunciado este maltrato.

Parece que el tema no cobra relevancia hasta que no hay efectos irreversibles, es decir, hasta que la víctima, cansada de sufrir daño físico y psíquico, decide un día que es mejor morir que vivir así. Como fue el caso de Jokin, que harto de su situación de agresión por parte de sus compañeros se quitó la vida.

Este problema se está tratando como un juego infantil. De ahí que haya llegado al mercado el videojuego Bully. Hace justo un año, por estas fechas, salía en  prensa que la empresa Rockstar Games iba a sacar al mercado un juego para videoconsola que banalizaba el terror de quienes sufrían este tipo de acoso escolar. El Defensor del Menor, en su momento, alertó de la llegada de este juego a España. La Asociación contra el Acoso Escolar de Cataluña pidió tanto al Gobierno español como a los partidos políticos la prohibición de este tipo de juegos y que se promueva una legislación contra el acoso escolar. A pesar, de la insistencia para que este juego no se comercializase, de nada ha servido. Una vez más el dinero ha movido ficha y ha ganado la batalla de la moral.

De esta manera, Bully ya está en el mercado español y se recomienda que su uso sea para jóvenes a partir de 16 años, la edad es muy temprana. ¿No sería mejor a partir de los 18?

Por suerte o por desgracia, las nuevas generaciones están creciendo frente a las pantallas de los ordenadores y frente a la de los televisores, que cuanto menos siempre hay una noticia de violencia y que decir de los dibujos animados. Si, además, se le suma que a lo único que les gusta jugar es a las consolas y que la mayor parte de los juegos no son de formación y aprendizaje de respeto hacia los demás, sino de violencia, no es de extrañar que este tipo de actos se reproduzcan en el día a día como algo de lo más normal. Aunque la psicóloga Rosario Ortega diga que “los niños no son más violentos que antes”, la educación si que es diferente. Entre unos y otros nos estamos volviendo inmunes a la barbarie. Una lástima.

Está claro, que el lanzamiento de este videojuego va a traer una larga polémica.

Parece como si el silencio se hubiera apoderado de todos. Y, ¿qué queda? Tan sólo, el llanto de un niño asustado que no entiende por qué sus compañeros no le dejan vivir en paz.

Fuente texto: Antena 3 televisión.
Fuente fotografía: google

Dejar respuesta